Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 40 RICOS SOLEMNES VIERNES 10- -8- -2007 ABC Oleg Deripaska La maestría de vivir a la sombra del poder DIEGO MERRY DEL VAL s el hombre más rico de Rusia (revista Finance o tal vez el segundo, después de Roman Abramovich (revista Forbes En las magnitudes que manejan, la diferencia no sería en todo caso de gran cuantía, tan sólo un par de miles de millones de dólares. En algo sí ostenta Deripaska la primacía y es en ser a sus 38 años el más joven de los oligarcas rusos, la pléyade dorada que construyó sus fortunas en los caóticos años poste- E riores a la disolución de la URSS. Si hubiera que emplear una palabra para definir a Deripaska tal vez sería superviviente Hizo fortuna a la sombra de la Familia Yeltsin y no sólo consiguió sobrevivir a la purga de oligarcas llevada a cabo por Vladimir Putin tras su ascenso, sino que entabló unas excelentes relaciones con el nuevo poder y de amistad personal con el actual inquilino del Kremlin. Oleg Deripaska ha demostrado ser un superdotado en todas y cada una de las cualidades que necesita un gran tiburón para poder sobrevivir en las peligrosas aguas de la Rusia en transición: una indudable capacidad gestora, excelente olfato para los negocios, nervios de acero y, en no menor medida, inteligencia política. Esto último incluye la capacidad de limitar la propia ambición y adaptarse a los cambios en la élite del poder, lo que ha evitado a Deripaska compartir el destino de sus colegas Mijail Jodorkovski, Vladimir Gusinski o Boris Berezovski, en prisión o exiliados y perseguidos por el Kremlin. Oleg Vladimirovich Deripaska nació el 2 de enero de 1968 en la ciudad de Dzerzhinsk, en la sureña región de Gorkovskaya. Al igual que otros famosos oligarcas, su familia es de origen judío, circunstancia que emplean los antisemitas de Rusia para dar pábulo a la creencia, muy extendida entre amplias capas de la población, de la venta del país a los capitalistas hebreos. En la época de la disolución de la URSS, Deripaska era un aventajado estudiante de Física en la Universidad Lomonosov de Moscú, pero en 1990 ya se había lanzado a sus primeras aventuras empresariales. Con poco más de veinte años era director financiero de la Compañía Militar de Inversiones y Comercio, lo cual le facilitaría sus primeros contactos con el aún existente KGB, algo de enorme utilidad en su carrera posterior. En los años inmediatamente posteriores, Oleg Deripaska tomó contacto con el sector en el que triunfaría y del que con el tiempo llegaría a convertirse en rey el del aluminio. En 1992 se convirtió en director general de Rosaluminproduct, al tiempo que fundaba tres compañías dedicadas al comercio del preciado metal. Un año después, Deri- El rey del aluminio ruso Oleg Deripaska ABC Sobrevivió a la purga de oligarcas realizada por Vladimir Putin y entabló excelentes relaciones con el nuevo poder paska tomó parte en la privatización de la Compañía de Aluminio de Sayan y se convirtió en director general. El futuro oligarca supo esperar su ocasión y en 1997 llevó a cabo la primera de las acciones relámpago que lo proyectarían hacia la élite del poder económico. En una emisión por sorpresa de acciones, se hizo con el control de la empresa y expulsó a sus antiguos socios, uno de los cuales llegó a amenazarle con un lanzagranadas. Desde entonces, Deripaska nunca volvió a desplazarse sin una escolta armada hasta los dientes. Desde esta sólida plataforma, el joven empresario fue extendiendo lo que acabaría convirtiéndose en un auténtico imperio. La absorción consecutiva de varias empresas de aluminio dio lugar al holding Rusal, mientras su dueño ampliaba sus intereses a otros sectores, como la metalurgia, la aviación o la automoción (en 2002 compró a Abramovich su participación en la empresa automovilística Ruspromavto y ambos oligarcas se convirtieron en socios) Además, el ya joven millonario (en dólares) aseguró su vínculo con el poder vía matrimonial al convertirse en el año 2001 en esposo de Polina, la hija del poderoso ex jefe de la Administración Presidencial Valentín Yumashev, casado el mismo año con la hija de Boris Yeltsin, Tatiana. Aquellos años de cambio en el poder mostraron que a Deripaska y a Abramovich los unía algo más que los negocios, y que fue su habilidad para ponerse bajo el paraguas del nuevo poder encarnado por Vladimir Putin lo que evitó que cayeran en la cruzada emprendida por el nuevo presidente contra los oligarcas Deripaska no ha hecho más que medrar bajo el nuevo régimen, lo cual demuestra que al mismo no le molestan los oligarcas en sí, sino en función de otros factores. El año pasado, Deripaska fusionó su imperio con el holding SUAL (Compañía de Aluminio de Siberia y los Urales) para crear la mayor productora mundial del metal. En una excepcional entrevista concedida al Financial Times declaró: Yo no me veo como algo separado del Estado. No conozco otros intereses Tal vez la frase resuma todo... Más información en: http: www. forbes. com