Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 MADRID www. abc. es madrid JUEVES 16- -8- -2007 ABC Calor popular y emoción en los bomberos en el día de la castiza Virgen de la Paloma A la misa solemne, celebrada por el obispo auxiliar César Franco, siguió una multitudinaria procesión SARA MEDIALDEA MADRID. Manuel Salguero es bombero desde hace décadas. Ayer le tocó, por primera vez, el honor de bajar el cuadro de su patrona, la Virgen de La Paloma, tras la misa solemne de su festividad. No faltó nada: ni las autoridades- -con el alcalde a la cabeza- ni el templo abarrotado, ni los mantones, ni el calor, ni la emoción. Por ser la Virgen de la Paloma. Manuel no estaba solo: le acompañaban una veintena de compañeros que le ayudaron en el desempeño de su tarea, y hasta el jefe del Cuerpo, Medardo Tudela, se acercó a besar el lienzo de la Virgen. La bajada es, junto con la procesión de La Paloma, de los actos más entrañables de esta fiesta castiza. La jornada comenzó muy temprano, con la ofrenda floral a la Virgen. Ya desde el día antes, fieles y vecinos se acercaron hasta las puertas del templo a entregar las flores que, el día 15, acompañan a la Virgen en la procesión. El alcalde, Alberto Ruiz- Gallardón, y el concejal de Seguridad (y Bomberos) Pedro Calvo, participaron con sus respectivos ramos. De ahí pasaron a la iglesia, ya para entonces- -la una del mediodía- -completamente abarrotada. Junto al regidor, ocho concejales de su grupo, y tres del grupo socialista. Claro que tampoco la representación religiosa se quedó a la zaga: la misa la ofició el arzobispo auxiliar de Madrid César Franco, ayudado por cuatro sacerdotes y cuatro acólitos. Un coro de jóvenes de la parroquia, recién llegados del encuentro con el Papa, puso la nota musical a la ceremonia, que concluyó con el estreno del nuevo himno a la Paloma, compuesto por Francisco Palazón y dedicado, como dice su letra, a la Virgen más popular en Madrid, seguro que lo es. Nada más terminar la ceremonia, se inicia la bajada del cuadro, un auténtico espectáculo que no se perdieron ni el alcalde ni el obispo auxiliar. Los bomberos, explicó uno de ellos, Mario Matías, son elegidos pa- Amplia representación El alcalde saluda a los asistentes a la misa de la Paloma. Al fondo, los bomberos esperan el momento de bajar a la Virgen ra esta tarea entre los que más experiencia tienen. Incluso realizan prácticas- maniobras las llamó- -los días previos. Es, aseguran, una operación delicada: un bombero sube en una escalera hasta la imagen, e inserta en una polea que hay sobre ella una soga, cuyos cabos coloca con mucho cuidado por la parte posterior del cuadro. Cuando todo está preparado, avisa a los compañeros, que desde abajo y con mucha precaución, inician el descenso del lienzo, sin que nunca golpee en los laterales Toda la operación es seguida con enorme atención y silencio por los asistentes, aunque de cuando en cuando un grito rompa el mutismo con un ¡Viva! a los bomberos o a la Virgen. Impresiona ver a los hombres de este Cuerpo, tan aguerridos ellos, emocionarse ante el descenso, y abrazar al encargado de hacerlo este año, Manuel, que se estrenaba. Yo- -decía- -soy creyente por parte de madre, y de hecho estoy aquí por ella Con el cuadro ya abajo, los fieles comenzaron a pasar a su lado; algunos, con niños pequeños, para los que pedían la protección de la Paloma; otros, en pareja- -se dice que la Virgen cuida los matrimonios- Ángel Matanzo, ex concejal de Madrid y un histórico en el barrio, tampoco se perdió este año la celebración. Tras la misa y el calor soportado- este año menos aseguraba el alcalde- a seguir la tradición: aperitivo en la tasquita anexa, Los Caracoles, donde Ruiz- Gallardón, la por- CHEMA BARROSO Con experiencia Los bomberos realizan maniobras los días previos a la ceremonia para ensayar la bajada del lienzo de la Virgen A Los Caracoles tavoz de la oposición, Pilar Gallego, y varios ediles más, recuperaron fuerza a golpe de cañas boquerones y, como no, caracoles. Ruiz- Gallardón defendió el espíritu de Madrid, ciudad abierta y cosmopolita, donde viven ciudadanos de casi todas las naciones del mundo, y que no por eso renuncia a sus tradiciones Y las vive, añadió, no con un casticismo de cartón piedra, sino con autenticidad El alcalde invitaba ayer a comer a sus concejales, y por la tarde todos volvían a la iglesia, para seguir desde allí la procesión de la Paloma. Un recorrido tras la carroza de la Virgen que salió de la iglesia pasadas