Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA El caos catalán s Un año de entrada en vigor del Estatuto JUEVES 9 s 8 s 2007 ABC El Estatuto cumple un año sin resolver los problemas reales del ciudadano El PSOE no ha concretado aún el traspaso de Renfe y la inversión que prevé el texto MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA. El nuevo Estatuto estaba llamado a ser, según sus promotores, la panacea que curaría todos los males catalanes. Pero un año después de su entrada en vigor, la transferencia del servicio de Cercanías de Renfe no se ha concretado todavía, las inversiones del Estado en Cataluña no han aumentado y todavía no se ha llegado a un acuerdo sobre el nuevo modelo de gestión del aeropuerto de El Prat. Todas estas previsiones están incluidas en el texto estatutario, excepto el traspaso aeroportuario, que quedó fuera de los acuerdos entre CiU y PSOE y que hoy constituye precisamente una de las principales reclamaciones de la sociedad civil catalana. Pero la negativa del PSOE a cumplir su parte del acuerdo, así como la falta de firmeza del Ejecutivo de José Montilla en este sentido, ha colocado el texto catalán en un absoluto bloqueo en lo que respecta a su núcleo duro. Doce meses después de su publicación en el BOE, todos los partidos catalanes se han sumado a la polémica pregunta del ex presidente de la Generalitat y principal impulsor del Estatut Pasqual Maragall: ¿Valió la pena tanto esfuerzo? Para el PP la respuesta siem, pre ha sido no Los populares ya advirtieron en su día de que emprender esa reforma era algo, no sólo innecesario, sino consecuencia de una pugna nacionalista muy alejada de los intereses de los ciudadanos. Esa pugna se saldó con un texto que, pese a la criba aplicada en el Congreso, mantiene visos de inconstitucionalidad que han sido recurridos ante el Tribunal Constitucional. El presidente del PP catalán, Daniel Sirera, cree que los catalanes tienen ahora más problemas que antes de la entrada en vigor del Estatuto. Nos han vendido que se acabarían los problemas y no es verdad, nos engañaron afirma. En su opinión, en el último año se han planteado más conflictos de competencias que nunca- -ley de dependencia o el decreto de Educación Primaria, entre otros- pese a la coincidencia de color político de los gobiernos español y catalán. El líder del PPC confía en que el Constitucional se pronuncie lo antes posible para garantizar la seguridad jurídica de un texto en el que ni los propios socialistas catalanes confiaban. En efecto, Montilla nunca fue un entusiasta de la reforma estatutaria pues siempre fue consciente de que cuestiones como la nación catalana el blindaje competencial o las relaciones bilaterales entre Estado y Generalitat levantarían ampollas en determinados sectores del PSOE. José Luis Rodríguez Zapatero prometió fidelidad al texto que saliera del Parlamento catalán y convertirlo en patrón de su modelo de España federal, pero lo hizo cuando todavía estaba en la oposición. Una vez investido presidente, el líder socialista soportó el baño de realidad que le dio su propio equipo, encabezado por el vicepresidente segundo y ministro de Economía, Pedro Solbes, firme defensor de que todo aquello que afecta a la financiación autonómica se haga de forma multilateral y después de las elec- Promesas incumplidas Los políticos se plantean ahora si valió la pena la reforma, tan aplaudida en su momento ciones generales de 2008. Tras el fracaso de su política antiterrorista, Zapatero quiere evitar el coste electoral que supondría conceder a Cataluña las inversiones que contempla la disposición adicional tercera del nuevo Estatuto. En su reciente visita a Cataluña, el presidente aseguró que en los Presupuestos de 2008 se concederá a esta comunidad una partida equivalente a su PIB (18,8 pero ya nadie se fía de las promesas del jefe del Ejecutivo. La aplicación que se ha hecho del Estatuto en Cataluña es una estafa asegura el diputado de CiU y ponente del Estatuto, Francesc Homs. A su juicio, supone una paradoja el hecho de que sea el tripartito el encargado de aplicar un texto que provocó hace un año la ruptura del pacto y la expulsión de ERC del Gobierno catalán. Los YOLANDA CARDO Montilla promete firmeza ante Zapatero para hacer cumplir una reforma, bloqueda en sus puntos básicos republicanos creen que el tiempo les ha dado la razón y temen un nuevo recorte del Estatut Aunque por razones diferentes a las del PP, la formación independentista cree que ha quedado demostrado que este texto no sirve para resolver los problemas cotidianos de los ciudadanos aseguró Joan Ridao, en referencia al colapso en las infraestructuras. Ante este pesimismo generalizado, el Gobierno catalán promete firmeza y se encomienda a la comisión bilateral de traspasos Estado- Generalitat, donde tampoco ha habido avances significativos. Los socialistas asumen que la reforma de las treinta leyes orgánicas necesaria para desarrollar el Estatuto- -entre ellas la de financiación y la del Poder Judicial- -va para largo y sólo les queda haber aprobado la creación de una Agencia Tributaria, cuyas competencias aún han de ser ampliadas. Agencia Tributaria Los siete recursos siguen en fase de deliberación en el TC Siete son los recursos de inconstitucionalidad que el Tribunal Constitucional tiene pendientes de resolver sobre el Estatuto de Cataluña. La división del Pleno del Tribunal sobre todos los aspectos- -hasta ahora tangenciales- -que ha tratado en relación con este asunto son una de las razones por las que su tramitación acumula tanto retraso (el primero de los recursos, del PP, fue admitido a trámite el pasado mes de septiembre) De momento, el Pleno dedica sus esfuerzos al recurso contra Estatuto valenciano, que tiene numerosos puntos en común con los presentados contra el catalán. De ahí que, según fuentes del TC, se puede decir que todos los aspectos importantes ya han sido objeto de análisis por los magistrados y que las deliberaciones van a velocidad de crucero Pese a todo, es difícil aventurar cuándo podrán estar las sentencias- -el Pleno decidió no acumular los recursos en uno solo- -pues es una costumbre no escrita del Tribunal no hacer públicas en periodos electorales o previos a unos comicios sentencias que puedan ser utilizadas como herramienta política.