Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 ECONOMÍA www. abc. es economia JUEVES 9- -8- -2007 ABC Los precios de los pisos en España ya suben menos que la media mundial El Commerzbank alemán cree que nuestro país reducirá al 1,5 su crecimiento en 2008 por la crisis inmobiliaria D. BLÁZQUEZ, Y. GÓMEZ MADRID. Los precios de la vivienda en España siguen subiendo, pero ya por debajo de la media de los 27 países más desarrollados del mundo, según se desprende de un informe publicado por la web inmobiliaria Global Property Guide El informe destaca que el boom global del mercado inmobiliario se mantiene, aunque las subidas son inferiores a las del ejercicio anterior, un 9,6 de media en el primer trimestre de este año, frente al 13,2 de 2006, y además los países que lo sostienen son diferentes. Así, las fuertes subidas de precios se están trasladando desde los países del occidente europeo hacia los del este y los asiáticos. Destaca el informe que en muchos países europeos, entre los que se encuentran España, Francia, Suecia, Irlanda, Grecia, Holanda, Suiza y Portugal, los precios de los inmuebles subieron en el último año a un ritmo inferior al del ejercicio anterior. El encarecimiento del precio del dinero en la zona euro, donde los tipos oficiales han pasado en menos de dos años del 2 al 4 es una de las causas que aduce el estudio para explicar este descenso. En el caso concreto de España, los precios de los pisos subieron en el primer trimestre de este año a un ritmo anual del 7,23 frente al 12 de 2006. El informe explica que, pese a los fatídicos augurios de un pinchazo inmobiliario, la expansión del sector, que comenzó en 1998, se mantuvo el pasado año, aunque a un menor ritmo. En los últimos nueve años los precios de los pisos han subido un 174 Argumenta el estudio que el boom inmobiliario que se ha producido en España tiene fundamentos económicos. El PIB español ha crecido en la última década casi el doble que el europeo; los tipos de interés reales han sido muy bajos; y el aumento de inmigrantes y el elevado número de divorcios han multiplicado la demanda de pisos. No obstante, justifica el menor crecimiento de los precios en estos últimos trimestres por la citada subida de los tipos de interés, así como por una posible sobreoferta, ya que entre 2003 y 2005 se iniciaron entre 600.000 y 750.000 viviendas. El peso de la inversión en construcción en el total del PIB nacional, sólo se ha superado en Irlanda, apunta el estudio. SUBIDAS EN EL PRECIO DE LA VIVIENDA Variación anual Letonia Canadá Reino Unido Francia Australia Irlanda España Estonia Estados Unidos Portugal Japón Israel -1,48- 3,88- 10,52 14,46 9,30 7,55 9,25 5,33 8,71 13,64 7,98 3,95 7,44 12,07 7,23 12,00 5,68 77,52 4,07 12,78 1,14 2,10 61,91 35,64 PRECIO MEDIO EN ESPAÑA Euros m 2 2006 2.955,00 2.316,80 1.990,50 1.677,80 1.451,20 Variación anual en %6,11 10,74 9,11 9,69 9,86 Madrid Cataluña Media España Andalucía Castilla y León Menos crecimiento Precisamente este frenazo que se espera en el sector inmobiliario ha llevado al banco alemán Commerzbank, a prever un frenazo en el crecimiento español. El Producto Interior Bruto (PIB) de España apenas crecerá un 1,5 en 2008 debido al fin del auge del mercado de la vivienda, la subida de los tipos de interés y la fortaleza del euro, que frena las exportaciones españolas apunta el Com- Primer trimestre 2007 Primer trimestre 2006 merzbank en su último informe sobre nuestra economía. Esta cifra, sin embargo, contrasta con el consenso del mercado, que augura un crecimiento del PIB del 3 con las previsiones de organismos internacionales como el FMI, la OCDE o la Comisión Europea, que prevén un crecimiento para España superior al 3 y con el propio Gobierno español, que acaba de cifrar su objetivo de crecimiento para el próximo ejercicio en un 3,3 La entidad alemana advierte de que durante los años de expansión inmobiliaria, el sector de la construcción ha llegado a representar aproximada- mente un 18 del PIB del país, y destaca que en los últimos cinco años casi una quinta parte del empleo creado estaba relacionado con este mercado. El banco estima una aguda caída de la inversión en el sector de la construcción que pasará de ser la locomotora de la economía española a ser una rémo- Fernando Fernández VERANO CUENTAS DE L A playa no es el mejor sitio para hacer números, pero el Banco de España ha publicado las cuentas del segundo trimestre y hay matices interesantes con los que entretener el ocio estival sin calentarse la cabeza en exceso. Crecemos mu- cho, al 4 pero menos que antes. Si midiéramos el crecimiento a la americana, habríamos pasado de una tasa del 4,5 en el primer trimestre a una más estable del 3,2 Por eso han sorprendido tanto los buenos datos de la EPA, aunque bien es cierto que los registros del INEM y de la Seguridad Social empiezan a mostrar el lógico agotamiento de la creación de empleo, que afecta más a los inmigrantes y quizás por eso esté subestimado en la EPA. Crecemos además peor, la inversión en construcción cae 5 puntos, y esto está solo empezando. Pero se desacelera también la inversión en equipo, como si las empresas empezaran a estar saturadas a pesar de que el Banco de España no percibe síntomas todavía de que estén reaccionando a los más altos tipos de interés. El consumo, y las importaciones, siguen desbocados, a ritmos impropios del final del ciclo económico, lo que no augura nada bueno y aleja un aterrizaje gradual. Para complicarnos un poco más la vida, los costes laborales unitarios, que inciden directamente en la competitividad, crecen al 3,1 casi un punto más que la inflación y que nuestros socios europeos. No creo que la moderación salarial se esté terminando, pero sin duda existen ya cuellos de botella en sectores con casi pleno empleo en los que los trabajadores cualificados han recu- perado su poder de negociación, y lo están utilizando. Estaría muy bien si el mercado de trabajo fuera flexible, la negociación colectiva descentralizada y las tarifas de los servicios públicos producto de la oferta y la demanda. En las circunstancias actuales, y tras el caos catalán, todo apunta a un otoño caliente y a unos presupuestos más expansivos. No es la calima, no he viajado al trópico, pero esto empieza a parecerse al 92, con la única variación que son las necesidades territoriales las que han sustituido al atraso social en la explosión anunciada del gasto público. Lo que no es nada progresista por mucho que se empeñe el nuevo socialismo cantonal. ABC