Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 40 1 Extremos del puente CULTURA Y ESPECTÁCULOS 2 3 El tramo central gira DOMINGO 12- -8- -2007 ABC INSTALACIÓN DEL PUENTE EN EL GRAN CANAL DE VENECIA GRAN CANAL Barcaza Llegada de la barcaza Tras colocar los extremos del puente, la barcaza se aproxima con el tramo central Plataforma de ruedas Giro del tramo La plataforma de ruedas gira sobre sí mismo 90 grados y coloca el tramo transversalmente Estabilización Tras el giro se estabiliza la barcaza y se prepara el tramo para su izado Transporte del puente Recorrido de la barcaza con los tramos de puente Así ha quedado el puente Destino final 15,1 m 55,2 m 15,1 m Venecia Lugar de construcción 4 5 6 Gatos hidráulicos Izado del puente Potentes gatos hidráulicos elevan el tramo central del puente hasta una altura de unos 7 metros sobre el nivel de la barcaza Posicionamiento del tramo La barcaza avanza lentamente hasta alcanzar los dos extremos del puente situados en tierra firme Descenso del tramo central ABC Los gatos hidráulicos descienden y dejan el tramo sobre los extramos de las orillas, a continuación se enganchan los sistemas de fijación y el puente queda en su ubicación final Calatrava RAQUEL RINCÓN ras muchos años de expectación y polémica por parte de venecianos y turistas, el puente creado por Santiago Calatrava para la ciudad de los canales es ya una realidad tangible. Y es que ayer se logró ensamblar el arco central del mismo- -de 55 me- Completa su puente en Venecia T Para llegar al emplazamiento definitivo que hoy ocupa- -la plaza de Roma- -la estructura de Calatrava tuvo que pasar por debajo del célebre puente de Rialto ante la mirada expectante y angustiada de los venecianos tros de largo y 250 toneladas de peso- -después de sortear obstáculos que en muchos momentos llegaron a parecer insalvables. Así, para llegar al emplazamiento definitivo que hoy ocupa- -la famosa plaza Roma- -la enorme estructura del arquitecto español tuvo que pasar por debajo del célebre Puente de Rialto ante la mirada expectante y angustiada de millares de venecianos, que asistieron a la maravilla de cómo una gigantesca grúa con la ayuda de un remolcador era capaz de trabajar sobre el mítico, pero también demasiado angosto Gran Canal sin causar daños que hubieran sido irreparables. Tampoco resultó tarea fácil la colocación de los primeros fragmentos del puente, al tener que encontrar los puntos de apoyo adecuados, pues incluso el diario La Repubblica llegó a advertir del riesgo de hundimiento de las orillas por la presión que ejercería la estructura sobre el débil y fangoso terreno sobre el que está conformada Venecia. Sin embargo, más allá de malos augurios, parece que el puente del español- -de las increíbles medidas de 85 metros y 420 toneladas- -ocupará fi- nalmente el lugar privilegiado para el que fue- -hace ya demasiado tiempo- -pensado y que se constituirá como la primera obra arquitectónica posmodernista de Venecia, cuyos materiales estarán conformados por una estructura de acero, ornamentada con piedra blanca de Istria y cortavientos de cristal. Pero la obra del arquitecto valenciano, además de una función estética, resultará también una construcción funcional, pues no sólo constituirá un espectáculo iluminado para las noches venecianas, sino que servirá para unir la plaza