Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 40 www. abc. es cuarentagrados EMILI J. BLASCO DOMINGO 12- -8- -2007 ABC Carlos de Inglaterra El príncipe granjero ABC visita las tierras y los jardines de Highgrove, donde el Príncipe de Gales ha hecho de lo orgánico un reino. Cuando en 1986 decidió convertir la posesión en una explotación sin fertilizantes ni piensos químicos, se le tildó de extravagante ucestershire, no esté abierta al público. Baste, al menos, esta visita permitida a la prensa. Un letrero en la entrada advierte: Precaución. Usted está en una zona libre de GMO (Genetically Modified Organisms) El desvío de la carrera que viene de la población de Tetbury, en el sureste de Inglaterra, penetra entre algunos campos, pasa unos graneros y llega a una granja. Las gallinas corretean picoteando a su aire, y en un extremo hay sacos de ajo concentrado para esparcir por los cultivos con la misión de ahuyentar a los insectos, como sustitutivo de pesticidas. David Wilson es el capataz de la hacienda. Recibe a la expedición como sólo puede hacer un agricultor inglés, y además al servicio de la Casa del Príncipe de Gales: aunque vestido en traje de faena, lleva corbata y los puños de su camisa lucen gemelos. Extraña apariencia, sobre todo cuando luego nos lleva a ver ejemplares de Tamworth, una variante de cerdos excelente para bacon, y se pone a pasarles las manos por los lomos. Wilson, de 53 años, dirige los trabajos agropecuarios en las 364 hectáreas de Highgrove. La propiedad fue adquirida por el hijo mayor de la Reina en 1980. Primero fueron diez hectáreas y luego fueron sumándose las demás, todas en las inmediaciones de Highgrove House, la mansión de campo que constituye la principal residencia del Príncipe de Gales fuera de Londres, adquirida también entonces. s una visita recomendada para los escépticos, no tanto con la agricultura y la ganadería orgánicas, que cada vez hay menos, como con el Príncipe de Gales. Carlos de Inglaterra ha sufrido fama de excéntrico, pero en lo que afecta a cuestiones del campo hoy se le reconoce como profeta. Lástima que su granja de Highgrove, en Glo- E Duchy Originals Esta propiedad, en el Condado de Cornualles, posee un espléndido jardín ABC Cuando en 1986, el príncipe Carlos decidió convertir esa posesión, integrada formalmente en el disperso Ducado de Cornualles, la herencia con la que desde el siglo XIV cuentan los Herederos de la Corona para su manutención, en una explotación sin fertilizantes ni piensos químicos, fue visto como algo extravagante. Ni siquiera el propio Wilson sabía muy bien qué era eso de una explotación biológicamente sostenible. La adaptación a las nuevas