Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 MADRID www. abc. es madrid LUNES 13- -8- -2007 ABC Los narcos colombianos controlan ya el 80 por ciento del negocio de la cocaína Las redes españolas están siendo absorbidas ante la fuerte competencia por el control del mercado CARLOS HIDALGO MADRID. El negocio de la droga en la Comunidad de Madrid es una tarta siempre con las mismas porciones. Quien más pelea su sitio es el que se lleva el mayor trozo. A falta de estadísticas oficiales, los expertos en la lucha contra el tráfico de drogas en Madrid calculan que los grupos colombianos controlan aproximadamente el 80 de esta actividad delictiva, en detrimento, especialmente, de los tradicionales grupos de españoles. Tanto es así, que son muchas las redes españolas que han sido absorbidas por los colombianos para no perder su presencia en el mapa de la droga de la región, especialmente en el de la cocaína, según los investigadores. Los otros grandes puntales de estos negocios lo conforman los clanes gitanos y el menudeo de los magrebíes, además de otros grupos menos importantes. Por lo general, la cocaína entra por vía aérea o por barcos y contenedores, a través del mar. Cada clan funciona de una manera propia. Es común en los colombianos que sea primero uno el que llegue a España y se asiente en Madrid. Pasado un tiempo, viene otro familiar o paisano, normalmente con 1 kilo de cocaína, y, a través de otro que está en Colombia, hace que lleguen las demás mulas Así, el contacto que tiene en España al llegar, en numerosas ocasiones, controla una pequeña cocina o laboratorio donde adultera el polvo blanco y le da salida al mercado: sabe cómo cortarla, dónde adquirir la sustancia para adulterarla, quién puede vender la droga y en qué locales. Si por algo se caracterizan estos grupos es por la cercanía familiar o de origen de sus componentes. En cuanto a los correos de la droga, en ocasiones boleros que meten cargamentos en sus cuerpos y viajan con ellos desde Colombia a España para introducir la sustancia en nuestro país, también se llevan su parte del negocio: la remuneración por su participación ronda los mil euros en los últimos casos detectados, y los hay expertos, que siempre están cuando se les necesita. MAPA DE LA DROGA A 6 de la droga, según fuentes policiales. Alcobendas M- 50 Monte de El Pardo 2 2 Majadahonda Las Rozas M- 40 M- 30 2 Pozuelo M- 30 Madrid Chueca S. Fernando M- 30 Boadilla del Monte 2 M- 50 M- 40 3 Carabanchel Coslada M- 40 M- 50 M- 45 3 Usera Lavapies 1 Alcorcón Villaviciosa 14 1 Villaverde Getafe 3 4 Vallecas Móstoles A 5 3 Leganés Fuenlabrada 4 4 Cañada Real 4 El Salobral Las Barranquillas M- 50 R- 5 Pinto 3 Parla Griñón A 4 San Martín de la Vega 1- Colombianos Cocaína 2- Españoles Éxtasis y cocaína También en el oeste de Toledo 3- Magrebíes Hachís y menudeo de pastillas y cocaína. Monopolio de la cocaína en Parla 4- Gitanos Heroína y en algunos casos, hachís Los últimos datos apuntan a que los boleros y correos cobran unos 1.000 euros por envío También hay prostitutas que trabajan en carreteras y que venden gramos de cocaína a clientes Los gitanos tienen conexiones con clanes turcos, kurdos e iraníes para que les abastezcan de heroína que venden Así es como los colombianos le han ido pisando el terreno a los españoles, el otro gran grupo que, tradicionalmente, se ha dedicado al tráfico de cocaína. En el negocio de la droga también existen, por tanto, unos terrenos repartidos. Por ejemplo, los colombianos cuentan con los distritos de Cara- banchel, Villaverde, Ciudad Lineal y la zona de Cuatro Caminos, en Tetuán. Los españoles, por contra, se dedican al menudeo en discotecas frecuentadas por españoles, de carácter más exclusivo. También hay presencia nacional en localidades de la zona Españoles, en la zona oeste oeste, como Pozuelo de Alarcón, Boadilla del Monte, Las Rozas y Majadahonda. Los colombianos, por contra, han hecho suyos los ambientes más latinos y, por tanto, sus zonas de marcha. Los colombianos son más simpáticos, gente agradable lo que les facilita las relaciones públicas en este mundillo En cuanto a los gitanos y quincalleros son, probablemente, los clanes más herméticos, más cerrados, y siguen al pie del cañón en lo que se refiere a la venta de heroína una sustancia que, lejos de un consumo marginal, está viviendo un nuevo repunte, según los expertos. El hábitat natural de la venta del caballo además de Usera, son los poblados chabolistas, aunque la Policía ha corroborado que tanto El Salobral como Las Barranquillas presentan una tendencia a la baja en cuanto a venta, mientras que cada vez cobra mayor protagonismo el llamado kilómetro 14 la Cañada Real Galiana, en Valdemingómez. Es una zona en la que ya sabemos que te expones a todo, incluso los compradores te sirlan, te roban, pero se vende mercancía barata y de buena calidad explican fuentes policiales. ¿Quiénes surten de heroína a los clanes gitanos? Contactan con una colonia importante turca, muy conocida en el mundo de la heroína, que tiene vínculos con una familia de gitanos. El mundo del caballo a diferencia del de las pastillas, por ejemplo, es muy cerrado y de pocos escalones. Además de los turcos, también les venden la droga kurdos y, en menor medida, iraníes, informan fuentes expertas. En cuanto a los magrebíes, su mayor negocio es el hachís, además del menudeo de pastillas de éxtasis y cocaína. Frecuentan la zona de Vallecas, Parla, Leganés y, sobre todo, el centro de la capital, en barrios como Lavapiés y Chueca. Pero también hay gitanos que se dedican a la venta del hachís, y suele tratarse de los hijos de vendedores de heroína que se han trasladado a los pisos de realojo de Vallecas. Por ello, las relaciones entre magrebíes y gitanos son malísimas, y de hecho se producen, en ocasiones, graves enfrentamientos. En el otro mundo, en el de la cocaína- -colombianos y españoles- ahí no hay discusión: Los clanes gitanos, heroína