Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN VIERNES 10 s 8 s 2007 ABC AD LIBITUM POLÍTICA ÍDOLOS DE LA CUEVA Y SEXOLOGÍA A crítica, cuando resulta inteligente y bien fundada, es el mejor incentivo para cualquier actividad. Ni tan siquiera necesita ser constructiva- ¿qué será eso? sino que, incluso cuando parece demoledora, empuja a la excelencia y contribuye a que todo funcione mejor. Es algo imprescindible en un país, como el nuestro, en el que, desde los ascensores a los trenes de cercanías pasando por las redes de suministro eléctrico o el cobro de las multas municipales, nunca sobra un letrero con el no funciona que muy bien podría sustituir al non plus ultra que reza en el escudo nacional. El problema reside M. MARTÍN en que la crítica exige traFERRAND bajo en su elaboración y talento y oportunidad en su emisión. Soraya Sáenz de Santamaría, secretaria de Política Local y Autonómica del PP, más voluntariosa que sutil, le afea al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero que sólo el 27 por ciento de los altos cargos de la Administración sean mujeres. Rara crítica es esa en la que lo cuantitativo se monta sobre lo cualitativo. Qué es lo que quiere la guardesa de turno en el veraneo del PP, ¿más mujeres como Magdalena Álvarez? El panorama que hoy nos ofrece el Gobierno no puede ser peor, ni más raquítico en logros ni más abundante en pifias; pero lo que le inquieta a la vocera popular es la hipocresía gubernamental en el cumplimiento de sus prédicas de paridad. ¡Toma nísperos! que diría el inolvidable Jaime Campmany, de cuya ausencia sólo nos consuelan los intencionados romances cotidianos de su hija Laura en estas páginas. A Sáenz de Santamaría, puesta a ejercer la oposición, ¿no debiera preocuparle más que entre las mujeres que ocupan cargos de confianza en el ámbito del Gobierno las haya tan recalcitrantes como Rosa Regás? La directora de la Biblioteca Nacional, después de alegrarse porque cada vez se venden menos periódicos ha rectificado su necedad y acotado el territorio de su gozo. Se refería, dice, a los periódicos de extrema derecha nada más Un notable caso de especialización prensofóbica incompatible con el pluralismo y el amor a la libertad propia y ajena. Además, ¿cuáles son los diarios españoles de extrema derecha? Yo no conozco ninguno. Entre los riesgos de quienes están en el poder y lo ejercen, o aspiran a estarlo y ejercerlo, no es el menor el dejarse tentar por el instrumento. A muchos termina por inquietarles más el mecanismo, el aparato y su estructura, que su función y efecto en la sociedad. De ahí un debate tan estéril como el que, como para espantar las moscas del verano, plantea la vigía en el puente de mando del PP. Algunos aspiramos a ser ciudadanos en un país que funcione y lo haga con el mínimo coste posible. Confundir la política con la sexología es, aunque ya nos hayamos acostumbrado, una innecesaria fruslería. Debe ser muy duro emitir un mensaje propagandístico diario en estos días de agosto, pero también lo es recibirlo. TE QUIERO, LUCY Un nombre de mujer: la clave para saber que Lucy OS más provectos de entre mis improbables lecto- -un individuo de poco más de un metro de altura, 29 res recordarán aquella serie prehistórica de telekilos de peso y presumible aspecto de chimpancé- -visión a la que le he robado el título de este artícuera una hembra, fueron los huesos de su pelvis. Y lo lo. La protagonizaban la estupenda Lucille Ball y su más importante del descubrimiento, lo que provocó marido cubano Desi Arnaz, que formaban la pareja de que del uno al otro confín los científicos creyeran que Lucy y Ricky Ricardo en aquel disparatado show en el habían encontrado a nuestro más antiguo antecesor que prácticamente hacían de sí mismos. La serie, uno era que aquel ser, a diferencia de los simios evolutivade los éxitos históricos de la televisión norteamericamente cercanos, ya no caminaba (siempre) a na, se centraba en los desopilantes embrollos en cuatro patas, sino que, como evidenciaban las los que se metía Lucy por empeñarse en facilicaracterísticas de su rodilla, caminaba erguitar con sus brillantes ideas el trabajo de su mado. Como usted y como yo. rido, un empresario del espectáculo. Vista con A mí, qué quieren que les diga, me encantacierta perspectiva, Lucy, que era mucho más ba la idea de proceder remotamente de Lucy, imaginativa y audaz que Ricky, podría ser conuna hembra de pelo en pecho que salía cada masiderada una feminista que aún no había salido ñana a buscarse la vida y que- -quiero imagidel armario. nar- -competía favorablemente, a pesar de su Me he acordado de la serie al enterarme por MANUEL pequeñísimo cerebro, con su (s) macho (s) cola prensa del alboroto que ha suscitado en bueRODRÍGUEZ mo haría millones de años después Lucy Ricarna parte de la comunidad paleontológica la notiRIVERO do. Su aspecto probable- -que he contemplado cia de que los frágiles restos del australopithealguna vez en el didáctico diorama de los australopitecus afarensis AL 288- 1, más conocido por Lucy, van a sacos en el Museo de Historia Natural de Nueva York, lir de su cámara de seguridad del Museo de Historia Nadonde se muestran las reconstrucciones de indivitural de Addis Abeba para emprender, junto con otras duos de su horda- no era precisamente sexy. Pero en valiosísimas reliquias, un tour de varios meses por disus ojos de cristal el artista había infundido un no sé versas instituciones estadounidenses. Algunos prestiqué de prehumano con un punto de fascinante nostalgiosos museos norteamericanos, como el Smithsonian gia arborícola. y el de Historia Natural de Nueva York se cuentan enLa alarmante noticia de que esos delicados huesecitre los más críticos respecto a la oportunidad de mover llos van a tomarse unas vacaciones por tierras impeunos restos cuya antigüedad se calcula en 3,2 millones riales coincide en la prensa con otra que advierte de de años. que, después de estudiar 5.000 dientes pertenecientes Como se sabe, el segundo nacimiento de Lucy tuvo lua individuos separados un par de millones de años (engar el 30 de noviembre de 1974, cuando miembros del tonces no existía el ratoncito Pérez) quizás los euroequipo científico dirigido por Taieb, Johanson y Coppeos no procedamos, como hasta ahora se creía, de hopens encontraron en la ladera de un pequeño barranco mínidos africanos, sino de asiáticos. Quizás mi lejana del valle del Awash un número insólito de huesos y fragabuela- -a la que no dejan descansar en paz- -ya no mentos óseos pertenecientes a un solo individuo. La pesea la mítica Lucy etiópica, sino otra hembra más queña historia relata que cuando los descubridores readusta y oriental a la que me va a costar acostumbrargresaron al campamento con la buena nueva estaba some. Tengo la misma sensación que cuando me dijeron nando a toda pastilla el célebre tema de los Beatles Lucy quiénes eran los Reyes Magos. in the Sky with Diamonds. Y eso fue lo que le dio nombre. L L