Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Regàs y Martínez de Aguilar El ministro de Cultura, César Antonio Molina, afronta en su gestión patatas calientes como la Biblioteca Nacional y el Museo Reina Sofía, donde se prevén cambios a corto plazo Escritores asesinos El escritor Krystian Bala podría ser encarcelado como autor real del asesinato que narra en su novela Amok ABC repasa la historia de otros famosos autores asesinos La primera dama de Estados Unidos y su hija Jenna están escribiendo juntas un libro para niños que saldrá a la venta en la primavera de 2008 Laura Bush 61 todo, el Quo Vadis de Mervyn LeRoy (que inició el desembarco en el cambio de década) hacían grande su leyenda y la de Cinecittà, a pesar de que el ritmo de producción frenético y los mil y un problemas rocambolescos en los rodajes provocaban cosas como que se tuviese que filmar de nuevo el final de la catastrófica Cleopatra al verse claramente un avión cruzar al lado de las pirámides. Sin embargo, decir Cinecittà es decir Fellini, Visconti, Pasolini, Zeffirelli... Mitos del cine italiano cuyos genios y figuras Cierra bien la ventanilla que, como pase Visconti, me escupe dentro solía decir don Federico) acabaron por convertir en territorio mágico a aquel medio millón largo de metros cuadrados. Cinecittà era una fiesta, una celebración de un cine irrepetible donde cabía desde el neorrealismo más crudo del Paisà rosselliniano a la exuberancia canalla de La dolce vita santo y seña del estudio (y de más de una vida) por los siglos de los siglos. Pero todo lo que sube tiene que bajar y, a partir de los 60 y 70, y con el permiso de algunas obras maestras de Sergio Leone, Cinecittà mengua su radio de acción centrándose en la pingüe televisión, mientras que los cineastas preferían rodar en los económicos países del Este huyendo de las dentelladas fiscales y burócratas que les soltaba el gobierno italiano. Así, en los 90 Cinecittà fue privatizado y, cuando todos pensaban en una misa de réquiem, su orgullo le hizo renacer de sus cenizas: en el 94 se filmaron 37 películas en sus muros, 42 en 1995 y 70 en 1996. El nuevo siglo tampoco empezó mal con el rodaje de megaproducciones como La Pasión de Cristo de Mel Gibson o Gangs of New York de Scorsese, además de perlas novísimas como Life Aquatic de Wes Anderson o ambiciosas teleseries como Roma en cuyos decorados se cebó el incendio del otro día. Pero si precisamente la Ciudad Eterna es famosa por morir y resucitar mil veces, ¿alguien duda de que Cinecittà no hará lo mismo? La nave seguirá yendo, aunque sea a la pata coja y churruscada. Resurrección brillante Un bombero intenta apagar el incendio que afectó a parte de las instalaciones de los famosos estudios italianos EPA Las míticas películas Ben Hur (izq) y Quo Vadis (dcha) fueron rodadas en los escenarios de los estudios Cinecittà ABC Más información en: http: www. cinecitta. com