Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 MADRID MARTES 14 s 8 s 2007 ABC El puente fantasma sobre la M- 11 A pesar de que las obras terminaron hace un año, los vehículos no circulan por él. Los obreros se marcharon sin quitar las vallas que cortan el acceso a los coches y las Administraciones parecen haberse olvidado de él MARÍA PÉREZ MADRID. Por encima del tráfico de la M- 11, cuelga un puente fantasma, construido para vehículos, pero por el que ningún coche ha pasado nunca. Lleva, según los vecinos, alrededor de un año terminado, pero su asfalto está aún por estrenar. En el puente que uniría los barrios Coronales y Cerro de Buenos Aires por encima de la M- 11, la carretera está señalizada, las vallas y las farolas relucientes e incluso pequeños árboles crecen en las aceras a ambos lados de la calzada. Los grafiteros han dejado ya sus firmas, antes de que ninguna autoridad se acerque a inaugurar la nueva construcción. Los obreros se marcharon, pero sin llevarse las vallas que cortan el paso al tráfico rodado. Las administraciones, al parecer, se han olvidado del puente. Si abrieran este puente, sería como si nos hubiera tocado la lotería El premio se lo llevaría José Cáliz, vecino del barrio Cerro de Buenos Aires, cuyos vecinos son los más interesados en que se permita el paso a los cohes. Nadie les ha explicado por qué el puente sigue cerrado a pesar de que las obras están terminadas ni les han dado una fecha para su inauguración. Mientras, tienen que recorrer trayectos el doble de largos para hacer gestiones cotidianas como ir a la compra. El puente les ahorraría mucho tiempo para llegar a Canillejas y a Alameda de Osuna. Esto es esencial para los vecinos del barrio, una colonia donde no hay apenas comercios ni existen colegios. Josefa vive en los Coronales. Asegura que a ella, personalmente, no le molesta que el puente esté cerrado, pero es solidaria con los vecinos del otro lado de la autovía. La pobre gente del otro lado, que no puede ir con el coche, a donde no llega el autobús... Esos están incomunicados totalmente, y ese puente les va a dar la vida Añade: Yo no me explico cómo no protestan. Yo lo haría Pero los vecinos del Cerro sí C. BARAJAS D el M ondo ist ra C. Valh l A Madri d M- 11 Puente A Av. de Logroño a lag Má e ad ahí B ar C. ahí nde B anta CS de Dos problemas que podrían solucionarse Ahorro de tiempo. El cierre del puente hace que los vecinos del barrio del Cerro de Buenos Aires tengan que realizar trayectos más de el doble de largos para desplazarse a Canillejas o Alameda de Osuna, para comprar, hacer deporte o llevar al colegio a los niños. Incomunicación. Además, impide que la línea 151 de autobús llegue al barrio y les hace depender del autobús de la línea 105, que pasa, según los vecinos, cada media hora. El puente que une los barrios de Coronales y del Cerro de Buenos Aires permanece cerrado al tráfico peligro Para hacer la compra, voy a Canillejas, porque Barajas ha crecido mucho últimamente, vas al supermercado y resulta que lo que quieres está agotado asegura Carmen Nájara, la mujer de José. Este desplazamiento se reduciría a la mitad si se abriera el puente construido. Maria Dolores sí compra en Barajas, pero los sábados acude a Canillejas. Si ahora tardo hasta allí veinte minutos en coche, con el puente abierto, estaría en algo más de cinco minutos. A Alameda de Osuna, ahora tardo 20 o 25 minutos y con el puente, llegaría en cinco asegura José. En unos meses, los vecinos podrán comprar en un supermercado que se está construyendo en los Coronales. Con el puente, no tardarían ni cinco minutos. El retraso en la inauguración es uno más en la obra que, según los vecinos, comenzó hace tres años. Aunque Carmen asegura que la hicieron del tirón recalca que tardaron mucho en venir a pintar y a señalizar la carretera La apertura del puente permitirá que la línea de autobús 151, que pasa por Coronales, Alameda de Osuna y Canillejas llegue hasta el barrio del Cerro, como piden los vecinos. Actualmente, sólo una línea de autobús, el 105, pasa por el barrio del Cerro de Buenos Aires. El 105 está fatal, no tiene horarios. Te puedes tirar 20 o 30 minutos esperándole asegura Carmen Nájara. Los niños y jóvenes del barrio tienen que ir a los colegios e institutos de Alameda de Osuna. El polideportivo, único centro de ocio de los alrededores, también está allí. Ahora tienen que esperar media hora, y luego, el recorrido... así que al final, la única solución es el coche. Con el 151, llegarían en un momento asegura Carmen. Pedimos que el autobús llegue a al Metro de Barajas, pase por aquí y luego haga el trayecto actual, hasta la línea 5 de Metro cuenta Carmen. Las otras opciones para llegar a Alameda de Osuna o a Canillejas son caminar diez minutos, pasando por un descampado, hasta la parada del 115 en Barajas, y realizar un trayecto mucho más largo. O caminar hasta el Metro de Barajas, a unos veinte minutos. Todo se solucionaría si se abriera un puente que ya está terminado. Nos ahorraría tiempo, dinero, y de todo sentencia José. Los propios vecinos ya se han encargado de abrir el puente para los peatones y cilistas. José, el marido de Carmen, acompaña a su nieto cuando juega al fútbol en el campo de San Roque, justo al otro lado del puente. Mi marido sacó una valla del pie de hormigón y nadie ha vuelto a ponerla asegura. Se tarda cinco minutos en cruzar andando el puente. Si no, tendrían que coger el coche o el autobús. Los graffitis, las latas de refrescos y restos de envases tirados atestiguan el paso ocasional de peatones y ciclistas que cruzan de un lado a otro para visitar a amigos o, como el nieto de José, para ir a jugar al fútbol. Ahorro de tiempo Si abrieran este puente sería como si nos hubiera tocado la lotería asegura un vecino Para peatones y ciclistas protestan. Actualmente, para salir a Madrid, tienen que dar un rodeo, soportar los atascos y pasar por calles llenas de señales de ceda el paso Tienes que irte a la rotonda y aguantar todo el tráfico... asegura María Dolores Serrano, una vecina. José añade: Y con la cantidad de peligros que hay en esas calles: jardines, niños... mientras que en la carretera del puente no hay ningún El autobús que no llega