Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 16- -8- -2007 El escándalo de los juguetes made in China ESPAÑA 17 El teléfono de la desesperanza Mattel anunció que ponía en marcha un teléfono para atender a los afectados. Había que marcar el 902203010 para, en teoría y según señalaba la empresa juguetera en un comunicado de prensa, recibir información adicional referente a la retirada de estos productos y el listado de los mismos. Numerosos usuarios alertaron ayer de que el teléfono más que tranquilidad transmitía desesperanza, además de un enfado monumental. ABC lo intentó varias veces y siempre recibió la misma respuesta: Está usted llamando al teléfono de atención al consumidor de Mattel. En este momento nuestros agentes no pueden atenderle. Si lo desea deje su nombre y teléfono y nos pondremos en contacto con usted En ese instante sonaba un piií y cuando el usuario se disponía a dejar sus datos, otra voz distinta, pero igualmente mecánica, le advertía: Los mensajes no pueden ser guardados en este momento. Pulse el cero El cero se pulsaba y el interesado podía echarse a dormir... Lo peor es que es el servicio no es precisamente gratuito. Las fábricas chinas no son un juego de niños El gigante asiático es también el principal exportador mundial de juguetes gracias a las empresas instaladas en Guangdong, donde sus empleados son jóvenes de entre 16 y 20 años que ganan 90 euros al mes por duras jornadas de hasta 14 horas PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL PEKÍN. Aunque todavía falta mucho para las Navidades y los Reyes, la época del año en que más juguetes se regalan, las fábricas chinas ya trabajan a toda máquina preparando los pedidos para esas fechas. Gracias a su baratísima mano de obra, y en su condición de factoría global China también se ha convertido en el principal proveedor de juguetes del mundo, pues el año pasado vendió al extranjero más de 13.000 millones de euros. De hecho, el 80 por ciento de los juguetes que se comercializan en todo el planeta y el 70 por ciento de las importaciones españolas tienen su origen en Shantou y Chenghai, dos ciudades de la provincia industrial de Guangdong (Cantón) próximas a los puertos de Shenzhen y Hong Kong. Precisamente, los juguetes retirados por Mattel por el alto contenido de plomo en su pintura proceden de Early Light Industrial Co. una compañía que tiene su sede en la primera localidad. Dicha firma todavía no se ha posicionado sobre este nuevo escándalo de los productos made in China pero Mattel ha descargado la responsabilidad sobre una subsidiaria que no cumplió sus normas de seguridad. No sería de extrañar que dicha fábrica se ubicara en el área metropolitana de Shantou y Chenghai, donde operan la mayoría de las 8.000 empresas que componen el sector juguetero chino. Tal y como comprobó ABC en un viaje a la zona efectuado en diciembre de 2005, casi todos los empleados son jóvenes de entre 16 y 20 años de las pobres provincias agrícolas de Sichuan, Henan y Fujian. Durante la temporada alta de la producción, entre julio y noviembre, ganan 900 yuanes al mes (90 euros) por turnos de entre 12 y 14 horas, mientras que el resto del año el salario se reduce hasta los 400 yuanes (40 euros) y la jornada de trabajo oscila entre las 8 y las 10 horas. Como suele ser habitual en las fábricas cantonesas, los operarios duermen en cuartos construidos junto a las empresas y con capacidad para 16 personas. A cambio, la compañía les deduce 20 yuanes (2 euros) mensuales de su sueldo por la electricidad y el agua que consumen y otros 4 yuanes (0,40 euros) diarios por la comida. Además, los trabajadores cobran por juguete ensamblado, no por horas, por lo que los más jóvenes y rápidos pueden ganarse el jornal mejor que los mayores. En esas condiciones funcionan empresas como Huihaiquan, de cuyas cadenas de montaje sale un coche teledirigido cada tres minutos y treinta segundos. La eficiencia y la rapidez están reñidas, sin embargo, con la seguridad laboral, pues se registran numerosas denuncias no sólo por abusos laborales y explotación incluso de menores, sino también por los componentes de los juguetes. El pasado mes de junio, una asociación de sindicatos desveló que algunas firmas chinas usaban a niños para fabricar el merchandising de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, al tiempo que la compañía juguetera RC 2 Corp. retiraba del mercado 1,5 millones de trenes infantiles porque contenían demasiado plomo en su pintura. Demasiados escándalos que demuestran que las fábricas chinas no son, precisamente, un juego de niños, ya que la fuerte competencia les obliga a abaratar costes reduciendo salarios o utilizando peligrosos componentes prohibidos. AFP Sin embargo, atribuyó toda la responsabilidad a Mattel, que cuando pone la marca CE en sus juguetes debe estar garantizando a los consumidores que cumple los requisitos de seguridad establecidos por la UE y que ha pasado todos los controles necesarios Múgica entiende que, al reconocer el fallo, la compañía tiene no sólo la obligación de sustituir el producto, sino también de ofrecer al consumidor la posibilidad de reembolsarle el dinero. Por otro lado, consideró inaceptable que Mattel se escude en que no ha habido accidentes hasta ahora. Es como si conduzco a 300 kilómetros por hora, me para la Policía y digo que no ha habido ningún accidente Además, advirtió de que el saturnismo una enfermedad crónica producida por la intoxicación ocasionada por metales pesados, sobre todo por plomo, se manifiesta con el paso del tiempo. Lo que ahora empieza a descubrirse es que la actitud de Mattel no ha resultado del todo altruista. La multinacional asegura que la retirada ha sido voluntaria y porque la seguridad de los niños es nuestra primera preocupación Sin em- bargo, ayer mismo la Federación de Consumidores en Acción (Facua) denunció que la Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de Estados Unidos había recibido cerca de 600 informes negativos sobre productos de la marca. Facua señaló que los pequeños imanes contenidos en las muñecas y accesorios se pueden desprender pueden ser encontrados por niños pequeños y ser tragados. Si más de un imán es ingerido, se pueden atraer entre sí y causar perforación u obstrucción intestinal, con alto riesgo de muerte. En un comunicado criticaron que Mattel esperara casi nueve meses para decidir la retirada de 18,2 millones de juguetes en todo el mundo por el riesgo de desprendimiento de sus imanes a pesar de que en noviembre de 2006 ya anunció la retirada de unos 4,4 millones de muñecos Polly Pocket por el mismo motivo y teniendo en cuenta que algunos de estos productos estaban en el mercado desde 2002. Pekín prohíbe la entrada de unas galletas de EE. UU. por exceso de aluminio EFE PEKÍN. China ordenó ayer impedir la entrada de tres tipos de galletas de una subsidiaria de la empresa estadounidense Sopas Campbell, argumentando que tienen excesivos niveles de aluminio, mientras en el resto del mundo continúan retirándose del mercado juguetes fabricados en el país asiático. La Administración Estatal de Supervisión de Calidad, Inspección y Cuarentena aseguró que había encontrado niveles peligrosos de este metal en 3,6 toneladas de galletas dirigidas al consumo infantil producidas por la empresa indonesia PT. Arnott s, subsidiaria de Campbell. ABC. es Más información en http: www. facua. org y http: www. aefj. es