Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 17- -8- -2007 40 Por Rosa Belmonte VERANO Y HUMO Laura Campmany 63 FACTOR 34 EL PEZ QUE SE CREE UNA PIEDRA PÓMEZ Hamilton parece el llavero de su novia. Rigoberta Menchú parece una vendedora ambulante pero no lo es. Dicen que hay unos peces en China que te comen los callos. Hemos visto cosas que Philip K. Dick no creería ROMANCE DE LOS MÓVILES El móvil es ciertamente una invención cojonuda. Te permite conectarte con Pekín o las Bermudas tanto desde Almendralejo como desde Mollerusa, tanto si viajas en AVE como si montas en burra, y lo mismo para hablar de Zubiri o de Neruda que para darle a tu madre una noticia segura de que dejaste Albacete y vas camino de Murcia. Nadie que sea importante, o que de serlo presuma, puede vivir sin un móvil que le llame y le interrumpa. Porque si nadie te llama, porque si nadie te busca, si no te están convocando a cada rato a una junta, o pidiéndote un consejo, o haciéndote una consulta, es que eres tan miserable como un Ícaro sin plumas un Neptuno sin tridente o una Venus sin espuma. Lo más curioso del móvil es la forma en que se usa para hablar con ese amigo que veranea en La Coruña, mientras el que te acompaña, ya hasta el gorro, desenfunda y mira a ver si no tiene algún amigo en la tundra para soltarle algún rollo de pareja envergadura. Pero lo fashion en móvil es la llamada presunta. La utilizan los famosos más o menos caraduras para esquivar a esa prensa más o menos nauseabunda- -a la que a veces atienden y a la que a veces denuncian en función de la pomada con que esa prensa les unta- -y ahorrarse tales respuestas a según cuáles preguntas. No sé dónde venderán ese móvil non plus ultra, pero no ha de ser muy caro porque lo lleva hasta el Putas. Si no es usted un famoso, si vive usted de su industria, si no ha perdido el recato y conserva la cordura, no le permita a su móvil jorobarle una lectura, distraerle un pensamiento, atacarle en plena ducha o machacarle el verano con todo tipo de murgas, que también tienen derecho las humanas criaturas a estar un rato apagadas o fuera de cobertura. sobre las aguas con la novia en el aire no es lo mismo que Lewis Hamilton caminando por la arena con la novia al lado. Al mismo nivel, ella le saca más de una cabeza y da la impresión de que lleva al chiquillo a la playa (sólo le faltan el cubo y la pala) No todo es lo que parece. Al menos no lo parecía en el aire. Tampoco en el desierto australiano. Si estás en una librería y un tipo con no demasiada buena pinta pintarrajea libros de Stephen King quizá no se te ocurra que es Stephen King firmando espontánea y secretamente ejemplares de La historia de Lisey Menudo pirado está hecho. Cambiamos de continente. Si eres segurata de un hotel de Cancún y ves por tus dominios a una señora con aspecto de indígena india, vestida como una indígena india, quizá no pienses que es Rigoberta Menchú sino una vendedora ambulante, y pretendas echarla a la calle (claro, que también puede darse el caso de que creas que es Rigoberta Menchú y por eso quieras ponerla de patitas y bracitos en la calle) Al parecer lo evitaron otras personas. Y al parecer, ella ha negado la historia (pese a los muchos testigos que aseguran que es cierta) Yo ya ni me creo ni me dejo de creer las cosas. El otro día soltaron en la tele que en Cataluña habían nacido unos trillizos idénticos que, además, tenían las mismas huellas dactilares. Toma ya, las mismas huellas nada menos, que no sé yo si para asegurar semejante cosa se las mandarían a la policía científica para que las metiera en uno de esos programas de ordenador que tienen los de CSI Ese chisme que las coteja hasta que encuentra una igual, que es cuando en la pantalla leemos match También es posible que lo de nacer con las mismas huellas dactilares forme parte de las cosas inexplicables que pasan en Cataluña (de ésta por lo menos no tendría la culpa ministra alguna) La noticia también decía que, para distinguirlos, cada uno de los niños lleva una pulsera de distinto color (azul, blanca y roja) Es literatura, no actualidad. Creo que hay algún cultureta por ahí inventándose noticias para divertirse. L ewis Hamilton caminando Philip K. Dick, autor de la novela Blade Runner Lo de las huellas dactilares está cerca de la ciencia ficción de Philip K. Dick pero lo de las cintas está cerca de Mark Twain. Ahora voy a entrar en bucle a lo muñeca rusa. Cuenta Emmanuel Carrère en Yo estoy vivo y vosotros estáis muertos la biografía sobre el autor de ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? que a Philip K. Dick (cuya hermana melliza murió al mes de vida) le encantaba contar la famosa entrevista de Mark Twain. En ésta, el escritor hablaba de Bill, su hermano mellizo. De niños se parecían tanto que para distinguirlos les ataban cintas de distintos colores. Un día que los dejaron solos en la bañera, uno se ahogó (y las cintas se habían desatado) De modo que nunca se supo quién de los dos había muerto, si Bill o yo terminaba Twain. ABC HAIKUS POR SMS Pasa un tren luciérnaga, como en la infancia. Manzanas de consolación. Alfonso Armada Otra noticia directa a la cuarentena es la del pez que te come los callos. El Chinchin Yu (son peces chinos, pero, oye, que la ex novia de Hamilton se llama Jodia, que es peor) El Chinchin Yu es un pez que vive en aguas muy calientes y que se alimenta de piel muerta (el personal chino se mete en una piscina mientras los chinchinyus se dan un banquete de durezas) No sé, no sé. Pero, mira, lo de que en los aeropuertos de EE. UU. nos van a leer las intenciones criminales (también nos escanearán los callos, supongo) me lo he creído a la primera. Son capaces de detener a Stephen King si está pensando en alguna maldad de novela. Sería Philip K. Dick (autor de Minority Report quien no lo creería.