Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 MADRID VIERNES 10 s 8 s 2007 ABC Breves Desde Andorra Extraditan a un polaco acusado de matar a un empresario en 1999 Un ciudadano polaco, acusado de matar en 1999 al empresario Andrés Peñasco en Humanes, ha sido extraditado desde Andorra y conducido a la prisión de Soto del Real. Robert K. de 29 años, se dio a la fuga tras causar supuestamente la muerte del empresario. Fue detenido en abril al intentar pasar a Francia. En Guadalajara Hallan el cadáver de un hombre en el embalse de Bolarque El Grupo de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil localizó ayer en el embalse de Bolarque (Guadalajara) el cadáver del ucraniano A. K. de 48 años y vecino de Móstoles, desaparecido el sábado. El cuerpo se encontraba a unos tres metros de profundidad, atrapado entre dos troncos. Carretera de los pantanos El desdoblamiento de la M- 501, ante el Tribunal Europeo La Comisión Europea ha acordado remitir la conversión en autovía de la carretera de los Pantanos (M- 501) al Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, por considerar que el desdoblamiento puesto en marcha por la Comunidad de Madrid ha incumplido la normativa europea Atrincherado El alcalde de Brunete media entre un vecino y la Guardia Civil El alcalde de Brunete, Félix Gavilanes, del PP, ofició de mediador entre la Guardia Civil y un vecino que se había atrincherado en su casa. El hombre debía pasar la noche en el calabozo por orden de la jueza, pero se encerró en su casa sobre las 18.30, hasta que el alcalde consiguió, a medianoche, hacerle salir. EL MADRID OLVIDADO tale za N Hor Cal le d eG éno Madrid en la época (zona ampliada) Belé n Calle de Barquillo Calle del Almirante Paseo de Re colet os Calle Alca lá Calle de Zorrilla 0 250 m 500 Calle de Felipe IV Calle de Alfons o XII Calle A lcalá Calle de Serrano Casa de tócame Roque va Plaza de Colón ABC CG. SIMÓN GODOY La Casa de tócame Roque A mediados del XIX, la villa siguió con interés el desalojo de un inmueble. Fueron tantos los líos, las peleas y las trifulcas entre vecinos y autoridad que pasó a la posteridad como la Casa de tócame Roque POR MABEL AMADO ILUSTRACIÓN: CG. SIMÓN MADRID. Aquella en que vive mucha gente y hay mala dirección y el consiguiente desorden Así define el Diccionario de la Real Academia Española una expresión ampliamente arraigada en el lenguaje popular madrileño, la Casa de tócame Roque ¿Pero a qué inmueble y a qué Roque se refiere? ¿Existieron realmente? ¿Qué historia sucedió entre sus paredes para traspasar la memoria colectiva y colarse siglo a siglo en la tradición oral? Situémonos en el tiempo. Día 23 de agosto de 1849. El Pleno del Ayuntamiento acuerda la demolición de la casa situada en la esquina de las calles Barquillo y Belén. El motivo no era otro que una obra necesaria en el planeamiento urbano que daría salida a la calle de Fernando VI. Sin embargo, un año después, todavía no se había hecho efectivo el dictamen ni habían comenzado los trabajos de ampliación. ¿Por qué? Rastreando en nuestro acervo descubrimos que la repercusión fue tal que hasta don Ramón de la Cruz inmortalizó la historia en el sainete La Petra y la Juana o el buen casero (La casa de tócame Roque) Incluso Mesonero Romanos se inspiró en la casa para uno de sus artículos que conforman Escenas Matritenses Y es que allí se vivió de todo, desde riñas a alborotos, pasando por pendencias, confusiones y oposición a la autoridad, por lo que no es de extrañar que hasta zarzuelas y seguidillas recordaran los sucesos. Retomemos de nuevo tan singular historia. Los vecinos de esta casa de vecinos, fea e insalubre como recuerdan las crónicas, consiguieron revocar la orden de demolición con no poco sutiles presiones. Sin embargo, un año después, la necesidad de ampliar la calle obligó al Ayuntamiento a firmar un segundo acuerdo para el derribo total de esta corrala, que incluiría, también, el desalojo de sus bajos. Se da la circunstancia de que allí estaban instaladas las herrerías más importantes de la villa en aquella época. Eran cerca de ochenta familias de chisperos- -tomaban el nombre de su trabajo en la fragua- -y ninguno de ellos dejaría su vivienda sin pelear hasta el final. Fueron sonados los enfrentamientos con la autoridad y los agentes del orden, entre ministriles y corchetes, hasta que, en septiembre de 1850, fue finalmente derribada. Entonces se pudo llevar a cabo la ampliación de la calle. Pero otra crónica- -o ya quizá leyenda- -nos lleva hasta una casa de tócame Roque algo más disipada y más de cien años antes, en el siglo XVII. Aunque recogía su título del santo del mismo nombre, Roque, en su interior y aledaños no se reunían feligreses precisamente... Hoy, una placa conmemorativa al final de la calle de Barquillo recuerda su primera historia. Chisperos En 1849 se acordó la demolición de esta casa, situada en la esquina de las calles Barquillo y Belén Un año después se hizo efectiva la orden, no sin antes soportar sonados enfrentamientos