Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 11- -8- -2007 40 71 La emigración ha disminuido la nómina de artesanos de los sombreros, piezas únicas que en Europa o Estados Unidos pueden valer cientos de dólares ABC El país de las rosas La cerveza ecuatoriana de la que nos ha hablado Dorfzaun probablemente no pueda competir con la cerveza alemana, pero desde luego sí las rosas. Roberto Nevado, un español afincado en Ecuador y casado con una ecuatoriana, es el propietario de Nevado Ecuador donde cultiva rosas de altísima calidad en dos fincas situadas entre 2.750 y 2.950 metros de altitud, en Latacunga, a 140 kilómetros al sur de Quito, la capital de Ecuador. Roberto Nevado nos explica orgulloso: Las rosas de máxima calidad necesitan una altura determinada y sol. Sólo hay dos países con estas características en el mundo: Ecuador y Kenia. Es en Ecuador donde nacen las mejores, porque es aquí donde hay máxima fotosíntesis y máxima luminosidad. Kenia no tiene la infraestructura necesaria para hacer lo que hacemos nosotros. Nuestras rosas son las mejores del mundo por el tamaño de la cabeza y por el tallo. Además de que aseguramos la producción todo el año Este ejemplar empresario vende una amplísima gama de variedades, como la Anastasia o la Nicole En la sala de recepción de su finca, nos muestran algunos ejemplares de tallos gigantes. Hay embalajes de cartón con la leyenda en inglés: Porque el tamaño sí importa Al visitante español lo sorprende cuando afirma que el país del mundo que más rosas importa es Rusia. La clase adinerada que surgió tras la perestroika y el glasnost es una fuente considerable de ingresos para Ecuador. Esos nuevos ricos empezaron a comprar, sobre todo a partir de los noventa, un producto único A España también exporta mucho. Entre Rusia y España se concentra el 80 por ciento de sus ventas. Luego vienen Suiza y otros muchos países. Roberto Nevado, que se siente muy feliz y muy bien acogido en Ecuador, y que representa a los floricultores de este país, narra una anécdota sobre el éxito insospechado de las rosas: En la pasada feria de Holanda, la más importante del mundo, en noviembre, me vino un señor de Sudán interesado por mis flores ¿Pero no están en guerra? -le pregunté- Me indicó que aun con guerra, hay mucha gente que las compraría. Durante el almuerzo, Nevado anuncia una primicia mundial Su cocinera, adornando un plato típico ecuatoriano, ofrece rosas biológicas Las probamos y están muy buenas. Esto es un trabajo de años subraya. Roberto apunta seguidamente que está en negociaciones con El Bulli, el restaurante bandera de Ferran Adrià, parar tratar de interesar al gran chef en sus pétalos comestibles. Los turistas (alemanes, italianos, de clubes de jardinería de Finlandia, etcétera) se desplazan a este vivero, cerca del volcán Cotopaxi, para admirar el trabajo bien hecho de Roberto Nevado y de su gente. Sus rosas quizá no tengan todavía el renombre de los sombreros Panamá, que son, como decíamos al principio, los sombreros de Ecuador, pero de seguir por el camino que ha emprendido, con esta obra tan concienzuda, no nos extrañaría que lo lograra.