Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL SÁBADO 18 s 8 s 2007 ABC Hallan trazas de plutonio 210 en un club londinense de striptease ABC LONDRES. Uno de los cuatro lugares en los que se hallaron restos de polonio 210, la sustancia que acabó con la vida del espía ruso Alexander Litvinenko, ha resultado ser un club de striptease de Londres según informa Efe citando un informe divulgado ayer en la capital británica. El dato figura en un informe sobre los costes del caso Litvinenko -4,5 millones de euros- -para la Policía y la Agencia de Protección de la Salud (HPA) El documento precisa que se hallaron trazas de polonio 210 en asientos y cojines de un club, frecuentado por hombres de negocios rusos. Según la HPA, 47 lugares- -incluidos ocho aviones, ocho hoteles, cinco autobuses y siete restaurantes- -fueron inspeccionados en el marco de una investigación que comenzó el 26 de noviembre de 2006, tres días después de la muerte de Litvinenko. En 27 lugares, las pruebas dieron positivo de polonio 210. De ellos aún había cuatro que permanecían en secreto, un restaurante marroquí de Londres, el automóvil que poseía Litvinenko y un taxi londinense. Litvinenko, antiguo espía de los servicios secretos rusos refugiado en Gran Bretaña, murió en el hospital University College de Londres. El ex espía enfermó repentinamente el 1 de noviembre de 2006, tras reunirse con dos compatriotas, Andréi Lugovói y Dimitri Kovtun, en el hotel Millennium de Londres, donde tomó una taza de té. En una carta póstuma, Litvinenko aseguró que el Kremlin estaba detrás de su asesinato por haber acusado a los servicios secretos rusos de causar una serie de explosiones en un edificio de Moscú en 1999 para ayudar a Vladímir Putin a llegar a la Presidencia. Juan Pedro Quiñonero INSIGNIFICANTES a inmensa tragedia peruana y la deriva totalitaria del presidente venezolano Hugo Chávez recuerdan el patético sonambulismo diplomático de la Unión Europea (UE) y España en particular. El profundo pesar de la Comisión y la Presidencia de la Unión quizá no estén a la altura de las circunstancias: cuando la sangre corre por las calles de manera tan pavorosa, el realismo diplomático deja al descubierto su insondable insignificancia cínica. Sin duda España y otros miembros de la UE aportan una noble ayuda humanitaria. Pero la UE está ausente de manera institucional. Perdida en su laberíntico proceso bizantino, la construcción política de Europa se percibe muy alejada y ausente en la escena mundial cuando más necesaria es su evidencia palmaria. ¿Es necesario recordar la ausencia de la UE en otros escenarios dramáticos, comenzando por Oriente Medio? En ese marco, el caso venezolano ilumina con su lívida luz negra el caso español. ¿Dónde está la legendaria e invisible influencia española entre sus tradicionales aliados estratégicos a quienes se pretendía vender armas? La pasividad diplomática ante las violaciones de los derechos humanos (la Cuba de Fidel Castro) la complicidad silenciosa con las derivas étnicoindigenistas (la Bolivia de Evo Morales) el silencio cómplice con el más desenfrenado populismo demagógico, militarista, con aspiraciones totalitarias (Venezuela) dejan un rastro de insignificancia diplomática: la palabra de España se percibe inaudible en las Américas y fuera de juego en la Unión Europea. Adolfo Suárez, Felipe González y José María Aznar presentaban la diplomacia española hacia las Américas como un posible puente entre el Cono sur y la UE. El coqueteo del jefe del Gobierno español con el presidente boliviano Evo Morales, el diálogo entre amigos de Zapatero, Bono y Chávez, y el modelo Moratinos de relaciones confiadas con Fidel Castro quizá estén malversando la influencia capital de la lengua y la cultura. CÍNICOS E L