Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 16- -8- -2007 El Conde Duque acoge a la compañía de danza china Legend Lin Dance Theatre 35 Premios para los héroes de Almacenes Arias El último acto oficial del día de la Virgen de la Paloma fue la entrega de las Palomas los premios que concede la Hermandad del Cuerpo de Bomberos. El encargado de darlas fue el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón, y en esta edición- -que coincide con un periodo de paz social en el Cuerpo- las palomas fueron a parar a las manos de los bomberos Luis Gordo Camarena y Tomás Flores Barajas, que rescataron a diez compañeros en el incendio de los Almacenes Arias, de luctuoso recuerdo, y del que este mes de septiembre se cumplen 20 años. También se entregaron palomas a Ángel Nieto, uno de los mejores pilotos de la historia del motociclismo español, y José María Bravo Sánchez, organizador durante años de la entrega de juguetes a hijos de bomberos en el festival de Reyes. El alcalde recordó que en noviembre se incorporarán al Cuerpo de Bomberos de Madrid 125 nuevos profesionales. Además, anunció la construcción de un nuevo parque de bomberos, en el distrito de Vicálvaro. Agua, azucarillos y mojitos Un auténtico cóctel de culturas se paseaba ayer por las calles Calatrava, La Paloma o Toledo. Vecinos del barrio de toda la vida mano a mano con inmigrantes sudamericanos y turistas extranjeros. Una torre de babel de lo más chipén POR SARA MEDIALDEA FOTOGRAFÍAS: CHEMA BARROSO MADRID. En la calle de Toledo, junto a la entrada posterior de la iglesia de La Paloma, hay una residencia de mayores. Y todos los balcones están cubiertos de unos improvisados y coloridos mantones de manila. Enfrente, una tienda de alimentación regentada por un simpático chino. Es un reflejo de lo que hay: tradición y modernidad, lo de siempre y lo nuevo. El yin y el yang. Una pareja de sudamericanos pregunta en la esquina de la Gran Vía de San Francisco: Oiga, ¿la fiesta, por dónde es? Y es que La Paloma tiene mucho tirón popular. Nada más entrar en la zona cero -por la calle de Isabel Tintero, por ejemplo- las calles estallan de farolillos y de mantones, que cruzan colgados de acera a acera. Casi cada dos pasos, un bar. En todos, música- -organillo, en los menos- y letreros en la puerta informando de la oferta gastronómica e invitando, con los efluvios que salen, a entrar. Menos en los puestos de gallinejas y entresijos, típicos y tópicos, pero que no todo el mundo está dispuesto a probar. Por las calles hay chulapas y manolos. Los hay mayores y chiquititos, pero apenas se ve a algún joven vistiendo el traje popular madrileño. No se animan, no; pero muchos retoman la tradición más tarde, cuando se casan y tienen niños aseguraba Encarna, vecina de toda la vida de La Latina Las señoras llevan mantones espectaculares. Y los visten con un garbo difícil de imitar: estas prendas pueden pesar varios kilos. El chotis, pocos saben bailarlo. Pues sólo hay que colocarse sobre una baldosa, mirarse fíjamente a los ojos y ver las ocho de la tarde, y recorrió la Gran Vía de San Francisco, Puerta de Toledo- -donde los bomberos, los protagonistas tras la Virgen, realizaron su tradicional exhibición- calle de Toledo, plaza de la Cebada, Puerta de Moros, carrera de San Francisco y calles Calatrava y Paloma. Con los balcones rebosando de mantones a lo largo del recorrido, y mucha gente en las aceras, la Virgen se paseó entre aplausos y piropos, a los ojos de muchos habituales, y de algunos despistados que no sabían bien cómo acabaron allí, pero quedaron impresionados por lo que veían. Entre los que esperaban el paso de la carroza, muchos inmigrantes interesados tanto en conocer esta tradición como en integrarse en ella, como nuevos vecinos que son. Y es que, como dice el chotis, a mi personalmente no me parece mal que en Madrid salga el sol para todos, por ser la capital Una exótica chulapa de rasgos caribeños, paseando ayer por las calles engalanadas para la fiesta cómo la mujer gira a tu alrededor, mientras tú te quedas firme girando en redondo sobre las puntas de los zapatos explica Santiago, y con sus canas y su estampa, resulta muy convincente. Será cuestión de practicar. La bebida fetén la limoná aunque en muchos bares lo que se ofrezcan sean mojitos. Pero también puede beberse licor de madroño, zarzaparrilla, y hasta un cubata, para los clásicos. Por las calles, gente del barrio de siempre y otros venidos de distintos puntos de la ciudad y de la región: de Hortaleza, de Fuenlabrada, de Getafe, de San Martín de la Vega... Y turistas, ¿cómo perderse semejante muestra de sabor popular? Además, en Madrid, ya se sabe, nadie cierra las puertas. ¿Cómo hacerlo en unas fiestas en las que el chotis es de Escocia y el mantón, de Manila? Naturales y foráneos Pocos jóvenes De la limoná al mojito Dos pequeños manolos el futuro de la fiesta, posando.