Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 17 s 8 s 2007 CIENCIAyFUTURO 79 Hallan la clave para potenciar la memoria y borrar los malos recuerdos Identificada una enzima que mantiene viva la memoria a largo plazo N. R. C. MADRID. Hay cosas que no se olvidan, recuerdos que permanecen indelebles con el paso del tiempo, aunque seamos incapaces de recordar donde acabamos de dejar las llaves. Los neurocientíficos estaban convencidos de que el cerebro era incapaz de borrar de forma voluntaria ciertas sensaciones, contenidos o imágenes que se guardan en el neocórtex, el almacén de la memoria a largo plazo. Esa huella permanente era posible gracias a los cambios estructurales que se producían en las conexiones entre neuronas. Pero esa verdad asumida puede rebatirse. Investigadores del Instituto Weizmann de Israel han demostrado que una enzima- -la PKMzeta- -es la encargada de mantener viva la memoria a largo plazo. Toda una maquinaria molecular en miniatura, capaz de activar o anular el disco duro del cerebro. El nuevo hallazgo abre el camino a tratamientos para mejorar los problemas de memoria o para borrar recuerdos traumáticos, al activar o anular la enzima PKMzeta, cuentan hoy en la revista Science Los científicos israelitas basan sus conclusiones en un experimento con ratas, a las que entrenaron para evitar ciertos sabores. Su objetivo era comprobar si eran capaces de borrar los recuerdos del sabor de los roedores. El entrenamiento consistía en darles sacarina en el agua e inducirles después el vómito con una inyección de litio. Al final, las ratas evitaban el agua con sacarina para no enfermar. Hasta que en el Instituto Weizmann se les inyectó un fármaco, denominado ZIP, que bloquea PKMzeta dentro de córtex cerebral. La sustancia les hizo olvidar el sabor que les había hecho enfermar semanas antes. La amnesia selectiva se mantuvo un mes después de que las ratas produjeran los recuerdos gustativos. Es posible que ZIP borre todos los aprendizajes, no importa lo antiguos que sean comenta el neurocientífico Lynn Nadel en un editorial que acompaña al estudio. Como en el mito Bourne, el espía que perdió todos sus recuerdos. Si el fármaco funcionara de forma selectiva podría tener aplicaciones clínicas. Una de ellas es el tratamiento de experiencias traumáticas. El siguiente paso es descubrir si al potenciar la acción de la enzima se refuerza su capacidad de memoria. Una avispa liba el néctar de una flor ABC Veneno de avispa, de la cepa a la botella Documentan reacciones alérgicas a himenópteros en bebedores de vino- -El riesgo desaparece en los caldos de reserva N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. Si es alérgico al veneno de himenópteros como las avispas y las abejas, debería pensarselo dos veces antes de tomar una copa de vino. Al menos, deténgase en la etiqueta para comprobar la añada antes de dar el primer sorbo. Alergólogos del Hospital Río Hortega de Valladolid han demostrado que el veneno de estos insectos se puede colar accidentalmente en las bodegas y causar reacciones alérgicas a personas sensibilizadas. La buena noticia es que el riesgo también tiene caducidad. El veneno permanece activo en el mosto y los caldos más jóvenes, pero desaparece en los vinos de crianza y reserva. Hace tres años el mismo grupo de alergólogos, dirigidos por la doctora Alicia Armentia, publicó el primer caso de un varón que sufrió una reacción por el veneno de avispa después de beber vino y sin sufrir picadura alguna. Entonces se pensó que podría ser un hecho excepcional. Ahora los alergólogos españoles han documentado otros cinco casos más. Todos desarrollaron síntomas alérgicos importantes (problemas respiratorios, enrojecimiento, sudor, picor... Incluso uno de ellos sufrió anafilaxia, una reacción alérgica que puede llegar a ser letal. Los cinco casos se recogen en la revista New England Journal of Medicine La nueva investigación aclara algunas de las reacciones alérgicas inexplicables, relacionadas con el consumo de vino. Descartada la alergia a los sulfitos y a otros componentes habituales del vino, las avispas y abejas podrían tener la clave. El veneno de los insectos no se detectó en una sola bodega. Se encontró tanto en vino blanco, como en tinto y en caldos de todas las comunidades autónomas. También se halló en vinos californianos y franceses analizados y probablemente se encuentre en cualquiera. Lo único que varía es la especie de himenóptero que contamina el vino explicó Armentia. Evitar el acceso de avispas a las bodegas es una misión imposible. Los insectos llegan en los racimos de uva a las bodegas y fallecen durante el proceso de despalillado y prensado, pero su veneno permanece activo hasta llegar a la botella. El caso Bourne Más información sobre la investigación: www. sciencemag. org Más información sobre la investigación: http: content. nejm. org ACTUALIDAD NATURAL Mónica FernándezAceytuno LA NEREIDA ROSA on esta hoja de periódico se puede envolver a la nereida rosa y, entre estas pala- C bras impresas, vivir varios días. Mejor aún está en una botella con agua de la ría de Villaviciosa, en cuyo cieno vive este anélido también llamado tremolina porque tremola en el agua. Se ensarta en el anzuelo y se espera mientras se ve cómo el agua de la ría se vuelve oscura con el último sol de la tarde mientras, el monte verde, se dora. Pasan los charranes con sus delicadas voces sobre la barca. Muy cerca, hay un molino de marea con una torre blanca, como de princesa en su to- rre, en cuyo embarcadero se bañan unos niños y el eco de sus gritos se mezcla en el cielo con la voz de los charranes. Vuela alto y despacio un cormorán grande. Hay una luz que hace que todo parezca de mentira: el color del agua, el molino, la cordillera del Sueve al fondo, como la estampa de un lago en Suiza. Al regresar todo son ondas alegres de las lubinas que no han picado mientras vuelve la nereida a sus palabras o, como un mensaje, a su botella. Mañana será otro día. El almacén de la memoria a largo plazo está en el neocórtex ABC