Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 10- -8- -2007 40 Por Rosa Belmonte VERANO Y HUMO Laura Campmany 65 FACTOR 34 ABOGADOS DE VERANO Y FUSIONES CÓMICAS Hay humoristas de reconocido desprestigio que se hacen pasar por letrados. Y llevan azafatas de El precio justo para sus actuaciones. Mientras, ajenas a la tontería y a los biquinis, las galaxias chocan y se reproducen lgunos se empeñan en dar la razón a Ambrose Bierce. En dar autoridad a la segunda definición de abogado de su Diccionario del diablo A ver: Persona que tiene legalmente el derecho de desarreglar los asuntos de quienes no tienen la habilidad para fastidiarlos por sí solos Luego dicen que en verano no pasa nada. En verano se da la especie de los abogados de verano. Vamos, como si El Solitario no tuviera bastante con su persona, con el pulgar arriba o con sus blocs de Piolín para anotar planes malignos, que va y contrata (aunque cualquiera sabe qué hay detrás) al brazo menos listo de los Trillo (pero el más lampante de focos) La puesta en escena del presunto abogado de El Solitario ha sido insuperable. Y no estaba solo, contaba con la ayuda de dos azafatas que apenas llegaban al papel de embalar que tapaba, tachán, el folio manuscrito y ampliado del peculiar cliente (y que reposaba en un atril; el cliente no, el folio) Como Paris Hilton, de quien hemos visto su letra dando las gracias a una admiradora que se interesó por la rubia en sus tribulaciones, el atracador también tiene su carta (no sabemos si admiradores) A las azafatas les faltó, una vez desvelado el papelón, señalarlo como si se tratara de un escaparate de El precio justo La larguísima y vintage regla de madera con la que el abogado punteaba las frases también era para nota. Para quitársela y darle en el lomo. Bueno, y cuando dice que El Solitario trabaja por la libertad del pueblo español, que se compara con Curro Jiménez y que se está dejando unas patillas bastante grandes (anda, podrían ser por Elvis, ahora que se va a cumplir el 30 aniversario de su muerte, yo también me estoy preparando el tupé) O cuando asegura que le ha recomendado ir al mismo centro penitenciario donde está Rodríguez Menéndez, amigo y cliente. El abogado del foulard ha sido otro de los servicios mínimos pero bien publicitados de José Mariano Trillo (como la parricida de Santomera, entre otras joyas; el caso es que a la prensa le pudiera interesar el asunto) Para rematar el sketch, Trillo ha denunciado que a ROMANCE DEL SEBASTIÁN Este romance, señores, se lo voy a dedicar al político más breve, a la estrella más fugaz que ha cruzado el firmamento de la esfera electoral, como una de esas Perseidas que esta noche se verán. El fenómeno que digo- -ustedes se acordarán- -pudo verse a ojo desnudo y dio bastante que hablar, aunque no hayamos podido todavía averiguar cómo puñetas se llama, si Miguel o Sebastián. Como vino de la nada y a la nada fue a parar, no es mucho lo que sabemos de su trazado orbital: que el Presidente es su amigo parece un dato veraz. Parejamente nos consta que en nombre de esa amistad, Zapatero, que se pasa por el forro genital a algunas Federaciones y al partido en general, nos lo dejó convertido en alcalde potencial nada más y nada menos que de Madrid capital, y le dijo que ahí estaban, -digo yo que aún estarán- -El Retiro, Las Vistillas y la Puerta de Alcalá. No tardó ni dos minutos, el cometa, en aceptar. El hombre, como un meteoro, echó su cuerpo a rodar y lo mismo inauguraba los tiestos de su portal, que iba de túnel en túnel con la esperanza cabal de que alguno se inundara y poderse retratar. Pero lo más reseñable de su campaña estelar es la ocurrencia que tuvo de acusar a su rival- -pero chico, ¿qué me dices? ¿quién se lo iba a imaginar? -de mantener relaciones con fulanita de tal, lo cual que en un dirigente está realmente fatal. Se ve que los madrileños no supieron valorar ni tamaña inteligencia, ni tamaña integridad, y le dieron la alcaldía al Partido Popular, dejando al probe Miguel reducido a concejal. No tardó ni dos minutos en dimitir, Sebastián. Como dijo Alfonso Guerra: ¿y de qué dimitirá? A La Reina y Doña Letizia, a bordo del Fortuna en una imagen publicada por Hola su cliente (en la cárcel portuguesa donde se encuentra) cada cinco minutos le están tocando sus partes manualmente, y eso le molesta ¿Y qué quería, que se las tocaran a máquina? Menuda fusión cómica del par de dos. Mientras, en una galaxia muy lejana hay choques y fusiones cósmicas que van a dar lugar a otra diez veces más grande que la Vía Láctea. Va a haber que mandar a unos cuantos. Y aquí, entretenidos con un biquini (voz que no recoge HOLA HAIKUS POR SMS Los prismáticos acercan, las cámaras matan. El cormorán y la montaña son. Alfonso Armada Bierce) Me preguntaba un amigo que por qué eran importantes las fotografias. Porque es la Princesa de Asturias. ¿Y qué? Mmm, porque no se había visto a la Princesa de Asturias en biquini desde que lo es. ¿Y? Iba a pedirme el comodín de la llamada cuando vi un rótulo en un programa de televisión donde, por supuesto, se estaba hablando del asunto de interés nacional: Las fotos en biquini de Doña Letizia ofrecen una imagen saludable Acabáramos. Eran importantes porque estábamos preocupados por su salud. El programa no era Saber vivir claro.