Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA El chantaje terrorista s Extorsión a los empresarios JUEVES 16 s 8 s 2007 ABC No es algo deseable para tu conciencia saber que has pagado tu seguridad a costa de la muerte de otros No podemos poner ruedas a 4.000 trabajadores y trasladarlos a otra Comunidad Las calles de San Sebastián otro de los objetivos prioritarios de los etarras, como las cartas de extorsión EFE Matasellos con serpiente La extorsión a los empresarios, que los proetarras facilitan entregando a ETA datos del censo, afecta a muchos ciudadanos en el País Vasco y Navarra. Son pocos, en cambio, los que tienen la valentía de no ceder al chantaje. ABC ha podido hablar con dos de ellos POR ÁLVARO PÉREZ MADRID. Pagar o no pagar. Ese es el dilema para los empresarios vascos y navarros que reciben las cartas de extorsión de ETA. El ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, les ha pedido que denuncien y que resistan la tentación de pagar Pero muchos ceden para proteger a sus familias, para asegurar sus negocios o para evitarse complicaciones. Sólo algunos la rechazan y arriesgan su vida en nombre de sus principios y de la libertad. En los ochenta, el empresario guipuzcoano Luis Olarra Ugartemendía se negó a ceder al chantaje. Amenazó con usar el dinero que le solicitaban recurriendo a la mafia marsellesa si alguien le molestaba a él o a su familia. Para que los etarras vieran que no era un farol, dio nombres, trabajos y direcciones de gente del entorno terrorista. Olarra vivió en el País Vasco hasta su fallecimiento en 1994, sin noticias de los terroristas. Otros empresarios no tan conocidos en aquella época, sin ser tan efectistas, decidieron que no pagarían. Uno de ellos, también guipuzcoano, empezó a recibir cartas de extorsión en 1981. Primero le pidieron cuatro millones de pesetas. Más tarde, diez. Le amenazaron con liquidarlo Se desplazaba mucho y, al final, tuvo que hacer un viaje sin billete de vuelta. La Policía se lo recomendó. Malvendió sus negocios en el País Vasco- -por algunos no llegó a recibir ni una peseta- -y empezó de cero. Tuvo que sumarse a la diáspora impuesta por el terror separatista y abandonar su tierra. ETA, en cambio, nunca ha abandonado la extorsión. Un empresario navarro recibió la carta durante la última tregua. Cuando la leyó, sintió furia; mucha furia y rabia Desde ese día decidió convertirse en la vanguardia de la lucha contra ETA. Ellos me han colocado ahí y yo soy consecuente Ricardo Benedí, empresario vizcaíno, sintió más bien alarma pero optó por la serenidad en casa y en el trabajo, esperando que fuese un hecho puntual. No lo fue. Aseguran no tener miedo. Soy creyente- -explica el navarro- -y, si un día me llevan por delante, rendiré mis cuentas a Dios. Punto. Mientras, haré lo que debo Y lo que debe hacer, a su juicio, es negarse a ceder al chantaje Él, como todos los empresarios que optan por plantar cara al terrorismo, no está dispuesto a vivir ayudándoles Y es que, si bien no pagar tiene el riesgo de que te maten o te secuestren no es deseable para nadie tener en tu conciencia que has pagado un dinero para comprar tu seguridad a costa de financiar la muerte de otros confiesa el navarro. Lo mismo cree el vizcaíno: Pagar, ¡jamás! es una inmoralidad tremenda, síntoma de egoísmo Ni siquiera ir acompañado día tras día por escoltas hace cambiar de opinión a Benedí. El navarro, que también tendrá que llevar vigilancia, dice que pondrá condiciones, ya que no estoy dispuesto a cambiar mis rutinas por esta gentuza Benedí se muestra seguro: Vale la pena cualquier esfuerzo con tal de no ceder ante ETA Los escoltas se los financia el Ministerio del Interior porque forma parte del Foro de Ermua, pero los empresarios extorsionados no vinculados a alguna asociación pública deben pagárselos de su bolsillo, y no todos pueden permitirse ese lujo. En cualquier caso- -afirma el empresario vizcaíno- es desagradable que dos personas dependan de tí en todo momento Colaboran con distintas organizaciones por la libertad en el País Vasco y Navarra. Quieren ayudar a otros empresarios a vencer el miedo Saben que hay quien paga con gusto, satisfechos de colaborar con la causa de la independencia como explica Benedí, pero la mayoría lo hace por temor En el País Vasco hay que callar mucho y tener mucha cautela. Eres considerado un traidor porque te guste que gane el Real Madrid, o tonterías por el estilo afirma el vizcaíno. Para él, algunas reglas que el nacionalismo ha establecido como rechazo a lo español van contra el sentido común. No entiende que se dé plaza de médico a una persona menos cualificada porque domine el euskera. ¿De qué me sirve si otro que no lo sabe lo puede hacer mejor? Las fiestas patronales son otro momento agridulce. La euforia de la celebración se empaña por las pancartas proetarras, los cánticos separatistas y la pasividad de las autoridades nacionalistas- lo peor de todo para Ricardo- Saber que Batasuna (ANV) facilita los datos del censo para enviar las cartas de extorsión de ETA, como aseguró ayer el director del Círculo de Empresarios Vascos, Enrique Portocarrero, tampoco ayuda. Los no nacionalistas sufrimos un montón asegura Benedí. A pesar de todo, descartan irse: quieren vivir en su tierra, y en libertad. No puedo poner ruedas a 4.000 trabajadores y trasladarlos a Burgos o Castellón comenta el empresario vizcaíno. El navarro afirma que no es una cuestión de elegir: simplemente no estoy dispuesto a vivir humillado Saben que llegarán más cartas, pero eso no cambiará su determinación: Contra ETA, decisión, firmeza y, sobre todo. valentía Los del tiro en la nuca, dicen, no la soportan. La presión nacionalista Vale la pena Vamos a perder hasta la tilde de la ñ La actitud del presidente del Gobierno es, para estos empresarios, inmoral Comentan indignados que la conducta de Zapatero es reprobable e inadmisible Para Benedí, el jefe del Ejecutivo es el responsable de que se haya perdido el consenso sobre la Ley de Partidos. Con él, vamos a acabar perdiendo hasta la virgulilla (la tilde) de la ñ ironiza. El navarro también se queja de la actitud de Zapatero y denuncia que, con objeto de que no reventara el proceso de rendición el Gobierno le persiguió. Es curioso que me buscaran a mí en lugar de buscar a los etarras, pero éste es el país en el que vivimos comenta. Los empresarios extorsionados sufren, pero como explica el navarro, la extorsión le ha ayudado a distinguir entre los comprometidos con España y la libertad, y los que lo son sólo de boquilla, como nuestro presidente del Gobierno Para superar la situación, el vizcaíno se refugia en su familia y amigos de confianza con los que puede comentar lo indigno que me parecen Zapatero y Pepiño y las mentiras que están contando Extorsión sin tregua