Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 40 CULTURA Y ESPECTÁCULOS SÁBADO 11- -8- -2007 ABC Autores asesinos La letra con sangre entra POR FÉLIX ROMEO K rystian Bala se ha convertido en una estrella mediática a raíz de su proceso criminal en Polonia. El escritor, que se había forjado en los blogs de internet, habla en su libro Amok por el que ahora está siendo juzgado, de un crimen del que podría ser culpable y del que conocía detalles de la investigación que no se habían revelado. Es un caso raro, pero el cine ya había dado cuenta de un homicidio real relatado en una novela. En Kika la película de Pedro Almodóvar, el escritor Nicolas Pierce aparece en una entrevista televisiva para hablar de su libro Me enamoré El filósofo Louis Althusser ABC de un farsante en el que cuenta cómo mató a su mujer. -Presentadora: Por ejemplo, su mujer, que en paz descanse, también murió como la de la novela, y su marido, en el libro, es escritor como usted. -Pierce: Sí, entre los escritores hay cierta tradición de matar a sus mujeres. -Presentadora: ¿Ah, sí? No lo sabía. -Pierce: William Burroughs, por ejemplo, le disparó a su mujer y Louis Althusser la estranguló William S. Burroughs estaba viviendo a comienzos de los años 50 en Ciudad de México. Un día, bastante borracho, tuvo la ocurrencia de jugar a Guillermo Tell con su mujer, Joan Vollmer. No sé si le colocó una manzana en la cabeza, pero sé que allí apuntó y disparó, causándole la muerte. El autor de Yonqui siempre la consideró una muerte accidental y algunos investigadores forenses también aceptaron esa versión. Pasó unos cuantos días en la cárcel y después se largó, aprovechando la corrupción y su ciudadanía estadounidense. Unos cuantos siglos antes, en 1606, pero también en México, el poeta Juan de Gaviria, un mestizo de Tlaxcalilla, asesinó a puñaladas, ofendido en su honor, a su infiel esposa, a escasos ocho años de haber contraído matrimonio. El proceso fue largo, pero la pena escasa: sólo fue condenado a pagar 50 pesos y a un destierro de seis meses. Contó su crimen en unas décimas a Marta de Rentaría, que no consigo encontrar en ninguna antología ni en internet y que ahora me encantaría poder transcribir. Sobre su proceso han escrito los investigadores Joaquín Antonio Peñaloza y Alejandro Espinosa Pitman en Causa criminal de la Real Justicia contra Juan de Gabiria. Primer poeta de San Luis de Potosí. El filósofo Louis Althusser también mató a su mujer, Hèléne, estrangulándola en 1980, y también salió más o menos impune: los expertos psiquiatras dictaminaron que había cometido el crimen en un estado de locura y eludió el proceso penal, y la cárcel. El caso del escritor Juan Pe- Bala define su novela como pura basura pornográfica La novela Amok de Krystian Bala, puede conducir al escritor a la cárcel, si los magistrados que lo juzgan dictaminan que relató en ella un asesinato que cometió en la vida real. El homicidio se cometió el 13 de noviembre del 2000, cinco años antes de aparecer la novela, que llamó la atención de la policía porque en ella se describía un asesinato idéntico a otro real que no había sido resuelto. La víctima, Dariusz J. de 35 años, había sido torturado antes de morir, detalle que describía la novela. El asesino lo ató de tal manera que el más mínimo movimiento hacía que se apretase la cuerda que tenía alrededor del cuello, asfixiándolo cada vez más. Pese a las investigaciones, Bala, conocido filósofo y trotamundos de Wroclaw, parecía tranquilo. Al preguntarle sobre lo que pensaba de su libro dijo que era un producto de la cloaca, pura basura pornográfica El problema es que la confesión de Bala es la misma que aparece en el libro, y los fiscales, pese a todo, no tienen plena seguridad de que no se trate de una fantasía. y de ahí al duelo. Se celebró en las orillas del Ebro. Barcelona fue herido y murió días después. Benigno Varela, que justificó en muchos de sus libros su crimen, como en Yo acuso ante S. M. siguiendo una línea de defensa a la manera de Zola, pasó una temporada entre rejas pero también se libró pronto del presidio para seguir defendiendo con uñas y dientes, y hasta el final de su vida, la monarquía. Unos años más tarde, el 2 de marzo de 1923, el escritor bohemio Alfonso Vidal y Planas disparó a quemarropa al escritor Luis Antón del Olmet, que era su socio, en el Saloncillo del Teatro Eslava de Madrid. Las causas del crimen no se conocen con exactitud, pero parece ser que en el mar de fondo buceaban asuntos amorosos. En 1907, y en Inglaterra, murió Bertram Fletcher Robinson. Era amigo de Arthur Conan Doyle, y algunos investigadores sospechan que el creador de Sherlock Holmes le envenenó para apropiarse de una novela que había escrito y que más tarde, y sin su nombre en la cubierta, ha pasado a la posteridad con el título de El sabueso de los Baskerville Este crimen sin resolver es una historia negra, que todavía gana enteros, en la línea de James M. Cain, si añado que Conan Doyle mantenía un romance con la mujer de su ¿amigo? Muchos escritores han participado en guerras, y seguro que más de uno ha tenido que matar para seguir vivo. Hace poco menos de un año, aparecieron unas cartas inéditas de Hemingway en las que se jactaba de haber asesinado a 122 alemanes, entre ellos a un SS particularmente descarado disparé tres veces, apuntando a su estómago. Cuando cayó, le disparé a la cabeza. El cerebro le salió por la boca o por la nariz, creo El caso de Krystian Bala, cuyo apellido lleva la muerte dentro, no ha sido el primero de un escritor asesino ni será el último. Lo que es terrible es su ausencia de culpa, su brutalidad, si realmente su libro relata en él cómo lo hizo. Segundo a segundo. Crímenes sin resolver Es un caso raro, pero el cine ya había dado cuenta de un homicidio real relatado en una novela dro Barcelona hizo correr ríos de tinta hace poco más de un siglo, en 1906: murió a consecuencia de las heridas de un duelo que libró con otro escritor, Benigno Varela. Varela era monárquico y Barcelona, mayor que él, activísimo republicano. Las puyas dialécticas en los papeles pasaron a roces en los cafés de Zaragoza, donde vivían,