Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 MADRID VIERNES 17 s 8 s 2007 ABC Celia y José Luis Monrós en la Horchatería Alboraya que regentan en la calle Alcalá Un mal verano para la horchata Cada vez quedan menos maestros artesanos que elaboren esta bebida a base de chufa en Madrid. Las horchaterías más antiguas llevan décadas acogiendo clientes de toda la región, aunque esta temporada no se están cumpliendo las expectativas POR LETICIA TOSCANO FOTOS: DANI G. LÓPEZ SIGEFREDO MADRID. Entre la zarzaparrilla y el licor de madroño, con el paso del tiempo otra bebida ha conseguido ganarse un sitio en el paladar de los madrileños. La horchata, típicamente valenciana, se ha hecho un hueco entre las bebidas preferidas de la capital. Sin embargo, debido a las suaves temperaturas de este verano, esta temporada está siendo especialmente mala, tal y como lo atestiguan los maestros artesanos que, durante décadas, se han abierto camino en Madrid. Con el verano, la horchata, junto con otros refrescos como la limonada o el agua de cebada, se convierte en protagonista, pero en Madrid no quedan muchos sitios en los que el zumo de chufa sea realmente artesano y se elabore cada día. Cada vez, son menos los maestros horchateros que apuestan por esta bebida de temporada que llega a las calles de la capital con los rayos de sol veraniegos y desaparece con los primeros fríos invernales. Una de la horchaterías con más tradición es la que se encuentra en la calle Villaamil, en el distrito madrileño de Tetuán. Lleva abierta más de 60 años y sus dueños se jactan de haber conquistado no sólo a los madrileños, sino también a los propios valencianos. Algunos clientes de Valencia la han probado y nos han dicho que está mejor que la de allí indicaba orgulloso Sergio, que este año se ha hecho cargo del local. El año pasado, su padre, José Ángel Ferrer lamentaba que ninguno de sus hijos pareciera tener intención de seguir con la tradición familiar. Sin embargo, ahora Sergio ha decidido continuar con la heladería y está intentando diversificar el negocio para conseguir abrir durante todo el año. Además de horchata, granizados y helados, en la Fábrica de Siempre se ofrecen también paellas, fieles a sus raíces valencianas. Las nuevas generaciones han llegado también a la Horchatería Alboraya, en plena calle Alcalá. Ahora son Celia y José Luis Monrós los que llevan la heladería que fundó su padre hace 27 años. En este caso, el negocio es completamente familiar. Ellos realizan la horchata con la chufa que compran a sus abuelos, que la cultivan en el municipio de Alboraya. En un año, utilizan aproximadamente 25.000 kilos de chufa que usan no sólo para elaborar la horchata, sino también para venderla en saquitos a los clientes. Hay gente que se la lleva para picar, como si fueran frutos secos, pero otros intentan hacer horchata en casa, y eso es muy difícil porque hay que tener una batidora muy potente afirmaba Celia. Conocido por la calidad de su horchata, hasta este céntrico local llegan clientes desde todos los puntos de la Comunidad. Muy cerca, en la calle Narváez, el kiosco regentado por Miguel García lleva 63 años calmando la sed de los madrileños cada verano. Reconoce que este año está siendo especialmente malo. No está haciendo mucho calor y eso se nota porque se piden menos horchatas En la heladería de Los Alpes, en Moncloa, verifican la opinión de Miguel. Tan malo Los precios El producto es el mismo, la horchata, con ligeras variaciones, pero los precios oscilan en función de la zona y las características del local, llegando incluso a doblarse de unos establecimientos a otros. En la Horchatería Alboraya el precio de un litro de horchata se fija en 5,50 euros. Muy cerca, en el kiosco de la calle Narváez, la bebida alcanza un valor de 6,80 euros por litro. En la zona de Moncloa, la Heladería Los Alpes vende el litro de horchata, granizada, a cambio de 5 euros. La más barata es la de la Fábrica de Siempre, que fija en 3,90 euros el litro de zumo de chufa. Establecimientos con historia Dónde tomar las mejores horchatas -Horchatería Alboraya, con 27 años de historia en la calle Alcalá 125. -Kiosco de la calle Narváez, 63 años en la esquina con Jorge Juan. -La Fábrica de Siempre, en la calle Villaamil, 44, con vuelta a la calle Pedro Tezano, llevá más de 60 años vendiendo horchatas. -Heladería Los Alpes, en la calle Arcipreste de Hita 6, con 57 años de historia. es que haga mucho calor, porque la gente no sale a la calle, como que haga frío indicaba Guillermo Castellot en la heladería. Él no es valenciano y no duda en afirmar que para fabricar una horchata de calidad no hace falta ser de ningún sitio, sólo utilizar buenos materiales y hacer las cosas con mucho cariño Ahora es su hijo el