Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 MADRID VIERNES 10 s 8 s 2007 ABC Así era Madrid hace 9 millones de años En el yacimiento del cerro de Batallones, paleontólogos descifran hoy sobre los fósiles cómo era el Madrid de hace nueve millones de años. Sus manos dibujan un reino de animales casi de fábula POR MARÍA PÉREZ FOTO CHEMA BARROSO MADRID. Madrid es territorio de tortugas gigantes, elefantes y rinocerontes. Es el dominio de tigres de dientes de sable que acechan en bosques cerrados y praderas a manadas de antílopes, mastodontes o cebras de tres dedos- -hypariones- En busca de alimento, animales parecidos a grandes vacas de cuatro cuernos- -jirafas sivaterinos- -marchan recelosas bajo la mirada de los carnívoros parientes del oso panda rojo y de aves rapaces. Es el reino de los grandes herbívoros y de sus depredadores. Ésta es la crónica que del Madrid de hace nueve millones de años cuentan los yacimientos paleontológicos del cerro de los Batallones, en Torrejón de Velasco. El último descubierto, Batallones 10, se encontró en abril. Y los hallazgos son muy prometedores para dibujar el retrato de Madrid durante el Mioceno superior. Sus arenas han descubierto el primer cráneo de hyparion hallado en la Comunidad y restos de cuatro o cinco jirafas. En apenas mes y medio hemos encontrado más restos de estas dos especies que en toda España afirma orgulloso Jorge Morales, director de las excavaciones. Pero hay más sorpresas. Entre los fósiles surgidos bajo el movimiento de brochas y pequeñas mazas está el de una tortuga gigante del grupo de las Galápagos. Con los restos, podemos reconstruir los animales y un poco del paisaje asegura Morales. Sobre tortugas y jirafas, los cielos monzónicos traían la lluvia en la estación más calurosa y la negaban en los meses fríos. Para beber, los animales se introducían en cavidades excavadas en el suelo por las aguas. Éstas acababan convirtiéndose en trampas de las que muchos no podían luego salir, Con los años, sedimentos rellenaron las oquedades y atraparon los restos. Así nacieron muy probablemente la mayoría de los yacimientos de Batallones, en opinión de Morales. Él es capaz de leer la historia en los huesos: A veces me da pena el bichito, un cachorro que se Atrapados por la sed Paleontólogos y estudiantes trabajan en los yacimientos del cerro de Batallones Hacer que los huesos cuenten su historia El trabajo sobre el terreno dura unas semanas en verano. Estudiantes e investigadores buscan con paciencia estoica en cada palmo de un terreno dividido en cuadrículas. Los fósiles se sacan en bloques y la tierra de alrededor se almacena en cubos. Otros la lavarán y examinarán buscando huesos diminutos, como dientes de roedores que sólo se ven bajo la lupa. El 12 de agosto, los yacimientos de Batallones se cerra- rán y cubrirán con poliuretano para protegerlos de las lluvias hasta el próximo verano. Comenzará entonces el trabajo de laboratorio. El de limpiar y estudiar los fósiles sobre la mesa, un trabajo tan largo que de Batallones, hoy sólo están analizadas por completo las piezas halladas en 1995. La paciencia, la recompensa la ilusión. La de quizás descubrir una especie nueva como para el paleontólogo Manuel Salesa; o simplemente, la emoción de descubrir un hueso que sale perfecto, como si no llevara allí ni dos días como se maravilla una estudiante de biología. A- 1 R- 5 A- 6 A- 4 2 Moraleja de Enmedio Fuenlabrada A- 2 A- 3 A- 42 A- 4 A- 4 Pinto A- 5 Humanes de Madrid AP- 41 Gózmez de Arriba Griñón Torrejón de la Calzada Cubas de la Sagra Valdemoro Parla E- 5 Serranillos del Valle A- 42 Casarrubuelos TORREJÓN DE VELASCO Ciempozuelos