Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 40 CULTURA Y ESPECTÁCULOS JUEVES 9- -8- -2007 ABC Miriam Díaz- Aroca, en el centro de la imagen, caracterizada como Lisístrata ABC Lisístrata en Mérida JULIO BRAVO isístrata es una mujer muy querida en Mérida, y no podía faltar en esta edición del festival, que ha vuelto su mirada hacia las grandes mujeres del teatro clásico. Con la puesta en escena de la comedia de Aristófanes, se rinde además homenaje al dramaturgo Manuel Martínez Mediero, que en 1980 estrenó en Mérida una versión del texto clásico, que es la que hoy vuelve a ponerse en pie dirigida (igual que entonces) por Antonio Corencia. El responsable del montaje asegura que la Lisístrata de Mediero pretende que la mujer deje de ser un objeto. Para esta nueva Lisístrata, la guerra es una forma de opresión que hay que abolir. La Lisístrata de Mediero no odia a los hombres, sino que pretende establecer entre hombres y mujeres una nueva relación basada no en el poder del primero, sino en la libertad mutua En la piel de Lisístrata, la mujer que inicia y encabeza la huelga sexual de las mujeres de Atenas, que se niegan a acostarse con sus maridos para protestar por las continuas gue- La rebelión de Miriam Díaz- Aroca L rras, está Miriam Díaz- Aroca, que asume el que define como el mayor reto de su carrera escénica, limitada hasta ahora a varias producciones musicales. Siento una mezcla de ilusión, de nervios, de respeto... -confiesa- -Y muchísimas ganas, una gran expectación por pisar ese escenario, por sentir la leyenda Lo que más atrae a la actriz madrileña de su personaje es su espíritu generoso. Es una mujer que se pone el mundo por montera sin preocuparse por las repercusiones machistas. Lo hace con convicción, sin ningún miedo, a pesar de que puede perder la vida. Es, además, un personaje lleno de ironía, que lanza dardos llenos de veneno constantemente a lo largo de la obra Si las mujeres mandasen- -dice la letra de la jota de Gigantes y cabezudos- en vez de mandar los hombres, serían balsas de aceite los pueblos y las naciones Miriam DíazAroca sí cree que el mundo en manos femeninas sería más pacífico. El gen violento lo tienen los hombres, tienen una predisposición natural hacia la lucha que no tenemos las mu- jeres La obra se ha tocado, dice la actriz, muy poco en esta nueva producción. Se ha actualizado, claro, porque hoy en día sería absurdo no relacionar lo que ocurre en la obra con la violencia de género, tan presente por desgracia en nuestros días. Es una obra que aboga por el fin de la guerra, por el fin dela violencia. Y lo hace con una base de ironía bajo la que se solapa la tragedia A pesar de las cargas de profundidad contra el género masculino, Miriam Díaz- Aroca nota la mano del hombre en la escritura de la obra. Sí se nota, aunque hay grandes cargas de sensibilidad, una mujer lo hubiera escrito de otra manera Aunque no quiere ser agorera y asevera que confía mucho en el ser humano, en sus habilidades y en su bondad cree Miriam Díaz- Aroca que hemos cambiado muy poco. Ha habido un progreso técnico, pero el avance en cuanto a valores es más bien escaso No obstante, insiste, a pesar del caos y del ruído que hay en nuestra sociedad, vamos conquistando poco a poco algunas metas Admite también que las propias mujeres tienen que ver en que se mantenga todavía tan viva la lucha de sexos. Debemos abandonar esa competitividad que tanto nos perjudica. No tenemos que dejar de ser mujeres para competir; no pasa nada por ser femeninas. Tenemos que ser conscientes de ello E insiste en que el hombre y la mujer formamos un equipo. Hay que dejar los guantes de boxeo en casa y ser conscientes de nuestras diferencias y nuestros puntos en común. Las mujeres somos como somos y los hombres son como son; no tenemos por qué cambiarnos unos a otros. Ésta es una sociedad- -añade la actriz- -muy conformista; nos distraemos con el ocio, sobre todo en las grandes ciudades, y así no somos conscientes de la insatisfacción en que vivimos y de las ganas de tener más. Deberíamos aprender a pararnos y a tomar las riendas de nuestras propias vidas; eso es, en el fondo, lo que quiere Lisístrata. Y hoy en día se puede encontrar a muchas Lisístratas en nuestra sociedad Más información sobre el festival en: http: www. festivaldemerida. es