Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA www. abc. es DOMINGO 19- -8- -2007 ABC Vista de las fachadas de los palacios de justicia de Durango y Tolosa, donde las banderas brillan por su permanente ausencia La mayoría de las sedes judiciales del País Vasco incumple la Ley sobre banderas En los juzgados de Durango, Tolosa, Azpeitia o Vergara, cabezas de partido, no ondean las enseñas, pese al mandato del Supremo J. PAGOLA S. SANZ MADRID. La práctica totalidad de las sedes judiciales del País Vasco- -salvo las que se ubican en las tres capitales, el Palacio de Justicia de Irún y poco más- -incumplen, a sabiendas, la legalidad en materia de uso de banderas e incluso han hecho oídos sordos a la última sentencia del Tribunal Supremo que obligaba a izar la enseña de España todos los días en los edificios o establecimientos de las Administraciones Públicas del Estado. Es tal el clima de impunidad, connivencia, complicidad o miedo impuesto en el País Vasco por la amenaza terrorista de ETA y, también, por la presión agobiante del régimen nacionalista, que ni tan siquiera en amplios sectores de la Judicatura se cumple la legislación. ¿Cómo se puede pretender que un alcalde de Batasuna, o ahora de ANV ice la bandera constitucional en su ayuntamiento, si muchos de quienes tienen la misión de hacer cumplir la ley, la incumplen sistemáticamente? ¿Cómo desde el Gobierno central se puede instar a Ibarretxe y a Balza a que hagan ondear en Ajuria Enea y en la academia de la Ertzaintza situada en Arcaute la enseña constitucional, si en el propio poder judicial se incumple la legalidad? Los juzgados dependen del Ministerio de Justicia y del Consejo General del Poder Judicial, por lo que corresponde a ambas instituciones del Estado la responsabilidad de que también en su ámbito se obedezca la normativa en materia de uso de las banderas. El caso es que los palacios de Justicia de localidades como Durango, Tolosa, Azpeitia o Vergara, que son además cabeza de partido judicial, no exhiben banderas. Son municipios de marcada influencia nacionalista, gobernados bien por el PNV o por la denominada izquierda abertzale Así pues, el miedo podría ser el motivo principal por el que los propios organismos encargados de garantizar el cumplimiento de la legalidad, incurren en su incumplimiento. Pero si en estas sedes, cabezas de partido judicial, no se cumple la ley, mucho menos en otros juzgados de menor rango, como Hernani, Guernica... Por el contrario, el palacio de Justicia de Irún sí cumple la legalidad, mientras que el de Eibar alterna momentos en los que ondean las banderas con otros caracterizados por su ausencia. En ambas poblaciones, sobre todo en la fronteriza, la influencia del nacionalismo es menor. Con todo, este desprecio hacia la legalidad no es nuevo, sino que viene de lejos, en concreto, desde la propia reinstauración de la Democracia. Los sucesivos Gobiernos de UCD, PSOE y PP no adoptaron medida alguna para corregir estas ilegalidades, a fin de no contrariar en exceso a un nacionalismo que desde la Transición ha controlado el poder en esta Comunidad Autónoma. Y ocasiones para afrontar esta asignatura pendiente no han faltado, ya que a principios de la década de los ochenta estalló el primer episodio de la Asignatura pendiente LEY DE BANDERAS En el exterior, en lugar preferente y todos los días Artículo 3. 1. La bandera de España deberá ondear en el exterior y ocupar el lugar preferente en el interior de todos los edificios y establecimientos de la Administración central, institucional, autonómica provincial o insular y municipal del Estado. Artículo 4. En las Comunidades Autónomas, cuyos Estatutos reconozcan una bandera propia, ésta se utilizará junto con la española en todos los edificios públicos civiles del ámbito territorial de aquélla, en los términos de lo dispuesto en el artículo 6 de la presente Ley. Artículo 6. 1. Cuando se utilice la bandera de España ocupará siempre lugar destacado, visible y de honor. 2. Si junto a ella se utilizan otras banderas, la de España ocupará lugar preeminente y de máximo honor y las restantes no podrán tener mayor tamaño. Se entenderá como lugar preeminente y de máximo honor: cuando el número de banderas sea impar, la posición central. Si el número de banderas que ondean juntas es par, de las dos posiciones que ocupan el centro, la de la derecha de la presidencia si la hubiere o la izquierda del observador.