Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 17- -8- -2007 MADRID www. abc. es madrid 37 Los jueces ordenan el ingreso forzoso de 124 ancianos en residencias en un año Más de 130.000 mayores de 65 años viven solos en la capital, según datos municipales LETICIA TOSCANO MADRID. El número de mayores que viven solos en Madrid aumenta cada año. De los 600.691 habitantes de la capital que tienen más de 65 años, más de 130.000 viven sin compañía, lo que requiere un esfuerzo adicional por parte de las administraciones para paliar la problemática que suele conllevar la soledad en este colectivo. La inmensa mayoría, un 81,7 por ciento son mujeres que, además de estar solas, se encuentran en una situación de abandono personal, desnutrición, deterioro físico y mental y aislamiento social, lo que agrava la situación de desamparo. El programa Mayores en Riesgo del Samur Social, se dirige a los mayores de 65 años sin compañía y a las personas sin hogar de más de 60 años, los llamados ancianos prematuros con el objetivo de prestar una atención especial a este colectivo que se encuentran en una situación de riesgo social En el marco de este programa, durante el año 2006 solicitaron asesoramiento 514 personas. Se abrieron 165 expedientes de los que 124 finalizaron con el ingreso forzoso del anciano en residencias de mayores. Para realizar este tipo de internamiento involuntario se requiere la valoración de un médico y una intervención judicial, así como multitud de gestiones sociales encaminadas a dar respuesta a la situación de desprotección. Además, durante el año 2006, seis mayores ingresaron voluntariamente, se iniciaron 29 procesos de incapacitación y 14 administraciones de bienes. A lo largo de los primeros siete meses de 2007 ya han solicitado información 205 personas y, según datos municipales, cada semana se producen en Madrid una media de entre seis y siete casos nuevos de mayores en situación de riesgo. Este año, se han tramitado 168 expedientes, de los que siguen activos 38 por estar pendientes de la adjudicación de una plaza en alguna residencia o a la espera de comparecer en el juzgado para su posterior ingreso. La situación del colectivo de personas mayores de 65 años que viven solas y no cuentan con el apoyo familiar se agrava si los ancianos presentan trastornos mentales o tienen una edad avanzada. En estos casos, existen importantes limitaciones físicas y una ausencia de habilidades para manejarse en la vida diaria. Aún así, en una primera intervención los ancianos pueden llegar a rechazar los servicios de atención social. Los mayores mendigos, uno de los grupos más problemáticos, viven en la vía pública y suelen presentar un gran deterioro físico y psíquico. En términos generales son reacios a recibir atención social y sanitaria por parte de los miembros del Samur Social, lo que dificulta la labor de ayuda. Para desarrollar el programa, el Samur cuenta con dos trabajadoras sociales que actúan como coordinadoras entre los distintos organismos que intervienen en este tipo de casos. Rechazo de la ayuda Los problemas mentales agravan la situación de los ancianos que viven en soledad ABC Comunidad y PSOE, enfrentados por una menor tutelada que quiere abortar ABC MADRID. El caso de una menor marroquí embarazada, tutelada por la Comunidad de Madrid, que tiene intención de abortar ha desatado la polémica entre el partido socialista y la Comunidad. El PSOE denunció ayer que la Comunidad está intentando manipular a la joven marroquí de 17 años ya que, según la formación política, la menor sólo está recibiendo información de las opciones que tiene al margen de la interrupción del embarazo. Según declaraciones de Ángeles Álvarez, secretaria de políticas de igualdad del PSM, la Comunidad de Madrid no es que impida el aborto, pero cuando puede no informa adecuadamente de las posibilidades, reprimiendo este derecho La menor, embarazada de dos meses, vive en un centro de acogida de Aldeas Infantiles y está a la espera de recibir autorización para el aborto por parte de una Comisión de Tutela, que decidirá el martes si se lleva a cabo o no la interrupción del embarazo, en función de un informe psiquiátrico que se ha encargado a la clínica Dátor y del consentimiento escrito de la niña. Fuentes de la Consejería de Familia y Asuntos Sociales in- dicaron a Ep que el Instituto Madrileño del Menor y la Familia (IMMF) sólo aplicó un protocolo ya establecido. Según estas fuentes, el IMMF ofreció otras alternativas a la menor, apoyo psicológico, y se le han explicado las ayudas que existen y las opciones que puede tomar, además del aborto Sin embargo, según el PSOE, el IMMF está actuando de un modo temeroso y plagado de los presupuestos ideológicos de los sectores más integristas de la región por lo que el Ejecutivo debería informar con rigor e imparcialmente a la menor.