Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 40 FOTOBLOG VIERNES 10- -8- -2007 ABC ASÍ NOS VEN Yuko Morimoto Profesora Cuando vuelvo a Japón, echo en falta un buen jamón ibérico Profesora de Lengua Española, es ya toda una experta en nuestro país LUIS MIGUEL GÓMEZ MADRID. Enamorada de la lengua española desde hace veinte años, Yuko Morimoto llegó del país del sol naciente a principios de los 90 con una beca y, sin enterarse, se quedó en España: Cuando me di cuenta, tenía más compromisos aquí En Japón se tiene una imagen mística de los españoles, un pueblo con una historia compleja, llena de dualidades: sol y sombra, gloria y miseria... Se cree que los españoles saben disfrutar la vida mejor que nadie, y también, precisamente por ello, que no son muy trabajadores Uno de los descubrimientos que más le llamaron la atención fue la firmeza en nuestros propósitos, lo que a veces les conduce una inflexibilidad que produce un encasillamiento ideológico poco deseable. La convivencia sería más agradable si esto no fuera así Las diferencias culturales pueden parecer enormes, pero la profesora Morimoto se ha adaptado bien, quizás por su debilidad por España y su deseo de integración. Al principio echaba de menos un buen sushi. Ahora, cuando vuelvo a Japón, lo que echo en falta es un buen plato de jamón ibérico Una vida dedicada a nuestro idioma. Encontré las dificultades propias de cualquier lengua. Tengo aún algunos problemas con la l y la r que no se diferencian en japonés. Gracias a Dios, mis alumnos españoles no necesitan que yo les enseñe a pronunciar... Quevedo, Delibes y Juan Rulfo son sus autores preferidos, aunque asegura atravesar una época poco literaria. De todas formas, y aunque parezca poco romántico, mi libro favorito es el Diccionario Panhispánico de Dudas de la Real Academia, una auténtica adicción, no puedo remediarlo AFP De la Vega entregó la Encomienda de Isabel la Católica a Les Luthiers La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, entregó en Buenos Aires al grupo Les Luthiers la Encomienda de Número de la Orden de Isabel la Católica: a Jorge Maronna, Carlos Núñez Cortés, Carlos López Puccio, Daniel Rabinovich y Marcos Mundstock, que expresó el orgullo por tan alta distinción y el cariño de España. De la Vega glosó la genialidad de Les Luthiers, y les agradeció que durante cuatro décadas han regalado una sonrisa inteligente ante la vida Para celebrar sus 40 años initerrumpidos de éxito de música y humor, Les Luthiers actuarán del 10 al 18 de octubre en Valencia Fernando Castro Flórez Aburrimiento on the road obredosis de mapa. Tras mis desafueros escatológicos me vuelco en la ruta. Mi madre llegó casi a aprenderse todos los carteles desde Plasencia a Madrid, cuando se cruzaba por el medio de Talavera de la Reina, cosa que era una completa tortura. Podía citar, con una memoria de elefante, los nombres de los pueblecitos más remotos, de los dentistas, las gestorías, los concesionarios de automóviles, los restaurantes de croissants petrificados, los garitos con provocadoras luces de neón. Saliendo de St. Louis me he concentrado, como Nicolas Cage en Next, para anticiparme, aunque sea medio segundo, a lo que se me ave- S cina. Union, Rolla, Lebanon, Marshfield y, en cumplimiento del déjà vu, otra vez Springfield. Caparros, socarrón profesional, quiere que vuelva a desplegar mi investigación sobre Homer Simpson pero, visto lo desolado de las calles, prefiero que sigamos carretera y manta. Al llegar a Joplin me ha dado por evocar a Janis, aquella cantante desmelenada y genial. En algún estrato sedimentario- arqueológico de mi adolescencia debe estar todo aquel frenesí cuando pensaba que el rock era algo diferente del marketing. Sin santiguarnos nos hemos empapuzado con dos hamburguesas en un antro a cua- tro millas de Miami. En esta ocasión, no sufro amnesia o disfuncionalidad topográfica; resulta que hay otra ciudad con ese nombre en el estado de Oklahoma. A ésta le falta de todo: el cubaneo, la playita, la corrupción y el morbo. La América profunda es, no exagero, un coñazo monumental. Cuando le dices a alguno de los paletos semi- fósiles que vienes de Nueva York, lo que replican, afectados de un rara reacción conductista, es really? Somos como extraterrestres que llegamos de la Meca del pecado, sonámbulos que esperamos encontrar magia y que, sin embargo, recogemos mugre en cantidades industriales. Mi compañero de fatigas me dice que no sea derrotista, que lo bueno está por llegar. Arizona es, en sus relatos espléndidos, la tierra prometida. No sé ni para qué he venido, bastaría con que él me lo hubiera contado todo, como le gusta, con detalles minuciosos, anécdotas inmensas y paletadas del mejor sentido del humor. Yo, tengo que confesarlo, abomino de los viajes. Mi padre, mi abuelo y varios parientes más se dedicaron al viaje: agentes comerciales, taxistas, gente curtida en la carretera. Si estudié filosofía fue, entre otras cosas, con la esperanza en que mi destino fuera el de Kant, esto es, no quería salir de mi ciudad. Me equivoqué de lleno. No dejo de pensar que lo mejor habría sido llegar en avión a Las Vegas y gastarnos allí todo el dinero que estamos desperdiciando entre maizales, tramos de carretera aburridísimos y poblachones destartalados. Al llegar a Tulsa he recordado que fue en esta ciudad donde se fundó en 1927 la asociación que promovió la construcción de la Route 66. Oil Capital of the World leo en un cartelón. Estoy, por tanto, en el centro de mi antigua obsesión. Tenemos que parar, inevitablemente, a llenar el depósito. Caparrós, preocupado con mi silencio circunspecto, exclama: Jander klander, what is name? Más madera, pisa el acelerador.