Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 ECONOMÍAyNEGOCIOS Amenazas globales en los mercados financieros DOMINGO 19 s 8 s 2007 ABC LAS BOLSAS MUNDIALES EN LO QUE VA DE AÑO Fráncfort: +11,84 Londres: -2,52 París: -3,21 España: +0,64 Nueva York: +4,94 Seúl: +14,19 Shanghai: +128,07 Hong Kong: +2,08 Tokio: -11,33 Bombay: +7,28 Sao Paulo: +9,19 Buenos Aires: -7,72 Johannesburgo: +4,29 Sidney: +4,26 ABC (Viene de la página anterior) co que se precie, a quien garantiza que va a poder devolver el dinero, lo que deja a mucha gente fuera de la posibilidad de acceder a esta financiación que, en aquellos momentos, era muy barata. Así surge un negocio floreciente: el de las hipotecas de alto riesgo o subprime La garantía de la casa es lo único necesario para conceder una hipoteca, lo que permite a los excluidos de las hipotecas del sistema financiero normal acceder a este instrumento financiero para afrontar cualquier gasto: universidad, hospital, coche, viaje, capricho... Lo que sea y sin necesidad de responder a muchas preguntas. Evidentemente, el riesgo que las entidades que conceden este tipo de hipotecas corren es mayor que el que tienen las hipotecas del circuito tradicional, las prime y por ello los tipos de interés son algo superiores a lo normal. Pero en épocas de tipos bajos, eso no es un problema. en el mercado fueron atractivos. La banca tradicional se lanzó a la compra de estos bonos que ofrecían rentabilidades atractivas y venían respaldados por una calificación de riesgo rating muy asumible para el tipo que ofrecían. En definitiva, los bancos que no concedían hipotecas a esos clientes terminaron por ser los propietarios reales de esas hipotecas a cambio de unos tipos de interés atractivos, en la creencia de que se trataba de un riesgo asumible. Las agencias de calificación así lo habían dicho y bancos estadounidenses, europeos y japoneses compraron estos bonos. No lo hicieron directamente, sino a través de fondos gestionados por sus filiales de inversión. Todo fue bien hasta hace más o menos un año y medio. Los propietarios de las hipotecas pagaban sus cuotas, las entidades hipotecarias recibían el dinero y pagaban a los fondos el retorno de sus bonos al interés pactado. Pero cuando el inmobiliario de Arkansas abandonó el negocio no sólo no se vendían casas, sino que los titulares de prestamos subprime empezaron a no pagar. Los tipos de interés habían subido tanto que habían estrangulado su capacidad de pago. Así, la medida (subir los tipos) que se tomó para evitar que la inflación dañara a los más débiles de la cadena terminó por perjudicarles de otro modo. El problema es que la cadena era ahora mucho más grande. El negocio de las hipotecas subprime se preparó para afrontar una dura crisis por los impagados. Las entidades más pequeñas comenzaron a quebrar y poco a poco la bola de nieve amenazó a entidades de mayor tamaño. unidense, el Banco de Japón, el Banco de Canadá y el Banco de Australia también intervienen en sus mercados para calmar los ánimos, pero la caída de las Bolsas es inevitable. Aquí llegamos a la punta del iceberg, a lo que se sabe. Los bancos centrales han inyectado en el sistema financiero 284.000 millones de euros en poco más de una semana para evitar su colapso. Han acudido al rescate de las entidades en dificultades ante la paralización del mercado interbancario, en el que los bancos que tenían dinero para prestar lo hacen con cuentagotas ante la posibilidad de que el destinatario del dinero atraviese por más problemas de los que reconoce. La segunda consecuencia conocida es la caída de las Bolsas. En las últimas jornadas, los mercados de valores han alternado las pequeñas subidas con las abultadas bajadas, con un saldo negativo para todas ellas del que los expertos subrayan que tardarán algún tiempo en recuperarse. Y la tercera, menos evidente pero también conocida, es la subida del Euribor. La crisis de liquidez hace del dinero un bien más preciado, por el que se está dispuesto a pagar más. Y aunque julio ya marcó el mayor nivel del Euribor en los últimos seis años con el 4,564 agosto va camino de convertirse en otro récord, ya que la crisis ha instalado el tipo de interés que se usa como referencia en la revisión de las hipotecas por encima del 4,60 Otras consecuencias de las que se ha hablado menos son la depreciación del euro, producida porque el BCE está siendo el banco central más activo en inyectar dinero al mercado. En pocos días ha pasado Las consecuencias conocidas... Trichet vigila con atención los mercados de la Eurozona Ya en el mes de marzo pasado se habló de situación límite en el mercado hipotecario estadounidense, pero la advertencia se saldó con unas semanas de bajadas en las Bolsas. Al poco tiempo ya nadie volvió a acordarse y los mercados de valores retomaron su escalada hasta situarse de nuevo en máximos históricos. Pero la presión de la caldera hipotecaria crecía y crecía. La globalización y la facilidad para los movimientos de capitales hace que lo que hubiera sido un problema estadounidense hace dos décadas se convierta en un problema mundial. A mediados de julio, Bear Stearns anuncia que dos de sus fondos se han hundido a causa de las hipotecas de alto REUTERS Llegan los impagos La banca entra en escena Ahí surge el segundo actor de esta crisis de la avaricia. La banca tradicional, que no ha concedido estas hipotecas, sí entra a financiar a las entidades que las están concediendo. El común de los mortales tiende a pensar que un banco nos concede una hipoteca porque tiene el dinero y que le debemos la hipoteca a nuestro banco, pero esto no es exactamente así. Los bancos paquetizan las hipotecas concedidas y venden estos paquetes en el mercado en forma de bonos a un tipo de interés determinado. Las hipotecas subprime también siguieron este procedimiento y los tipos de interés a los que se colocaron los bonos Algunos analistas opinan que son muchos más los bancos afectados por la crisis del subprime riesgo, el 1 de agosto, el australiano Macquarie admite que perderá 258 millones de dólares en dos de sus fondos que invirtieron en bonos ligados a hipotecas de alto riesgo y American Home Mortgage anuncia que no está en condiciones de reembolsar 300 millones de dólares en vencimientos de bonos ligados a hipotecas basura El tenso equilibrio se rompió el 9 de agosto. BNP Paribas anuncia que congela tres fondos porque no puede calcular su valor ya que están afectados por la crisis del subprime y la recesión hipotecaria estadounidense se convierte de pronto en una crisis de liquidez y confianza en todo el mundo. Ante la desconfianza, el mercado interbancario europeo- -en el que los bancos se prestan dinero entre sí para operaciones de liquidez- -se paraliza y el BCE se ve obligado a intervenir inyectando 94.800 millones de euros, la mayor aportación de la historia, superior a la realizada tras los atentados del 11- S. La Reserva Federal estado-