Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 INTERNACIONAL www. abc. es internacional SÁBADO 11- -8- -2007 ABC Los padres de Madeleine piden pruebas a la Policía sobre la muerte de su hija Tras cien días sin noticias, el matrimonio McCann considera ridículas las sospechas que desde los medios portugueses les incrimina en su asesinato BELÉN RODRIGO CORRESPONSAL LISBOA. Hoy se cumplen cien días de la desaparición de Madeleine McCann. Sus padres confían en encontrar a la pequeña de cuatro años con vida y consideran ridículas las sospechas que últimamente han aparecido en la Prensa portuguesa sobre su posible implicación en la hipotética muerte de la niña. Piden además a la Policía lusa que les muestre pruebas oficiales que confirmen la muerte de su hija. Se niegan a pensar que no volverán a ver a Maddie con vida, al menos hasta que alguna prueba concreta les haga cambiar de opinión. Gerry y Kate McCann aceptaron comparecer ante las cámaras de televisión para hablar de los últimos acontecimientos, coincidiendo con los cien días que se cumplen hoy del triste suceso. Primero hablaron para tres cadenas británicas, el jueves por la tarde, y el contenido de la entrevista fue divulgado en Portugal ayer por la mañana. Horas después, el matrimonio McCann recibía en una vivienda privada de la llamada Meia Praia, en Lagos, a otras tres televisiones lusas: RTP, SIC y TVI. Imágenes que fueron reproducidas de forma reiterada durante todo el día. Más serios que en otras ocasiones, aparentemente tranquilos aunque molestos por los últimos acontecimientos, el matrimonio respondió a las preguntas de los diferentes periodistas acreditados, aunque sin dar a conocer públicamente, como en anteriores ocasiones, quién fue la última persona que vio a Madeleine con vida. El contenido de todas las entrevistas es similar y se centra en los últimos datos que han aparecido en la investigación. El padre de Madeleine, Gerry McCann, fue muy claro al explicar que no aceptaré la muerte de Madeleine hasta que existan pruebas concretas de ese acto El matrimonio inglés dice desconocer pruebas que indiquen lo contrario, y considera que como padres, tenemos el derecho de saber si hay algún dato nuevo Creen que sería completamente injusto que en caso de existir tales pruebas, ellos no hubieran tenido conocimiento de las mismas. Por eso se empeñan en seguir haciendo todo lo que está al alcance de su mano para encontrar a su hija. No se fían de las fuentes anónimas que en los últimos días han aparecido en los medios de comunicación portugueses y únicamente confían en lo que la Policía les va comunicando a lo largo de toda la investigación. Preguntados sobre los restos de sangre encontrados, Gerry aseguró que sería sorprendente que fuese sangre de Madeleine y que únicamente se haya encontrado ahora, tanto tiempo después No entienden de dónde proceden las noticias sobre la muerte de su hija: no tengo la menor idea de dónde surgen. Hicimos y hacemos todo lo que podemos para encontrar a Madeleine viva. Hubo búsquedas en el apartamento, en un área enorme del terreno y no hay ninguna prueba de que esté muerta. No podemos aceptar que Maddie esté muerta hasta que haya una prueba definitiva subrayó su padre. Están extremadamente do- Restos de sangre El matrimonio McCann, durante la entrevista que concedieron ayer a la televisión portuguesa AP Los McCann descartan volver al Reino Unido y permanecerán en Portugal a la espera de noticias B. RODRIGO LISBOA. Para el matrimonio McCann, salir de Portugal y regresar a su vida en Inglaterra está totalmente fuera de cuestión. Ambos creen que pueden ser necesarios para el desarrollo de las investigaciones y han optado por hacer una vida todo lo normal que pueden en el Algarve junto a sus dos hijos, Sean y Amelie. ¿Hasta cuándo? Es difícil saber, todo dependerá de cómo transcurra la investigación. Pero en caso de que Madeleine no regrese, Gerry imagina que algún día regresaríamos a casa Desde hace un mes están con un permiso sin vencimiento en sus respectivos trabajos y viven de los donativos que reciben. Emocionalmente no se encuentran preparados para salir de Portugal. Saben que están sujetos a una fuerte presión por los medios de comunicación, tanto portugueses como británicos, pero desde el principio han pensado que a través de ellos podrán encontrar a su pequeña. Se consideran dos padres y personas normales, aunque saben que se trata de un caso sin precedentes, la primera vez que la desaparición de una niña moviliza a todo el mundo. Pero admiten que sin el apoyo de familiares y amigos, que les animaron a realizar todas estas acciones, nada hubiese sido lo mismo.