Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA La lucha antiterrorista SÁBADO 11 s 8 s 2007 ABC Edurne Uriarte EL ESCUPITAJO rimero la llamaron fascista y ladrona y después le pegaron un escupitajo. Pero la dirigente peneuvista Josune Ariztondo contestó, con una llamada a la concordia, que no hemos venido aquí a confrontar Después de guarecerse, eso sí, en un despacho, no fuera a ser que los enviados de ETA en Ondarroa acompañaran el escupitajo con una paliza. Ésta es la tragedia del PNV no sólo la responsabilidad. Los insultan y los amenazan, tienen casi tanto miedo como los que ocupan el centro de la diana etarra, pero ellos se humillan ante sus agresores. Es el retrato del centenario y noble partido del Jaungoikoa eta Lege Zarra burlado y pateado por sus retoños salvajes. Engullido por las bestias que ayudó a crear, su supuesta grandeza dilapidada en bochornos plegamientos a una banda de matones. El miedo del PNV a ETA es el aspecto más desconocido de la supervivencia terrorista. Un miedo matizado, pero miedo. Matizado, porque ellos saben que no están en el centro de la diana, que están en una esquina. Pero la esquina impone lo suyo en estos casos. Les gustaría creer que los hijos asesinos con los que conviven jamás osarán matar a sus propios padres. Pero no las tienen todas consigo. No sólo porque ya han asesinado al primo ertzaina o al tío empresario, sino porque nunca se sabe con los asesinos. Aunque sean tus propios hijos. Y no son capaces de deshacer la diabólica familia porque hicieron de ella una razón de vida y un negocio. Romperla sería acabar con una cosa y con otra. Expulsar a esos hijos de casa y ponerlos en la puerta de la comisaría supondría reconocer el lado oscuro de unos ideales, los grandes errores, la coresponsabilidad en los crímenes. Rectificar una trayectoria de vida, en suma. Y acabar, además, con el negocio del poder. Prefieren celebrar el Pleno encerrados en el cuarto de baño mientras los hijos destrozan el salón. De vez en cuando, los padres hacen amagos de poner orden. Josu Jon Imaz incluso amenazó con llevarlos a la puerta de la comisaría. Pero, de momento, siguen en el salón. Y los del cuarto de baño prometen dialogar, que esto es al fin y al cabo una familia, aunque esté un poco desestructurada. P Uno de los carteles en los que se anuncia la convocatoria del homenaje al etarra fallecido Pelopintxo TELEPRESS Del Olmo ordena a la Ertzaintza que impida el homenaje a Pelopintxo El Gobierno vasco autoriza el acto, pero advierte a los convocantes de que no podrán aludir a miembros de ETA ni exhibir anagramas de grupos ilegalizados NIEVES COLLI MADRID. El homenaje al que fuera jefe de finanzas de ETA, Sabino Euba Pelopintxo no podrá celebrarse. Así lo acordó ayer el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo. A petición de la Fiscalía, el magistrado ordena a la Ertzaintza que adopte las medidas necesarias para prevenir la presunta actividad delictiva y promueva la persecución de los delitos que pudieran cometerse o haberse cometido con ocasión de la convocatoria homenaje prevista para esta tarde a partir de las siete en la Plaza del Ayuntamiento de Amorebieta (Vizcaya) A la vista de los informes policiales remitidos anteayer por la Delegación del Gobierno vasco, existen indicios de que el acto público convocado es sintomático de una estrategia simbólica relacionada con la organización terrorista ETA y, por lo tanto, podría ser constitutivo de un delito de enaltecimiento del terrorismo. De hecho, Pelopintxo fue condenado por graves delitos y era un cabecilla de la banda. Además, la comunicación previa sobre la celebración del homenaje la realizó Urko Zabaleta Azarloza, alias Koreano vinculado a la organización terrorista Segi, declarada ilegal el pasado mes de enero e incapacitada, por lo tanto, para realizar cualquier tipo de actividad. A las instrucciones dadas por el juez Del Olmo, que al dictar el auto no tenía constancia de que el Gobierno vasco hubiera autorizado el acto, se ha unido la resolución que la Consejería de Interior del Ejecutivo autonómico comunicó ayer por la mañana a los convocantes. Les advierte de que no se podrán utilizar pancartas, lemas o eslóganes que supongan amenaza o intimidación o aludan a personas u organización terrorista así como de que no podrán participar mediante anagramas o textos organizaciones declaradas ilegales. Asimismo, les indica que la convocatoria puede suspenderse en el caso de que se aprecie la comisión de algún delito. Es decir, el Gobierno vasco permite la marcha, pero en unas condiciones muy concretas. Sobre este asunto se pronunciaron ayer desde los principales partidos políticos. La presidenta del Partido Popular vasco, María San Gil, denunció que el homenaje es algo absolutamente anormal democrática y éticamente hablando informa Ep. También desde el PP, el responsable de su área económica, Miguel Arias Cañete, apuntó que la decisión de Del Olmo es una buena noticia En su opinión, el Gobierno vasco lleva un verano que no quiere acatar la ley ni cumplir las sentencias (en referencia a la guerra de banderas) Pero ahora- -añadió- -tiene la obligación inexcusable de acatar lo dictado por la Audiencia Nacional y no debe dar cancha al terrorismo. Las víctimas se concentran contra el concierto de Soziedad Alkoholica EFE VALLADOLID. El Foro Burgalés de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo ha convocado para hoy, frente al Ayuntamiento de la localidad de Miranda de Ebro (Burgos) una acto de repulsa por el concierto que por la noche tiene previsto ofrecer el grupo vasco Soziedad Alcoholika. La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) ha anunciado que apoyará la concentración, a la que también acudirán representantes de esa asociación en Castilla y León. Durante el acto, convocado para el mediodía, se guardará un minuto de silencio y leerá un breve manifiesto. El grupo vasco Soziedad Alkoholika fue absuelto de un delito de enaltecimiento del terrorismo hace menos de un mes por el Tribunal Supremo, que consideró que por más repulsa social que merezcan sus canciones, tienen cabida en el legítimo ejercicio de la libertad de expresión El TS confirmó una sentencia de la Audiencia Nacional recurrida por la AVT.