Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 13- -8- -2007 Los socialistas navarros reclaman al PSOE un mayor margen de autonomía 11 da sobre la identidad del terrorista. Y es que los agentes españoles, con el visto bueno de las autoridades de Saná, trajeron a Madrid tanto perfiles genéticos como restos del coche bomba para su análisis. Ademas de recoger vestigios, hicieron una reconstrucción del atentado. La prueba arrancaba a las cuatro y media de la tarde del 2 de julio. A esa hora el grupo de turistas españoles- -trece- -había entrado en las ruinas del templo de la Reina de Saba. Tras permanecer media hora, los españoles se subieron a los cuatro todoterrenos, formando un convoy escoltado por un vehículo policial. Tomaron una vía secundaria que desde el templo desemboca en la carretera nacional de doble dirección que une las localidades de Mareb y Safer. Por ella, a una velocidad media, se aproximaba procedente de Mareb un Toyota pick up que, al llegar a la unión de las dos vías- -en el punto kilométrico 16- -dio un volantazo para introducirse en la secundaria y colocarse a la altura de segundo y tercer todoterreno de los españoles. Desde esa posición, el terrorista, de 21 años, activó la bomba alojada en la parte trasera del pick up Había sido confeccionada con TNT- -su marca aún no se ha determinado- abundante munición de artillería- -se han recuperado restos de granadas y obuses- -y dos bombonas de oxígeno que actuaron como reforzante. El Toyota del terrorista quedó partido en dos. El primer todoterreno de los turistas fue desplazado por la onda expansiva a 41,30 metros de distancia. Quedó totalmente carbonizado. El segundo cayó a 43,20 metros y también fue consumido por el fuego que provocó la explosión. El tercero se elevó Reconstrucción cuanto la localidad de Mareb es muy pequeña y puede decirse que casi todo el mundo tiene conocimiento de cuándo entran y salen los turistas que van a visitar el templo de la Reina de Saba, único punto de interés en la zona. Respecto a que los asesinados fueran españoles, los especialistas subrayan que el objetivo no era la nacionalidad, sino el hecho de tratarse de turistas occidentales. Es en lo que insisten por activa y por pasiva las autoridades yemeníes, cuyos servicios de Inteligencia detectaron conversaciones en las que se hablaba de un plan para atentar contra el equipo policial desplazado. En un primer momento se llegó a plantear la posibilidad de que el grupo abandonara el país, pero al final se optó por su permanencia. Por este motivo, el Gobierno yemení protegió a los ocho agentes de las Fuerzas de Seguridad y del CNI con un amplio dispositivo que le acompañó en cada uno de sus desplazamientos, especialmente en el realizado al lugar del atentado, en Mareb. Aunque el trayecto desde Saná se realizó en helicóptero, en la zona había desplegado un operativo de seguridad integrado por unos cien escoltas, vehículos blindados- -provistos con armamento de guerra- -y controles militares. Las informaciones apuntaban que el atentado contra el equipo español se podría cometer con coche bomba. El pasado miércoles, la Policía y el Ejército realizaron la primera operación contra la célula terrorista. Cuatro sospechosos murieron a tiros y, aunque en principio se creyó que había caído el jefe del grupo, Mahdi al Rieme, horas después las autoridades de Saná rectificaban para alertar de que el terrorista seguía fugitivo. Fácil información El primer coche del convoy de los turistas quedó convertido en un amasijo de hierros D. A. La célula está formada por terroristas que se fugaron el 3 de febrero de 2006 de la cárcel de alta seguridad de Saná La Policía Científica confirmó la identidad del suicida, de quien se hallaron piel y cabello en el pedal de freno Los investigadores también han identificado al terrorista que reclutó al autor de la matanza unos metros y cayó casi en el mismo sitio en el que se encontraba. El cuarto intentó salirse de la caravana, pero fue alcanzado y, al igual que el anterior, quedó siniestro total. El quinto, ocupado por los policías de escolta, resultó parcialmente afectado. Los policías yemeníes hallaron restos del primer y segundo vehículo hasta a qui- nientos metros de distancia del lugar del atentado, lo que revela la potencia de la bomba. El Toyota del suicida no llevaba matrícula, una práctica muy habitual en la zona de Mareb que, por su proximidad con Arabia Saudí, registra un intenso tráfico ilegal de vehículos y droga. El nombre de este último país aparece en las lí- neas de investigación debido a que las primeras indagaciones no descartan que la fuente de financiación del atentado que acabó con la vida de los ocho turistas españoles tuviera su origen allí. Sobre la preparación del atentado, todo parece indicar que los terroristas no contaron con muchas dificultades por