Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Cante de las Minas El joven cantaor granadino, de 26 años, Juan Pinilla, se ha alzado con la codiciada Lámpara Minera, máximo galardón que concede el Festival del Cante de las Minas Creamfields Andalucía Unas 40.000 personas disfrutaron de la IV edición del festival Creamfields Andalucía en Cuevas de Almanzora (Almería) La estrella fue el grupo inglés The Prodigy José María Pou Ser actor exige una actitud romántica del oficio afirma en una entrevista José María Pou, que lleva su exitosa versión teatral de La cabra a Bilbao a partir del viernes 55 -A raíz de aquellas corridas dedicadas exclusivamente a mujeres le nacieron detractores entre los puristas. ¿Se arrepiente de ello? -Con el tiempo he depurado mi manera de torear y he corregido defectos. Jesulín nunca ha tocado techo. He ido a mejor, y ésa es una de mis satisfacciones. Afortunadamente, he tenido el reconocimiento del público y de los compañeros que se ponen delante del toro. POR LOS ADENTROS Si hubiese trapicheado con la prensa del corazón, me habría llevado un pastón -Las del toro duelen mucho; en las del corazón ni pincho ni corto; soy inmune. No me han hecho daño nunca y no sé qué buscan. Voy a mi rollo, a mi vida y a mis historias. El tiempo pone las cosas en su sitio. -Muchas. Si yo hubiese trapicheado con la prensa del corazón, económicamente me habría llevado un pastón, pero hubiese hecho mucho daño a mi profesión y a mí mismo. Por eso, tengo la libertad de conceder entrevistas a quien quiero. ¿Duelen más las cornadas del toro o las del corazón? ¿Le han hecho alguna proposición indecente? ¿Sigue pensando que la afición cabe en un autobús -Claro que no. Yo eso no lo veo negativo. A lo largo de mi trayectoria, no me ha perjudicado para nada. Lo hice en agradecimiento al cariño que el público femenino me ha brindado en mi carrera. ¿Qué defendería a capa y espada? -La libertad. ¿Se considera machista? ¿Rompecorazones? -Nooo. -Hay que apostar. -No, pero hay ciertas cosas que veo que son más difíciles para una mujer y otras para un hombre. -Yo digo una cosa: la Fiesta Nacional, aparte de con la afición, tiene que contar con el público general. Cualquier espectáculo, ya sea deportivo, taurino u operístico, se iría al traste sólo con los aficionados de verdad. -Primero te tiene que gustar, pero, ya que te juegas la vida, debes ponerle el precio más alto. Cuando te vistes de luces, tienes ilusiones: un coche, vestir bien, una finca, una ganadería... Eso está al alcance de todos, aunque hay que ser capaz de conquistarlo. ¿Para alcanzar un objetivo hay que arrimarse? -Andrea, Julia, Jesús. -María José. -Son los tres pilares de mi vida. Y Jesús es el fiera de la familia. -Otro pilar importante en mi vida. ¿Por qué se hizo torero? Correcostas -El toro de mi alternativa. El sueño cumplido. ¿Sin qué le faltaría el aire? -Sin mi familia. -He sido muy constante; por lo tanto, la colección entera de Rocky, de Silvester Stallone. -Ponga un título a la película de su vida. -Los toros le han castigado fuerte, pero la cornada más grave la sufrió en un accidente de tráfico. -Lo que no me han hecho tres mil toros, me lo hizo un coche en diez segundos. Los toros me han partido arterias y músculos y he sufrido dolores infernales; sin embargo, lo del accidente no tuvo nada que ver. -Marcó un antes y un después. -Nadie sabe lo mal que lo he pasado. Me replanteé la vida con 27 años. En esos momentos torear me daba igual; yo lo que quería era caminar y vivir. Claro que, en cuanto me pude mover, me probé. Y un 10 de agosto, sin decírselo a nadie, con un sol abrasador y en calzonas, me puse delante de un toro. -En mi casa constantemente hay fotógrafos. Los veo en tiendas de campaña, en verano a cuarenta y seis grados, en invierno a tres grados bajo cero. Y me pregunto: ¿Para qué? Cuando se acercan con respeto, los atiendo; el que no me gusta es el tocahuevos. Algunos se pasan de la raya. ¿Le cuento una anécdota? -Un día veo cuatro autobuses pitando en mi finca. Y le pregunto a un conductor: ¿Qué quieren? Y me dice: Vamos a meter los autocares para que se baje la gente Éste es un recinto privado le contesto. Y me enseña un folleto que ponía: visitas turísticas a la finca de Jesulín. ¡Si nadie había hablado conmigo! Le pedí que me llevase inmediatamente al lugar en el que vivía el caradura. Resulta que era un restaurante que invitaba a comer, con visita incluida a mi finca. Le dije al autor del invento que lo iba a llevar al cuartel, y éste se quería morir; me ofrecía de todo. -Además de arrastrar procesiones de gentío a la plaza, su finca parece un lugar de peregrinaje. Dios, puedo contarlo, torear y saborear lo obtenido. que encontrar el temple en el albero, sino también en la calle... -A mí no me marca directrices nadie. El único que podría dármelas es el toro, y éste no habla... A mí la prensa rosa sólo me ha dado quebraderos de cabeza. Si le debo algo a alguien es al toro, que es el que me puede dar y quitar todo. Con los de la prensa he sido muy espléndido a cambio de nada. -Adelante. ¿Siente que ha pasado los límites? ¿Ha visto la muerte de cerca? -Cuando el accidente, sí. He superado pruebas muy gordas. -La verdad es que sí. Me he agobiado muchas veces, porque me he visto reventado. Cuando estaba debajo del coche, consciente, y me pusieron el papel dorado, me quería morir. Trataba de quitármelo y daba patadas. Estuve cincuenta días amarrado de cabeza a pies, sin saber si era de día o de noche. Gracias a -El llamado cartel mediático del que suele formar parte es sinónimo de lleno y, por lo tanto, de euros. ¿No se replantea afilar por algún año más la espada? -No, todo tiene un principio y un final. Y ya es el momento de disfrutar completamente de mi mujer y mis hijos. -Lo cierto es que, de aprovechar esa coyuntura, hubiera cogido una tajada beneficiosa. Pero el dinero no lo es todo en la vida. He antepuesto mi amor y mi respeto por la Fiesta de los toros. Lo que me he ganado ha sido con la espada y la muleta, que es lo que mejor sé hacer. -Podría usted ser aún más rico... -Ahora que se va, elija el paseíllo de su vida. Jesulín de Ubrique, durante la entrevista -Parece que no sólo ha tenido -El mejor paseíllo de mi vida fue el día que me casé con María José.