Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 15 s 8 s 2007 ABC Muere el mando nazi Gul se adhiere a los principios que ordenó la matanza laicos de Turquía de Oradour- sur- Glane ABC BERLÍN. El criminal de guerra nazi, Heinz Barth, conocido como el asesino de Orador de Glana murió en Gransee, cerca de Berlín, donde residía. El 10 de junio de 1944 los ocupantes alemanes a las órdenes de Barth causaron la muerte de 642 habitantes en la localidad de Oradour- sur- Glane, en el centro de Francia, entre los que había 247 niños. Las víctimas fueron fusiladas, ahogadas y quemadas vivas por las SS de la división blindada Das eich El hecho se recuerda como una de las principales masacres colectivas en la historia de la Segunda Guerra Mundial y ha vuelto a ser evocado con la noticia de la muerte de Barth, anunciada ayer por las autoridades de la ciudad alemana de Gransee, en las cercanías de Berlín. La Presidencia de la República Francesa ha difundido un comunicado en el que Nicolas Sarkozy se une al recuerdo de las víctimas y al dolor de sus descendientes El candidato islamista a presidente no convence con sus primeras promesas, pero el Ejército tendrá que tolerarle El ex teniente nazi Heinz Barth en junio de 1983 AP El ex teniente nazi fue condenado en 1983 en la entonces República Democrática Alemana a cadena perpetua por crímenes de guerra y fue liberado en julio de 1997 a los 76 años, debido a su edad, a su estado de salud- -sufría de diabetes- -y al arrepentimiento que expresó por sus actos. Sin embargo esta puesta en libertad generó gran polémica en la época. FRANCISCO DE ANDRÉS MADRID. El ministro de Asuntos Exteriores turco, Abdulá Gul, confirmó ayer su intención de aspirar a la Presidencia de Turquía, confiado en la cómoda mayoría de que goza su partido en el Parlamento tras las elecciones legislativas del mes pasado. El islamista Gul, que tuvo que renunciar a la máxima magistratura del Estado en abril de este año tras las amenazas del Ejército, se apresuró a garantizar que uno de los principios básicos de su mandato será la protección del secularismo tal como se contempla en la Constitución otomana. No ha habido reacción por parte de las Fuerzas Armadas a la decisión de Gul y de su jefe de filas, el primer ministro Erdogán, pero todos los análisis de la Prensa turca coincidían ayer en señalar que- -a dife- rencia de lo ocurrido en la primavera- -tanto los mandos del Ejército como las otras instancias del poder laicista tendrán que aplicar esta vez una retirada táctica Pese a su dilatada tradición golpista, los militares turcos no han protagonizado ninguna asonada desde hace diez años, precisamente cuando decidieron derribar el primer Gobierno de carácter islamista. Abdulá Gul disgusta a los militares por algunas cuestiones menores, como por ejemplo su participación como secretario de Estado en el Gabinete islamista de los años 90; y por motivos en apariencia formales que para los militares turcos- -educados en una estricta disciplina ideológica secularista- -son más que suficientes como casus belli El hecho de que el futuro jefe del Estado, y al mismo tiempo comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, esté casado con una mujer que porta en público el velo islámico produce sarpullidos a los generales. El puesto de presidente ha sido siempre ocupado por personalidades políticas fuertemente comprometidas con los llamados principios seculares del Estado creado en 1923 por Mustafá Kemal, Ataturk. Como responsable del nombramiento de jueces y rectores de universidad, el jefe del Estado puede así dirigir el combate contra el proyecto islamista en la enseñanza- -que busca fomentar o al menos proteger la amplia red de madrasas o escuelas coránicas- y combatir las reivindicaciones de las minorías no otomanas, en particular la kurda, que se saldan con duras sentencias de cárcel para intelectuales y periodistas dictadas por los magistrados nacionalistas. La percepción de que Abulá Gul y su partido, el islamista moderado AKP, pretende acabar con la militancia secularista del jefe del Estado augura un periodo muy dfícil en Turquía a partir de la elección del nuevo presidente, que se producirá como más tarde el 28 de este mes. Las promesas realizadas ayer por Gul de respeto a los principios laicistas del Estado son muy poco creíbles, y en cualquier caso no pueden ser avaladas por ningún dato. El único que figura sobre la mesa es la cómoda mayoría parlamentaria del AKP, que asegura la elección de Gul. Y el cálculo de que los militares turcos tienen cada vez las manos más atadas por Europa y por Washington para salir de los cuarteles. El Ejército está condenado a otorgar a Abdulá Gul y a los islamistas el beneficio de la duda, al menos por un generoso periodo de tiempo. Enfundar las armas AFP Cuatro detenidos tras el ataque suicida del lunes en Marruecos La Policía marroquí informó ayer de la detención de cuatro personas en relación con el ataque del lunes en Mequínez, cuando un kamikaze resultó herido grave (en la imagen) al hacer explotar una bombona de gas cerca de un autobús con turistas. El terrorista suicida no estaba fichado por la Policía, es un ingeniero, fundamentalista religioso y de carácter reservado. Hicham Dukkali no era conocido como un activista radical.