Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 MADRID JUEVES 9 s 8 s 2007 ABC AL DÍA Manuel María Meseguer El Ayuntamiento plantará un millón y medio de árboles esta legislatura Ana Botella inauguró ayer la reforma del parque Olof Palme en Usera B. ROMERO MADRID. Cada madrileño contará con una zona verde a menos de diez minutos de su casa durante esta legislatura. Así lo aseguró la delegada del Área de Gobierno Medio Ambiente, Ana Botella, en su visita al parque Olof Palme, una zona verde de 46.000 metros cuadrados situado al sur de Madrid, en el distrito de Usera, que ha sido remodelado para hacerlo más accesible y seguro para los vecinos La zona de este parque que ha sufrido la reforma tiene una superficie aproximada de 9.560 metros cuadrados y está separada del resto del parque por la calle Cerecinos. Antes de la actuación del Ayuntamiento, éste era un espacio formado por unos altos muros de contención, que daban lugar a terrazas en las que se formaban unas zonas ocultas, que favorecían un uso no adecuado del parque. Además, el suelo estaba tan deteriorado que los caminos habían sido sustituidos de forma espontánea por otros trazados por el uso de los paseantes. Todo ello, unido a una iluminación escasa y un sistema de riego deficiente, habían ido dificultando su tránsito y el disfrute de los vecinos. Antes aquí había una cancha de baloncesto ocupada por bandas de inmigrantes, que se pasaban el día bebiendo y cobraban a los niños del barrio por pasar a jugar relataba una mujer que estaba ayer con sus nietos en el parque. Las actuaciones, en las que se han invertido 600.000 euros, han supuesto, entre otras cosas, la demolición de los elementos de contención existentes y accesos, la sustitución de los muros por taludes con plantaciones y de las escaleras por rampas y rampas italianas. También se ha dotado de ma- DISEMINADOS el mismo modo que los vascos de Bilbao, por poner un ejemplo, nacen donde les da la gana y así hallamos bilbaínos de Burgos, de Amposta o de Sanlúcar de Barrameda, los madrileños no pierden su identidad ni siquiera si se alejan del que ha sido su hábitat veraniego tradicional cual es las playas de Levante, entendiendo por tales todo lo que lame el Mediterráneo a la derecha y de Castellón hasta Algeciras. Durante años, especialmente en los largos y rijosos del landismo a los madrileños se les caricaturizaba con una prominente barriga cervecera junto a una escultura sedente en bikini a la que se llamaba sueca fuera cual fuese su país de origen. Era el sketch del madrileño y la maciza, que con tanto acierto estampó el Forges veraniego. Si se quería apurar más la caricatura se le hacía decir al del Foro Oyes y ya teníamos la escena. No digo que no siga el estereotipo campando a sus anchas, pero es probable que con los años el madrileño se haya salido del cuadro por la orilla contraria. Me explico. Desde hace tiempo vengo coincidiendo con gentes procedentes del centralismo mesetario en lugares insospechados e insólitos. La primera vez que vi a tres madrileños juntos lejos de Gandía fue hace una decena de años en Jujuy, la provincia argentina lindera con Bolivia. Allí, cerca de la Quiaca, a tres o cuatro mil metros sobre el nivel del mar, conforme se cruza el Trópico de Capricornio a la izquierda, andaba el trío de asueto mascando hojas de coca para la fatiga y admirando las laderas de los barrancos, teñidas de mil colores según el mineral dominante en el estrato. Más recientemente un oyes estentóreo me acarició el tímpano izquierdo mientras andaba yo embobado con la majestuosa bienvenida que nos escenificaba un cóndor de los Andes en la otra esquina del mundo, en el glaciar Perito Moreno cerca de las chilenas Torres del Paine. De entonces aquí no hay paraíso natural soñado o por soñar del que se encuentre ausente un madrileño, hasta el punto de que muchos tratan de disimular cuando escuchan a un oyes paisano tuteando a las cariátides de la Acrópolis. Del tópico cervecero- levantino se ha pasado al de turista del mundo. Un salto sin red. D Ana Botella visitó ayer el nuevo parque en Usera yor superficie a los paseos pavimentados, se han construido espacios de juegos infantiles y de gimnasia para mayores, además de una red de drenaje que permite dirigir los pluviales hacia la correspondiente red de saneamiento. Estamos muy contentos con la reforma. Antes decenas de individuos se atrincheraba aquí durante los fines de semana, estaban de juerga hasta las tantas y no podíamos dormir manifestaba una pareja del barrio. Según el Ayuntambiento, en la reforma del Olof Palme se han plantado 54 nuevos árboles, y se han respetado los que esta- AYUNTAMIENTO La polémica de los árboles El parque era antes una cancha de baloncesto ocupada por bandas que cobraban a los niños por jugar ban en buen estado. Además, la delegada aseguró que durante esta legislatura se plantarán más de un millón y medio de árboles en la capital. Sin embargo, el concejal socialista David Lucas criticó ayer la reforma del parque, según afirmó, ya que se han talado 400 árboles que no se han repuesto Se tienen que plantar muchos árboles. Sólo en el distrito de Usera tendrían que plantarse 8.000 indicó Lucas, pero sobre todo se tiene que hacer una política seria y planificada, y no sólo dedicada a la promoción política y personal de Ana Botella añadió. Durante su visita al parque, Botella anunció más actuaciones en este distrito, entre las que se incluyen la reforma del parque de Pradolongo y el desmantelamiento de la depuradora de La China. Ésta tuvo su importancia en su momento afirmó Botella, pero ya es hora de dar paso a nuevas instalaciones, como la de La Gavia, y construir en su lugar una zona verde que supondrá una mejora ambiental de la ciudad