Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 40 TIRIOS Y TROYANOS BAJOS FONDOS DOMINGO 12- -8- -2007 ABC ALTOS VUELOS EN CUEROS Acerca del naturismo, decir que es actividad favorecedora de los respetos al prójimo por serlo también con el medio ambiente morbosidades y otras anomalías. De esta forma, el varón puede imaginar que, debajo de su cuerpo, anda la Venus de Milo y no la de Willendorf, que es lo que suele ocurrir en la mayoría de los casos. Y para las mujeres, tres cuartos de lo mismo, o sea, que cuando se lleven al catre al David de Miguel Ángel, y con un poco de imaginación y otro poco con el dedo, le peguen al fuelle como si anduviera encima el caballo de Espartero, equino de fama que, llegada la canícula en Madrid, se pone a sudar el bronce como lo más natural y a nadie se le ocurre tacharlo de grosero. EL ESTROPICIO NUDISTA Su arrojo resulta admirable y, sin embargo, triste, porque el del nudista no es un cuerpo desnudo, sino un cuerpo desvestido tar la toalla, su única fortaleza. Y se bañan a la intemperie con toda inocencia, no como los pajilleros que acuden a las playas nudistas para recibir el muy distinguido título de voyeurs lejos de los matorrales. Su arrojo resulta admirable y, sin embargo, triste, porque el del nudista no es un cuerpo desnudo, sino un cuerpo desvestido. Y no es lo mismo. Desvestirse es una actividad que requiere un método similar al trabajo en una sucursal bancaria. Allí acopia el contable caudales de infinito valor. Los cuenta, los recuenta y los cambia de caja fuerte; apunta los movimientos de forma sistemática y fría. Al final del día, hace el arqueo y se marcha. El nudista se desviste con los mismos gestos de indiferencia aprendidos: se quita la camiseta de una vez, la dobla y la echa a la mochila. Lo mismo hace con el pantalón que deja, en cambio, momentáneamente sobre la toalla. A continuación se despoja de los calzoncillos como si tal cosa, dedicándole al asunto cinco segundos. ¡Está sin ropa! Está sin ropa y se comporta como si no pasara nada. Se acaba de quedar en pelota picada el tío y pone la misma cara de aburrimiento que si hubiera terminado de desembalar una caja de mudanzas. Ni mira al tendido ni da una vuelta al ruedo ni nada. ¿De qué se preocupa? ¡Cielos! De meter los calzones bien dobladitos en un bolsillo de los vaqueros, los calcetines en el otro y guardar todo perfectamente plegado en la mochila. ¡Qué estropicio, virgen santísima! En ese atropello consiste desvestirse: en despachar malamente al cuerpo para atender a la ropa. Desnudarse, en cambio, es una ceremonia larga, compleja y repleta de mensajes cifrados, como todos los ritos religiosos. Y lo natural es solemnizarlo cuando uno ha cobrado conciencia de que el cuerpo humano ostenta una dignidad aristocrática: la de ser la obra de arte más antigua, pertenecer a esa estirpe dibujada por Leonardo, y esculpida por aquel modesto Miguel Ángel que sólo quitaba a la piedra lo que sobraba. Los que se desnudan bien, y sobre todo los que saben desnudar como Dios manda, aplican el arte de Buonarroti para deshacerse de lo que sobra. Con minuciosidad, pero sin método; con impaciencia, pero sin prisa. Su instinto de artistas los concentra en su obra y delegan las tareas irrelevantes en las lavadoras, porque cuando uno es Miguel Ángel no puede estar a sacudirse el polvo del mandil. Presentarse ante el mundo sin ropa es como hacer política de tierra quemada sobre la grandiosidad del cuerpo. Y no seré yo el Volterra que cubra con paños las figuras humanas en el Juicio Final de la Capilla Sixtina, porque no quiero pasar a la historia con el apodo de Il Braghettone, como aquél. Pero las obras de creación requieren una inspiración, cuya aparición es un misterio en todos los casos salvo en uno: al arte del desnudo se sabe que la musa llega vestida. Montero Glez Escritor Irene Lozano Escritora legados los calores, el pellejo rompe a sudar y la camisa se pega al cuerpo igual que una mortaja. Cuando esto ocurre, lo mejor es ponerse en pelota picada sin ningún tipo de miramiento. Quedarse en cueros, que es como nos trajeron al mundo, pues sobran ya calzoncillos, bragueros, calcetines y toda vestimenta por muy ligera que parezca. Y con este proceder, aprender la diferencia entre lo natural y lo grosero. Para quien no lo sepa aún, cabe aquí apuntar que, una cosa es el naturismo y otra, bien distinta, es la pornografía. Y aunque en el verano ambas cosas se confundan, entre ellas siguen existiendo notables diferencias. Acerca del naturismo, decir que es actividad favorecedora de los respetos al prójimo por serlo también con el medio ambiente. Por lo mismo, lo de andar en pelota picada, debería ser obligatorio en nuestras tierras cuando llega la canícula. Y que el baranda o la baranda de turno, pues en todo cargo ha de haber igualdad, anuncie por megafonía la buena nueva, igual que hacen con los toros. Se hace saber, a los residentes que, con motivo de los meses de verano, es obligatorio, y durante las horas del día, salir a la calle en pelota picada, así como asistir al trabajo de la misma forma, ya sea en la carnicería, en el andamio, en la estación de trenes, etcétera Y en este plan, los veranos tendrán garantizado el entretenimiento y el respeto al prójimo, ya sea durante un atasco o en la caja del Pryca esperando la cola. Además, con la práctica del desnudo común, se favorece la educación de los más pequeños. Y, se quiera o no, el asunto de los churumbeles siempre es un estímulo para poner en marcha iniciativas tan punteras como las que aquí se muestran. Qué mejor que acostumbrarlos, desde los más tiernos años, a ver en pelota picada a sus vecinos y vecinas. Qué mejor forma de prepararlos para cuando toque estudiar a la Venus de Milo o de Velázquez frente al espejo. Y así, y desde muy chicos, aprenderán que, para la civilización clásica, la representación del cuerpo humano había de estar en proporción áurea. Toda una simetría inventada para justificar la poca dotación del varón tradicional, la misma dotación en pulgadas que el Renacimiento devolvió al arte, exaltando al hombre a partir de un bloque de piedra. Y si el naturismo es actividad que se practica a la luz del día, la pornografía se ejerce por la noche y con luces de colores, aunque también puede ejercerse a oscuras y con los ojos cerrados. Consiste en estimular los sentidos a partir de L T iene el nudista un aire de caballero sin armadura y una vulnerabilidad tan convincente que desarma a cualquiera. Pasean ellos y ellas su porte apacible por la orilla del mar, sin temor al desaprensivo que puede entretanto asal- Una nudista contempla el paisaje desde la cubierta de un barco ABC