Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA SÁBADO 18 s 8 s 2007 ABC El solista de UPN o el orfeón de los dieciséis Unión del Pueblo Navarro (UPN) se mira en los espejos del Partido Socialista de Cataluña (PSC) y de la escindida Coalición Canaria para reclamar un grupo parlamentario propio en el Congreso G. LÓPEZ ALBA MADRID. Hasta 16 grupos parlamentarios, en lugar de los 7 actuales, podría llegar a tener el Congreso de los Diputados si prosperara la reivindicación de Unión del Pueblo Navarro (UPN) de tener voz propia en la Cámara Baja y se abriera un melón que los dos grupos mayoritarios, Socialista y Popular, quieren mantener en el frigorífico. El solista de UPN podría ser el embrión de un orfeón. El presidente de UPN, Miguel Sanz, argumenta su demanda en el carácter autónomo de su partido, la especificidad de la comunidad de Navarra y que su representación aparece ostentada ante el conjunto de España por un partido minoritario- -Nafarroa Bai- Pero argumentos similares pueden ser esgrimidos por otros partidos, de su misma comunidad y de otras. Para empezar, el Partido de los Socialistas de Cataluña (PSC) el que tiene más antigüedad en la reivindicación. El PSC- -de modo similar a UPN en su relación con el PP- -es un partido soberano y federado al PSOE- -no una federación, como ocurre en el resto del país- Pero, a diferencia de UPN, el PSC cumple todos los requisitos que establece el Reglamento del Congreso para poder formar Grupo Parlamentario- -no menos de cinco diputados, el 15 por ciento de los votos correspondientes a las circunscripciones en las que hubieren presentado candidatura o el 5 por ciento de los emitidos en el conjunto de la Nación- Los socialistas catalanes ya tuvieron portavoz como subgrupo del Grupo Socialista tras las primeras elecciones democráticas. También lo tuvieron los socialistas vasco- navarros que entonces formaban una única federación dentro del PSOE. Fue una estrategia que permitió al PSOE multiplicar sus voces en la oposición a UCD, pero, en cuanto pudo, Alfonso Guerra unificó el grupo parlamentario. De manera parecida a como alega ahora Sanz, el PSC mantiene viva la reivindicación de un grupo propio con el argumento de que, a pesar de ser el partido más votado en Cataluña en las elecciones generales, son CiU y ERC los que capitalizan en su territorio ser los grupos catalanes en el Parlamento de España. A este agravio comparativo podría apuntarse Iniciativa por CataluñaLos Verdes, que forma grupo con Izquierda Unida, aunque sus portavoces se reparten los tiempos de intervención. Con UPN, PSC e IC- EV los grupos del Congreso serían diez, pero si se aplicara el café para todos llegarían a los dieciséis. En el Grupo Mixto cohabitan ahora seis partidos, todos soberanos y representativos de comunidades que tienen sus propias especificidades: Bloque Nacionalista Gallego, Eusko Alkartasuna, Chunta Aragonesista, Nueva Canarias, Coalición Canaria- -estos dos últimos partidos son fruto de la ruptura interna entre los nacionalistas canarios- -y Nafarroa Bai. Esto sin contar que al noveno mixto Joaquín Calomarde, el disidente del PP, le bastaría con fundar un partido propio para situarse en igualdad de condiciones. Y, en pura lógica, si se permitiera formar grupo a UPN y NaBai, aún habría que crear otro para el PSN, lo que elevaría la cuenta a diecisiete, sin contar con la carrera que se abriría dentro del PSOE- -socialistas vascos, gallegos, EFE Sanz insiste: No es ningún estrambote PAMPLONA. El líder de UPN, Miguel Sanz, defendió ayer que no es ningún estrambote reclamar para sus diputados un grupo parlamentario propio en el Congreso. Los doce consejeros del nuevo Gobierno foral tomaron ayer posesión de sus cargos en un acto presidido por el jefe del Ejecutivo foral. El espejo del PSC El precedente canario Podría alegar UPN en contra de un grupo específico de NaBai que los regionalistas son la fuerza mayoritaria en Navarra, pero la realidad es que sólo les separa un diputado- -UPN tiene dos y NaBai uno- En el hipotético caso de que UPN recuperara el tercer escaño en las próximas elecciones generales- -el PSN tiene otros dos- alcanzaría los tres que tenía Coalición Canaria, el otro referente de UPN ya que, con sólo tres diputados, pudo formar grupo gracias a préstamos frutos del interés que siempre han tenido tanto PP co- mo PSOE en contar con la ayuda de un grupo que tradicionalmente ha apoyado al partido en el Gobierno. Los tres diputados nacionalistas de Canarias están ahora en el Grupo Mixto tras haberse escindido como partido. Abrir la mano a que todas estas fuerzas pudieran tener grupo parlamentario propio supondría, de hecho, territorializar el Congreso, cuando los dos grandes partidos no Si la demanda de UPN se generalizara y fuera atendida, el Congreso se territorializaría en 16 Grupos distintos El Senado sólo siete, los mismos que la Cámara Baja en su actual composición han sido capaces de ponerse de acuerdo para cumplir el mandato constitucional de hacer que el Senado funcione como tal Cámara territorial. Curiosamente, el Senado actual tiene los mismos grupos que el Congreso- -siete- En la Cámara Alta, junto a los dos grupos mayoritarios- -popular y socialista- están los de L Entesa- -formado por los senadores del PSC, ERC e IC- EV que concurrieron a las elecciones en coalición- Coalición Canaria- -que aún conserva oficialmente esa condición con cuatro miembros- -y el Grupo Mixto, en el que cohabitan Eusko Alkartasuna, Bloque Nacionalista Gallego, Partido Aragonés Regionalista y Partido Socialista de Mallorca- Entesa Nacionalista. ¿Para qué el Senado? Si el Congreso de los Diputados se territorializara, recobraría actualidad la pregunta: ¿Para qué el Senado? Aunque el sistema parla- mentario español es bicameral- -modelo de origen anglosajón- -no siempre ha sido así. De hecho, en la II República no hubo Senado. Además, teóricos del republicanismo democrático -referente ideológico del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero- -sostienen que el bicameralismo es un anacronismo histórico (Andrés de Francisco, Ciudadanía y Democracia. Un enfoque republicano El jurista Luis Jiménez de Asúa, en la presentación del proyecto de Constitución de la II República, del que fue redactor principal, decía: Establecemos, pues, una sola Cámara, porque, ¿qué razón tendría el Senado? Ya el viejo argumento de Sieyés sobre esta materia es terminante: Si las dos Cámara van unidas y representan la voluntad popular, una sobra; si la otra se opone, entonces no representará la volunté générale que es lo que debe representar el Poder legislativo (Andrés de Francisco, op. cit.