Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 40 FOTOBLOG LUNES 13- -8- -2007 ABC ASÍ NOS VEN Peter McNamee Ingeniero de telecomunicaciones Ni con cursos nocturnos consigo hacerme con el español Cuando puede, viaja buscando paisajes a la escocesa I. S. R. MADRID. Puede que sea demasiado vago para esto de los idiomas Peter, escocés de pura cepa, encuentra en el castellano la barrera más alta para sentirse plenamente como un ciudadano más. La verdad es que vuestro idioma me parece bastante complicado, sobre todo la gramática. He tomado un montón de cursos, algunos de ellos nocturnos, pero nada, no hay manera. Por lo visto el castellano no es tan difícil, o sea que debo ser yo, que soy muy vago a la hora de aprender una nueva lengua. Tendré que esforzarme más Peter llegó a España en 1999 para instalar un montón de equipamientos de telecomunicaciones en una empresa. A los clientes les gustó mi trabajo y me contrataron para supervisar el funcionamiento y mantenimiento de los equipos, mientras los ingenieros locales ganaban experiencia para hacerlo por sí solos Precisamente, el buen ambiente que encontró en dicho empleo fue lo que le animó a quedarse. No en vano, se deshace en halagos con sus compañeros: Mis primeras impresiones fueron muy positivas, la gente con la que trabajaba me pareció muy amable, educada, sociable, amistosa y competente Pero no todo es trabajo para este oriundo de las Tierras Altas Me encanta relajarme en la playa, con vuestro sol y vuestras apacibles costas. No tengo ningún lugar favorito, disfruto en cualquier sitio del Mediterráneo Para Peter, Levante es sólo para bañarse. En realidad, me gusta mucho más la zona norte: Galicia y Asturias. Adoro el frescor y verdor de aquellos lugares, sobre todo porque vivo en Madrid, que es todo lo contrario. Me recuerdan mucho a Escocia REUTERS La moda del Air Guitar (guitarra al aire) arrasa en todo el mundo Tocar la guitarra eléctrica sin guitarra. Aunque pueda parecer algo absurdo, esta práctica llamada Air Guitar (guitarra al aire) triunfa cada vez más en todos los rincones del planeta y sus adeptos compiten realizando movimientos estrambóticos al más puro estilo roquero. En la imagen, Ichikawa la Roca, el ganador del Campeonato Mundial de Air Guitar da una lección de sus facultades en Chiba, al oeste de Tokio. Además, Ichikawa ha conseguido la posibilidad de competir en la versión internacional del Campeonato Air Guitar Mundial 2007 que se celebrará en Finlandia en septiembre Fernando Castro Flórez Otro non- site os damos un baño en la piscina del Quality Inn de Amarillo. Esas extrañas casitas elevadas como hórreos híbridos son el colmo de lo kitsch, aunque por lo menos no hay que entrar a la habitación con una bombona de oxígeno. El dueño resulta que fue hace siete años a España y no para de decir olé cada vez que cruzamos por recepción; dando palmas rumberas nos aborda para decirnos que es un amante de Julio Iglesias (la prueba definitiva, pienso con maldad, de que hay que sumarle a sus conquistas femeninas la experiencia homosexual) y que ha comprado una guitarra flamenca que nos quiere enseñar. Saca, N con gestos de patosa teatralidad, una bandurría de la tuna. Caparrós, hombre versatil donde los haya, rasguea ese sórdido intrumento y recibe, en justa recompensa, un abrazo del oso que casi le destroza el costillar. Hemos parado en este lugar porque soy un admirador incondicional de Robert Smithson. Aprovechando las amistades tan patéticamente conseguidas inquiero por el modo de llegar a Amarillo Ramp, la obra sobre la que falleció ese artista cuando estaba filmando una película. Las acrobacias aéreas, las espirales vertiginosas terminaron por precipitar, nunca mejor dicho, el final. Da- ve, el orondo españoleitor que nos atiende en estos andurriales, confiesa que no tiene ni pajolera idea de lo que le hablamos. Nos incita a ir al Museo Histórico de PanhandlePlains, en el que, según sus épicas palabras, podremos sobrecogernos con la inmensa verdad del verdadero Oeste Ni aunque me lleven a rastras o me ofrezcan precisamente ahí la dirección museística que anhelo pienso pisar ese espacio que ya intuyo como el colmo de lo hortera. Parece que ni el rictus de mi cara ni la descomposición de mi papada han enfriado el entusiasmo de nuestro anfitrión que nos anima a ir a la incomparable feria de ganado local. Convencidos de que no podemos escapar al verdadero espíritu de Texas nos atrevemos a pedir dos filetes en el restaurante Outback; nos traen lo que le servían a Pedro Picapiedra en los prehistóricos dibujos animados. Menos mal que nos traen el cuchillo empleado por Norman Bates en Psicosis porque, en caso contrario, tendríamos que habernos empadronado aquí para conseguir meterle mano a tan descomunal trozo de carne. Repletos y, más que nada, anhelando la siesta, volvemos a preguntar por la rampa smithsoniana y, ante la ignorancia local, nos vemos obligados a ir a la comisaría. El sheriff ha conocido a otros dementes del arte contemporáneo que pretendían acercarse al lago Tecova para recorrer esa obra de land- art. Nos hace saber, con ademán amenazador, que no se puede acudir hasta allí sin Marsh Enterprises. Primero hay que contactar con una tal Melba Knowles, luego hay que apoquinar una buena cantidad de dólares y, por último, si estás bautizado y no llueve te dan cita para la década que viene. Smithson hablaba, en torno a la Spiral Jetty, de un camino que va y vuelve entre lugares que se encuentran en otro sitio Tengo el consuelo de que esa rampa funeraria es un non- site.