Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 11 s 8 s 2007 ESPAÑA 21 Náufragos de crucero Un barco español, con 500 pasajeros de vacaciones, rescató ayer a catorce inmigrantes en alta mar, a 60 millas de Malta. Era el segundo cayuco que encontraban en dos horas; otros desaparecieron. Malta aceptó esta vez que desembarcasen en su puerto POR CRUZ MORCILLO MADRID. Era ya madrugada cerrada en el Mediterráneo- -las dos de la mañana- -cuando la tripulación del Jules Verne avistó el cayuco. El barco español con medio millar de cruceristas a bordo dispuestos a consumir sus vacaciones soñadas había zarpado horas antes del puerto de Trípoli (Libia) y su siguiente escala era Malta. Distaban aún unas 80 millas. La barcaza, sobrecargada pero estable, necesitaba ayuda. En su interior se hacinaban unos 250 africanos. Se mantenía a flote aunque no era suficiente. El Jules Verne se mantuvo pegado al cayuco durante seis horas para darle protección aunque nadie subió a bordo; el capitán avisó a las autoridades italianas y maltesas y así supo que buscaban al menos a otras tres embarcaciones clandestinas que habían dejado atrás el norte de África. A las ocho de la mañana, una patrullera de Salvamento Marítimo de Malta se hizo cargo del cayuco y el crucero continuó rumbo a La Valetta. No había avanzado ni veinte millas, con el pasaje ya desperezándose y dispuesto a desembarcar, cuando el barco tuvo que parar en seco. En medio del mar y de la nada, los restos de un naufragio. Un grupo de personas se sostenía a flote a duras penas: unas aferradas a los esquivos restos de una patera, las menos embutidas en un chaleco salvavidas y la mayoría a punto de hundirse sin más ayuda que su cuerpo. La ley del mar se impuso en cuestión de minutos. Mientras unos les lanzaban los chalecos del barco, otros arriaban los botes de rescate del crucero con varios miembros de la tripulación a bordo para ayudar a los aterrorizados inmigrantes a subir. El salvamento tuvo su dificultad. Las barcas fueron izadas con catorce náufragos rescatados. Los clandestinos insistieron desde el primer momento en que había decenas de compañeros de travesía desaparecidos. No sabemos cuántos viajaban en la patera, los testimonios no coinciden explicó a a ABC un portavoz de la compañía Vision Cruises propietaria del Jules Verne de ahí que el barco siga rastreando. En la zona destinada a la tripulación, los trabajadores del barco montaron un hospital de campaña para atender a los náufragos: desnutrición, deshidratación, quemaduras y mucho miedo, como siempre... Sólo una mujer tuvo que ser evacuada en helicóptero a un hospital de Malta por hipotermia. La mitad de los empleados del buque ayudaba a los trece inmigantes africanos restantes mientras la otra mitad cocinaba, limpiaba y repartía cerveza y refrescos en la cubierta. Los náufragos se preguntaban bajo las lonas por su futuro inmediato mientras otro medio millar de personas, casi todos españoles, apuraban sus vacaciones. Se intentó que la vida a bordo del barco no resultara alterada señaló un portavoz. Siete días de ensueño, Perlas del Mediterráneo desde Barcelona a Cerdeña, pasando por Túnez, Trípoli y Malta. Ayer debían haber pasado allí el día, pero se cruzó el naufragio en su travesía. Pasadas las nueve y media de la noche el Jules Verne atracó en el puerto de La Valetta. El barco tenía permiso, pero hasta última hora no autorizaron que desembarcaran los rescatados. Al final, no nos han puesto ningún problema las autoridades maltesas, que han aceptado a los inmigrantes al considerar que estaban en sus aguas territoriales en el momento del rescate señalaron fuentes diplomáticas. Había lógicas dudas, dados los antecedentes de este país en la acogida de náufragos. La última negativa hace dos meses motivó una queja formal de España ante la UE. El crucero tenía previsto esta misma madrugada pasada partir hacia Barcelona. El itinerario se verá modificado debido al tiempo empleado en el rescate de los inmigrantes y su posterior traslado a puerto, por lo que el crucero ya no hará escala en Italia, tal y como estaba previsto. Con los botes y la tripulación Los inmigrantes rescatados por el crucero español pudieron desembarcar anoche en el puerto de La Valetta AFP Caldera dice que el asentamiento de rumanos en la zona del trasvase Tajo- Segura no es ilegal Á. P. P. C. MADRID. Después de la polémica levantada por el asentamiento de rumanos en La Herrera (Albacete) el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, ha asegurado que éste no es ilegal Además, afirmó que las medidas de salud y seguridad en el entorno están garantizadas La Ley de Conservación de la Naturaleza de la Comunidad manchega, en cambio, prohíbe expresamente la acampada libre. Por este motivo, la Guardia Civil ha puesto 362 denuncias a algunos de los rumanos que se encontraban en la zona. Asimismo, el alcalde de la localidad manchega, el popular Pablo Escobar, considera discutible la afirmación de Caldera sobre la legalidad del asentamiento, informa Efe. El ministro había convocado la rueda de prensa para hacer balance sobre la actuación del Gobierno en el control de la inmigración. Así, anunció un descenso del 62 por ciento en la llegada de inmigrantes ilegales a España en lo que va de año respecto a 2006. De los 5.700 irregulares que consiguieron llegar, unos 4.500- -el 80 por ciento- -han sido repatriados. Las declaraciones del ministro fueron criticadas por el secretario ejecutivo de Economía del Partido Popular, Miguel Arias Cañete, quien calificó de triunfalista y alejado de la realidad el discurso de Caldera, a la vez que afirmó que el Gobierno carece de una política de inmigración estructurada y va improvisando medidas puntuales que suelen ser tardías e insuficientes Además, advirtió que las mafias siguen actuando en nuestro territorio De hecho, la Guardia Civil interceptó ayer a 51 inmigrantes cuando viajaban a bordo de una patera a tres millas naúticas al sur de Cabo de Gata (Almería) Críticas del PP