Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 17 s 8 s 2007 El escándalo de los juguetes made in China ESPAÑA 17 Consumo intenta lavar su imagen y asegura que las inspecciones son buenas D. P. MADRID. Se quiera o no la imagen del Instituto Nacional de Consumo ha quedado bastante dañada con el caso Mattel. El organismo oficial, responsable de la seguridad y del control de los artículos destinados a la infancia, fue incapaz de localizar y retirar unos juguetes claramente peligrosos y ha tenido que ser la multinacional estadounidense la que detectara el riesgo y decretara la retirada, sólo en nuestro país, de más de medio millón de unidades. Algunos de estos artilugios llevaban en el mercado desde hace cinco años. La culpa, de la UE Las tiendas de Pekín seguían anunciando ayer a la retirada de Barbie y su perrita Tanner AFP Bruselas exige una mayor vigilancia de los juguetes a las autoridades nacionales Advierte de que la marca CE no garantiza la seguridad a nivel europeo LAURA VILLENA. SERVICIO ESPECIAL BRUSELAS. La retirada del mercado de miles de juguetes anunciada de forma voluntaria por el mayor fabricante del mundo, el estadounidense Mattel, ha sacado los colores a los sistemas de control de seguridad europeos. Por ello la Comisión Europea llamó ayer a los Estados miembros a intensificar la vigilancia de los juguetes que entran en la UE recordando que no existen medidas comunitarias para garantizar la seguridad. Corresponde a los Estados miembros y a sus autoridades competentes ser lo más vigilantes posible afirmó ayer en Bruselas la portavoz europea Antonia Mochan. Y es que el sistema de alerta rápida llamado Rapex es el único mecanismo europeo previsto para garantizar la seguridad en el mercado interior. A través de este sistema se puede informar en tiempo real de la presencia de un producto peligroso de forma que sea retirado de inmediato. Creemos que nuestro sistema funciona bien pero está basado sobre una mejora constante de la vigilancia afirmó Mochan. La comisaria europea de Protección al consumidor, Meglena Kuneva, llamó ayer a una mayor cooperación entre los fabricantes y las autoridades para garantizar la seguridad. Bruselas aclaró también las confusiones que suscita la marca CE estampada sobre gran parte de los juguetes que circulan por la UE y que a menudo es entendida como una marca de seguridad. No existe una marca a nivel europeo que garantice la seguridad de un juguete, de momento las marcas de seguridad son exclusivamente nacionales aclaró Mochan. Fuentes comunitarias consultadas explicaron que este distintivo no es utilizado por los fabricantes para dirigirse al consumidor, sino que con la marca CE pretenden advertir a las autoridades aduaneras de que su producto cumple con la norma comunitaria en materia de diseño, fabricación, comercialización y puesta en servicio A pesar de que entre estas obligaciones existen, en el caso de los juguetes, niveles mínimos de seguridad, las autoridades competentes de cada país- -el Centro de Investigación y Control de Calidad del Instituto Nacional de Consumo, en el caso de España- -son las que tienen que estudiar la seguridad de los juguetes. Sin embargo, los últimos episodios han levantados muchas dudas sobre su auténtica eficacia. Sin embargo, Ángeles Heras, directora de Consumo del Ministerio de Sanidad prefirió, en declaraciones a Europa Press, echar la culpa a la UE: El problema es que vivimos en un país que está dentro de la Unión Europea, con límites de mercado muy desdibujados y en el que pueden entrar productos de países muy diferentes. Un artículo importado puede circular libremente por toda la Unión una vez ha entrado por cualquier de sus fronteras Pese a ello aseguró que las campaña de control son muchas y buenas y destacó que en España se han intensificado los controles para detectar productos defectuosos pasando de 109 en 2005 a las 300 de 2006 y llegando a las 937 previstas para 2007. Además ha aumentado el número de artículos de riesgo retirados por Sanidad entre los que este año el 37 han sido juguetes Asimismo, señaló que el 72 de los juguetes inspeccionados entre 2003 y 2007 estaban en perfectas condiciones y ninguno de ellos contenía plomo. Los productos siguen a la venta y el teléfono de afectados no lo coge nadie D. P. MADRID. El gesto de Mattel de retirar sus juguetes peligrosos parece que empieza a quedarse más para la galería que para otra cosa. Ayer, se localizaron estos productos todavía a la venta en algunas grandes jugueterías y el teléfono que la multinacional habilitó para los afectados sigue sin ser descolgado por nadie. De esta forma, el ya famoso, por inútil, 902203010 sigue siendo un agujero negro en el que unas voces grabadas no dejan repetir: Los agentes no están disponibles Además, los mensajes que invitan a dejar no pueden ser guardados. Muchos de los padres preocupados empiezan a considerar que esto es una clara tomadura de pelo porque, además de un servicio que no prestan, supone un coste para el que efectúa la llamada Además, la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) detectó ayer que en algunas grandes superficies especializadas continuaban vendiéndose algunos de los juguetes peligrosos retirados el martes. Por último, la organización de consumidores Facua anunció que había presentado una denuncia ante el Instituto Nacional de Consumo contra Mat- tel por poner en el mercado productos inseguros Facua reclama, además, la apertura de un expediente contra la empresa, así como que se evalúen las posibles sanciones a la compañía y que las cantidades que se exijan incluyan el coste del trabajo de los inspectores de Consumo. Asimismo, reclama que sean los inspectores de Consumo, y no la empresa, los encargados de retirar los productos afectados, así como que las autoridades analicen los juguetes para determinar cuál es su verdadero riesgo, más allá de lo comunicado por la multinacional