Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 19- -8- -2007 RICOS SOLEMNES 40 89 Lakshmi Mittal El alquimista indio urante siglos, los alquimistas y brujos de la Edad Media soñaron con convertir en oro el hierro y fracasaron en sus intentos, pero ha tenido que venir otro Rey Mago de Oriente para demostrarles que ese milagro sólo se puede obrar con el acero. Gracias a dicho metal, Lakshmi Mittal se ha convertido en el quinto hombre más rico del mundo, ya que, según la prestigiosa revista económica For- POR PABLO M. DÍEZ FOTO ERNESTO AGUDO D bes ha amasado una fortuna estimada en 23.500 millones de euros con su compañía Arcelor Mittal, la mayor siderúrgica del planeta. Todo un triunfo para este empresario nacido el 15 de junio de 1950 en India, uno de los países que más está creciendo en los últimos años pero en el que la mayoría de sus 1.128 millones de habitantes vive todavía en la pobreza. Por ese motivo, no es de extrañar que los orígenes de Mittal también sean bastante humildes, pues su amplia familia, perteneciente a la comunidad Marwari Aggarwal y a la casta Vaishya de los comerciantes, vivía junta, como suele ocurrir en India, en la casa que el abuelo había construido en Sadalpur, en el estado de Rajastán. Pero su destino cambió cuando su padre, que había trabajado para una firma industrial durante la época colonial británica, se trasladó a Calcuta, donde se enriqueció tras asociarse con el dueño de una siderúrgica. Mientras su progenitor prosperaba, Mittal despuntaba como estudiante, sobre todo de Matemáticas, en la Universidad de San Javier, donde se licenció en Empresariales y Contabilidad en 1969. Tras trabajar con su padre, el joven emprendedor se encargó de establecer la división internacional de la firma cuando su familia fundó su propia siderúrgica en 1976. Poco después se casaría con su mujer Usha, con quien ha tenido dos hijos, Aditya y Vanisha. A estas satisfacciones personales se unirían sus logros profesionales a la hora de ampliar el negocio por toda la Tierra, que comenzó a expandirse con la adquisición de una planta siderúrgica de Indonesia que había quebrado. Desde entonces, el magnate indio ha pilotado la empresa hasta convertirla en un gigante que vende 49.200 millones de toneladas de acero a 5.000 clientes de todo el mundo, emplea a 224.000 trabajadores en 16 países y que en 2005 facturó más de 20.500 millones de euros. A pesar de su éxito, Mittal también ha sufrido momentos amargos, como cuando se separó de su familia en 1994 debido a las diferencias que afloraron con su padre y sus hermanos. Curiosamente, desde entonces no le ha ido nada mal, pues su compañía empezó a comprar siderúrgicas repartidas por todo el globo hasta convertir a Mittal en la segunda mayor firma del sector. De hecho, en 2005 el multimillonario indio ya era el hombre más rico del Reino Unido, donde reside habitualmente. Por si fuera poco, su fortuna se multiplicó poco después al fusionarse su empresa con Arcelor, la primera siderúrgica del planeta, y conformar un grupo líder sin parangón. Una operación que le reportó, además de riqueza, ser nombrado Persona del Año por el diario Financial Times Desde entonces, su nombre no falta en las listas que suelen elaborar los medios de comunicación, como la redactada el pasado mes de mayo por la revista Time que lo situó entre las cien personas más influyentes del mundo. Su cada vez más creciente notoriedad refleja el ascenso de los nuevos empresarios de India, de la que Mittal no reniega pese a estar cómodamente instalado en su casa de los números 18 y 19 de Kensington Palace Gardens, en Londres. Una impresionante vivienda que le compró al patrón de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, en 2004, por 77,6 millones de euros y que había pertenecido antes al fundador de la agencia de noticias Reuters. Dicha residencia ya ha sido bautizada como el Taj Mittal por estar decorada con mármol procedente de la misma cantera con que se levantó el majestuoso Taj Mahal en India. Conocido filántropo y donante del Partido Laborista, Lakshmi Mittal destaca también por las excentricidades con las que derrocha su dinero, como cuando organizó una ceremonia por el compromiso de su hija en el Palacio de Versalles en junio de 2004. En la que, posiblemente, haya sido la boda más cara de la Historia, celebrada en Vaux le Vicomte, el magnate contrató a la cantante Kyilie Minogue y a otras estrellas de Bollywood, como Rani Mukerji y Saif Ali Khan, para amenizar la velada. Pero Mittal tiene todavía una espinita clavada: no haber podido comprar ningún club de fútbol de la Premier Leauge inglesa, a pesar de sus intentos de adquirir el Birmingham y de suspirar por el Everton. Un nuevo reto más fácil que convertir el acero en oro y que, tarde o temprano, acabará cumpliendo el alquimista indio. Más información en: http: www. forbes. com Lujo y excentricidades Un negocio global Ha amasado una fortuna estimada en 23.500 millones de euros con su compañía Arcelor Mittal, la mayor siderúrgica del planeta Lakshmi Mittal