Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 13- -8- -2007 40 VICIOS Y VIRTUDES E. Rodríguez Marchante 59 HOLA Y ADIÓS LOS FAMOSOS DE Porto Cervo fue el lugar elegido por Polanski para pasar junto a su familia unos días de descanso ENFOQUE El actor Hugh Jackman ejerció de auténtico padrazo en la playa de Sidney con sus dos hijos, Óscar y Ava trabajo de Gavin- -director del filme- -y sé que hará una gran película con la intensidad del personaje y el ritmo de acción que los fans esperan reconoció el australiano. Por su parte, el director de cine polaco Roman Polanski ha dejado aparcados por unos días sus compromisos profesionales para tomarse unos días de descanso junto a su familia. Polanski, que está casado con la actriz francesa Emmanuelle Segnier, ha viajado hasta Porto Cervo, en Cerdeña, para disfrutar de las cristalinas aguas de la Costa Esmeralda, donde ha compartido juegos con su hijo Elvis, de 8 años- -el director tiene otra hija, Morgana, que en esta ocasión no les acompañó- con el que suele coincidir poco debido a su trabajo. Polanski y el pequeño disfrutaron del mar, donde lo pasaron en grande sobre una colchoneta. El director de El pianista ha conseguido rehacer su vida, después de que en agosto de 1969 su entonces esposa, Sharon Tate, embarazada de ocho meses, fuera brutalmente asesinada por Charles Mason y su grupo de iluminados. Hugh Jackman, con barba por exigencia del guión, disfrutó de sus pequeños en la playa ENFOQUE ocas profesiones merecen tanto respeto como ésa de famoso de temporada. Hay quienes pensarán que la vida de estos personajes de celebridad momentánea, inexplicable y huidiza es fácil y divertida, pero nada más lejos de la realidad. Algunos de ellos apenas si llegan a ser famosos un rato, durante el cual, los pobres, trabajan como chinos mañana, tarde y noche, la mayoría de las veces en las tareas más ingratas que se puedan imaginar, como por ejemplo, tomar copas de Dios sabe qué mientras bailan con Dios sabe quién... Hay noches que estos infelices han de asistir, una tras otra, a cuatro o cinco fiestas, y en todas ellas pimplar y parlotear sobre los asuntos más triviales, como las gafas de sol o los pareos, sin perder ni la verticalidad, ni la sonrisa, ni la paciencia... El famoso de hoy apenas duerme y además ha de estar fresco y lozano durante las mañanas y tardes, por si cae alguna foto que lo encumbre. Ha de ser atento con la prensa del corazón, cosa que luego, con el tiempo, y si consigue ascender de famoso de temporada a famoso con pedigrí, deberá cambiar radicalmente y convertir la simpatía en una interesante hostilidad, o en esa absurda mudez de damisela ultrajada que los famosos de solera acostumbran en cuanto ven un micrófono, aunque sea en un karaoke. Si bien los famosos de postín y genealogía son pesados, hueros y engreídos, en cambio los famosos de hoy mismo (es decir, una que ha pormenorizado con aquél que salió con la ex novia del ganador de OT 6) son tipos atentos y precupados por gustar y ser útiles (no a la sociedad, sino al de al lado, que también tiene su importancia) y se ganan con honradez (que no es honestidad) cada centímetro que avanzan en su escala social. Suelen vivir a caballo de ningún sitio, están tiesos como la mojama, pero, al olor de una fiesta, son capaces de conseguir un billete de avión de un día para otro a Ibiza o Marbella, cosa que, como todo el mundo sabe, es imposible hasta para el sultán de Brunei. O sea, que un respeto. P