Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL MARTES 14 s 8 s 2007 ABC LA VERSIÓN FEMENINA DE SALMAN RUSHDIE La escritora de Bangladesh Taslima Nasreen, que vive exiliada en la India, es el nuevo objetivo de los grupos radicales musulmanes PABLO M. DÍEZ ENVIADO ESPECIAL BOMBAY. El odio no entiende de sexo, nacionalidad o religión. Por eso, la sinrazón del integrismo islámico ha encontrado un nuevo demonio en la escritora de Bangladesh Taslima Nasreen, que va camino de convertirse en la versión femenina de Salman Rushdie. Al igual que el autor de Los ver- Taslima Nasreen el pasado 9 de agosto en Hyderabad AP sos satánicos nacido en Bombay y exiliado en el Reino Unido tras ser amenazado por los ayatolás iraníes, Nasreen ha sido condenada a muerte por grupos musulmanes radicales por atreverse a criticar al islam en sus obras. La amenaza estuvo a punto de cumplirse el pasado jueves en la localidad india de Hyderabad. En un acto restringido y casi secreto celebrado en el Club de Prensa, la escritora estaba presentando la traducción al idioma local de su libro Shodh Venganza cuando un grupo de parlamentarios y seguidores del partido Majlis- e- Ittehadul Muslimeen (MIM) irrumpió en la sala y la atacó con todo lo que encontró a mano, desde mochilas hasta libros o flores. Nasreen tuvo que huir escoltada por la Policía y, por esta vez, se libró de ser linchada públicamente, pero los responsables del MIM, que tiene cinco diputados en el Parlamento indio, han amenazado con cortarle la cabeza si vuelve por allí. Si viene a la ciudad de nuevo, la mataremos ha dicho Akbaruddin Owaisi, el líder del partido, que incluso ha presentado una denuncia contra la intelectual acusándola de fomentar la enemistad entre los distintos grupos religiosos. Pero no es la primera vez que Taslima Nasreen se enfrenta a este tipo de peligros. Desde que en 1993 publicara Lajja Vergüenza donde narra la persecución que sufre una familia hindú por parte de los musulmanes en Bangladesh, su vida ha sido un auténtico calvario. Culpada de blasfemia por una fatua y con su libro prohibido por el Gobierno, la autora, nacida en 1962 cuando Bangladesh formaba parte todavía de Pakistán, tuvo que escapar del país y, tras ocultarse primero en Suecia, acabó exiliándose en India. Junto a Lajja también han sido censurados en Bangladesh sus últimos cuatro libros autobiográficos: Amar Meyebela Mi infancia Utal Hawa Kow Habla y Dwikhandito Escrita en bengalí, esta obra incluso fue prohibida en 2004 en el Estado de Bengal Oeste, pero el Alto Tribunal de Calcuta levantó dicha restricción dos años más tarde. En esta ciudad es donde vive ahora Taslima Nasreen, que ha visto reforzada la seguridad de su casa ante el temor de que vuelva a ser atacada. No en vano, el grupo musulmán All India Ibtehad Council, que tiene su base en el estado de Uttar Pradesh, ofreció en marzo medio millón de rupias (9.021 euros) por su cabeza. Me habían agredido antes, pero nunca había visto la muerte tan cerca ha reconocido la escritora. Aunque el Gobierno indio ha decidido prorrogar su visado otros seis meses, la presencia de Nasreen en Calcuta amenaza con quebrar la frágil estabilidad del país, que ya ha sufrido en el pasado sangrientos enfrentamientos entre sus distintos grupos religiosos y cuya partición con Pakistán dejó hace 60 años un millón de muertos entre hindúes y musulmanes. El 13,4 por ciento de los 1.128 millones de habitantes de India profesan el islam, por lo que se consideran ofendidos por la polémica autora. Temor a un nuevo ataque