Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 19- -8- -2007 Amenazas globales en los mercados financieros ECONOMÍAyNEGOCIOS 39 La paradoja de la renta fija Aunque en los últimos años los inversores se han acostumbrado a no fiarse demasiado de la seguridad de renta fija, a raíz de los default de bonos argentinos sobre todo, lo cierto es que se tiende a considerar la renta fija como un activo con menor rentabilidad que la variable, pero más asegurada. Cuando alguien busca seguridad, piensa en renta fija, pero este concepto requiere una revisión, ya que la renta fija no es siempre lo que parece. Los bonos ligados a las hipotecas subprime son renta fija y como tal han podido ser incluidos entre las inversiones de fondos de renta fija, precisamente las elegidas por los inversores con mayor aversión teórica al riesgo. No deja de ser paradójico que los fondos teóricamente más conservadores sean los que pueden estar atrapados en la crisis del subprime pero es así. En un mundo financiero sofisticado y globalizado, las diferencias entre renta fija y variable son cada vez más escasas. petróleo se pagan en dólares. Afortunadamente, el precio del petróleo ha reaccionado también a la baja, ante la perspectiva de que la crisis haga que se reduzca la demanda mundial de petróleo en los próximos meses, por lo que de momento no debería haber impacto sobre los combustibles. El verdadero problema es saber qué va a pasar con todo lo que se desconoce por el momento. Muchos son los analistas que se inclinan por que son muchos más los bancos afectados por la crisis del subprime y que antes o después lo tendrán que reconocer. Cuántos y cuánto son, por el momento, preguntas sin respuesta. También falta por saber qué consecuencias regulatorias tendrá una crisis que ha destapado que las diferencias entre renta fija y variable son cada vez más insignificantes y que los nuevos instrumentos financieros complejos pueden ser bombas de relojería ¿Tirarán las autoridades de las orejas a los bancos y gestores de fondos por no calcular los riesgos? De momento, parece que van a ir contra las agencias de rating que calificaron como de poco riesgo esas emisiones. Pasará lo que pase pero lo que está claro es que ya hace más de un año y medio que nuestra inmobiliaria de Arkansas echó el cierre y, exactamente por las mismas causas, ahora van a subir las hipotecas en España. En este año y medio, nadie ha hecho nada por evitar la crisis y la avaricia ha seguido dominando a la razón para exprimir el último euro. Ahora alguien lo va a pagar. El Banco Central Europeo se sitúa en el punto de mira Los analistas cuestionan la elevada inyección de dinero aportada al mercado, tras los problemas de liquidez de IKB RAMIRO VILLAPADIERNA. CORRESPONSAL BERLÍN. La rauda actuación del Banco Central Europeo en la crisis de liquidez ha cuestionado el papel del organismo emisor paneuropeo, sea en su capacidad interventora o en la de supervisor de las instituciones crediticias en la zona euro. Sobre todo a continuación del naufragio y rescate del banco alemán IKB, repentinamente sin líquido elemento por la crisis de las hipotecas de alto riesgo en EE. UU. La inyección de dinero ha sido tan ágil como atrevida y monumental y por primera vez no a remolque de la Reserva Federal de EE. UU. (Fed) y de las circunstancias, lo que, una vez que el- -aún lejano- -final de la crisis permita fijar el análisis, puede marcar la reputación de la joven institución emisora europea y de su presidente. Pese a las vacaciones, la determinación de Jean- Claude Trichet y sus consejeros les ha permitido actuar sin consultar con la Fed. Fráncfort lanzó al mercado financiero 94.800 millones de euros, más que tras del 11- S. Algún análisis habla de un precedente innecesario o de una reacción de pánico, quizás a sabiendas de un mayor peligro al acecho. En este sentido, el lapso comunicador durante algunas horas por parte de un BCE que toma la transparencia como uno de sus activos fue la penúltima crítica. El banco logró su primer objetivo de corregir los defectos del mercado y la escalada de intereses y las tensiones por el rescate del IKB pudieron relajarse, con los tipos bajando de un 4,7 al 4 de referencia, aunque a largo plazo siguen altos y expectantes. En el G- 8 la canciller alemana no ha logrado hacer carrera de su preocupación por los fondos trasnacionales de alto riesgo, por oposición de Washington y Londres, y Trichet no había dejado de anticipar a este diario, el pasado junio, lo inevitable de una próxima reevaluación de riesgos financieros y normalización en los mercados. El banco ha buscado suavizarla y parece no esperar mayor impacto en la Eurozona. Pero el crecimiento ha caído este trimestre y el Ecofin de Berlín ya comentó sobre el riesgo para la recuperación de una quiebra en uno o más bancos en el espacio del euro. Mientras Bruselas ve con preocupación las incidencias en la recuperación económica, el presidente Sarkozy ha recobrado aire para sus propuestas intervencionistas, sea en el G- 7 o en el BCE. Pese a todo, como sugirió Trichet, el BCE podría volver a elevar en un cuarto de punto su tipo de referencia (actualmente al 4 pues no ve contradicción entre retener la liquidez por el crédito e inyectar dinero en el sistema, entendiendo lo primero como antiinflacionista y lo segundo como corrección de desajustes. Queda que, en esta ocasión, incluso el Fed ha seguido al BCE, recortando ahora medio punto- -hasta el 5,75 -el tipo y ampliando el plazo que aplica al dinero que presta a las entidades, facilitando que la liquidez llegue adonde se necesita que es a las hipotecas. El BCE tomó una decisión similar hace una semana, al reducir el tipo interbancario y permitiendo que los bancos respaldaran esos préstamos con cédulas hipotecarias, como hace ahora el Fed. Pero a diferencia del BCE, el Fed cambia por primera vez su mensaje, variando el punto de mira de la inflación al crecimiento: La restricción del crédito y la mayor incertidumbre podrían impedir que continúe el crecimiento económico dijo un comunicado que, para Putnam y Goldman Sachs, anticipa una rebaja de tipos en la próxima reunión de septiembre. y las desconocidas de valer 1,38 dólares a cotizarse a 1,34 unidades. ¿Qué supone esto? En principio, encarecer los viajes hacia zonas del dólar y, en un entorno en el que el precio del petróleo se mantuviera estable, subidas del precio de los combustibles, porque las importaciones de Fernando González Urbaneja ESTO ES UN TIEMPO DE JEREMIADAS l profeta Jeremías pronosticó, 2.700 años atrás, males para su pueblo de Judea y para Babilonia. Por eso fue perseguido, aunque advertía que volver a la virtud traería nuevos tiempos de felicidad. Además de su contribución a la Biblia, también contribuyó al lenguaje. Un jeremías es alguien que tiende a lamentarse y que advierte de males por venir. No es un cenizo, un agonías, pero se le parece. Y de Jeremías viene jeremiada que el diccionario describe como lamentación o muestra muy exagerada de dolor Estos días han sido propicios a jeremiadas a cuenta de la evolución de las Bolsas. Unos para buscar culpables, chivos expiatorios con quienes excu- En los mercados de valores no ha pasado nada extraordinario estos días Antes de dejarse llevar, conviene detectar y describir el problema, no vaya a ser que las soluciones estén al alcance de la mano E sarse, ora las agencias de rating ora los bancos centrales y los supervisores. Y no han faltado titulares emocionantes, épicos, que no se han resistido a conceptos como pánico crack sin entrar en detalles acerca de su significado. Para que existan situaciones en las Bolsas que merezcan el uso de esas palabras se requiere, cuando menos, que los vendedores no encuentren contrapartida compradora y que las caídas de las cotizaciones sean sustanciales, de no menos del 10 Pero ni lo uno ni lo otro. El jueves pasado, cuando los mercados europeos ajustaron entre el 3 y el 4 el principal índice norteamericano, el Standard Poor 500, registró una subida del 0,32 y el cierre de la semana no andará muy lejos de la apertura. Así que el crack puede que llegue, pero todavía no lo ha hecho. Ni en los Estados Unidos ni en los otros grandes mercados europeos y asiáticos. En los mercados de valores estos días no ha pasado nada extraordinario, el mercado ha funcionado con regularidad, ha permitido la formación de precios en todo momento y ha propiciado que compradores y vendedores vieran satisfechos sus deseos. La caída de precios, en torno al 2 en la semana, no revela nada más allá que un ajuste para el que sobran explicaciones. El llamado efecto mariposa la concatenación de acontecimientos y causalidades, se ha manifestado una vez más, y en sus efectos positivos, ya que al extender los riesgos y las oportunidades también las difumina en cuanto a sus consecuencias. Lo más relevante de estos días es el riesgo crediticio, la lección de estos días es que alegrías crediticias... las justas, y que al disipar el riesgo tiene que ir bien trazado, es decir, con explicaciones de su origen, del viaje que lleva hecho y de las garantías que arrastra el mismo. A los bancos centrales les ha preocupado el riesgo de colapso o de insuficiencia en el mercado interbancario, que por falta de disponible alguna entidad financiera diera un tropezón y un espectáculo. La factura hay que pagarla y pronto, antes incluso de determinar a quien hay que pasarle el cobro último. Antes de dejarse llevar por jeremiadas, conviene detectar y describir el problema, no vaya a ser que las soluciones estén al alcance de la mano, sin armar demasiada bronca. Aunque en agosto cualquier cosa vale para títulos emocionantes.