Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN JUEVES 9 s 8 s 2007 ABC AD LIBITUM PERIPATÉTICO ZAPATERO NTRE la inactividad perezosa e incompetente, propia de la jornada laboral de muchos cargos con poder, y el ocio vacacional existe una diferencia determinante: el segundo nos resulta mucho más barato a los contribuyentes. Mientras las autoridades descansan, el Presupuesto permanece inalterado. De ahí que resulte benéfico para todos que, tanto el Gobierno y sus próximos como la oposición anden desperdigados por los lugares turísticos de España que, en más o en menos, puedan llegar a darles algún rendimiento electoral. José Luis Rodríguez Zapatero, según informan los pregoneros de la grandeza gubernamenM. MARTÍN tal, maestros en alabanFERRAND zas propias y demoliciones ajenas, ya ha sentado plaza en el Coto de Doñana. La Agencia Efe, uno de los más eficaces instrumentos de la propaganda gubernamental, ahora en turno de servicio socialista, acaba de distribuir un lote de fotografías protagonizadas por el presidente y su mujer, Sonsoles Espinosa, que ayer publicaron todos los diarios y que, en justicia, deben reconocerse como piezas maestras, incluso modélicas, del tributo hagiográfico que los medios informativos de titularidad pública pueden rendirle a un jefe de Gobierno. Aquí mismo, en ABC, se publicó una de ellas en la que la pareja, cogiditos de la mano, ostentaba su sencillez en un paseo- -ella con vestido oscuro y abundante y él con zapatos y abrochados los puños de la camisa- -por una playa de Sanlúcar de Barrameda. Otros diarios optaron por la estampa de la pareja en uno de los chiringuitos del lugar, con idéntico atuendo, y dando cuenta de una botella de manzanilla sanluqueña y de unas tortillitas de camarones. Nada de langostinos, la joya gastronómica de aquellas aguas, que podrían darle a la imagen un aire de distancia y suntuosidad impropia de una izquierda que, en reverencia a la memoria histórica no ha debido perder la del hambre que, para nuestra común desgracia, es el valor vigente durante más siglos a lo largo de la Historia. Las tortillas de camarones son el máximo avance en la socialización del marisco. Junto al más mínimo de los crustáceos, con la única ostentación de sus bigotes, mucha harina y el arte de la fritura. Algo ejemplar y simbólico. Más de una vez he subrayado aquí el virtuosismo con el que los servicios de propaganda propios de La Moncloa y o el PSOE manejan y proyectan la imagen de Zapatero; pero este episodio de vino y camarón, mezcla de modestia en las costumbres, fidelidad en la pareja, contención en el vestuario y austeridad en el tapeo supera todo lo conocido. Dado que al presidente no le resulta posible desaparecer, nada mejor que presentarle al margen de lo que nos afecta e inquieta- -desde la situación en Navarra al caos de los transportes barceloneses- en un marco de sosiego y con el efecto añadido, supongo que no buscado, de que reconozcamos al líder socialista, ya que no su afinidad con Aristóteles, su condición verdaderamente peripatética. LOS DISFRACES DEL RADICALISMO Entre siglos, la izquierda postuló su complementarieL zapaterismo reincorpora elementos de radicalisdad con el movimiento ecologista radical, los verdes De mo que ya parecían fuera de órbita. Por el momento, ahí tenía que proceder la nueva savia del radicalismo. Fueno se puede decir que eso le castigue en las encuesron movimientos de origen urbano, que se integraron en la tas. Es una paradoja porque el acné radicalista ni tan sivida municipal actuando institucionalmente como forma quiera estádemoda en comarcas. El radicalismo en los últiapolítica. Luego se constituyeron como partidos políticos mos tiempos hace su traslación al activismo político, en- -de naturaleza asamblearia, por lo común- -y participaONG o en movimientos que se llaman de participación ciuron en los parlamentos nacionales. Tercer paso: el Parladadana y que sugieren la implicación de los individuos en mento Europeo. causas de solidaridad universal. No es desorbitado Incluso como mero recurso retórico, el radicasospechar que las tesis de la democracia participalismo es destructivo por definición y de tener altiva noson complemento oacicate, sino sustitución gún efecto beneficioso a corto plazo queda contradeliberada de la democracia representativa de toda rrestadopor sus efectos negativos. El proceso orgála vida. nico y evolutivo por el que las sociedades se dotan El hiperactivismo cívico conduce a una pecude las instituciones públicas necesarias merecereliar ensoñación de superioridad moral frente al cuperar su prestigio, precisamente en un momenciudadano que atiende a sus asuntos privados, pato de la Historia en el que hacen falta reformas: por ga sus impuestos y acude a las urnas cuando se le VALENTÍ ejemplo, en el sistema internacional que Truman convoca. En más de un aspecto, la democracia parPUIG establece al terminar la segunda guerra mundial. ticipativa es el penúltimo disfraz del radicalismo. Otro caso es el Estado de bienestar. En ambos casos, el radiSu excusa es sobredimensionar el desencanto de la ciudacalismo consistiría en lanzar al bebé al tiempo que el agua danía y su abstencionismo para erosionar los viejos fundade la bañera. Frente al radicalismo, una cierta lealtad a las mentos de la democracia representativa. En realidad, el instituciones que hemos heredado y que tenemos el deber ciudadano normal participa en cientos- -cientos de mide conservar y mejorar, es un rasgo de civilización. les- -de elecciones colectivas operando en decisiones de Es a la vez un indicio de prudencia política aunque la mercado, desde el zapeo a su opción de vivienda o en Intermaduración de nuestras instituciones no garantiza la innet, que configuran luego los órdenes espontáneos de la somunidad frente al fanatismo exterior o los excesos populisciedad abierta. tas. El Sillicon Valle existe a la par que las madrasas de la Entre las ambivalencias de esta democracia participati yihad Bill Gates es coetáneo de Bin Laden. De forma siva están los resortes del sentimentalismo. Es una proyecmultánea, la amenaza del terrorismo islamista puede ención fácil cuando la complejidad de lo que ocurre- -la gueturbiar el futuro de varias generaciones a lo largo de las rra, elhambre, elterrorismo- -sepuedeencapsular en lainpróximas décadas. La paz universal es una quimera que no mediatez simplificadora de una imagen o de un titular. Por aporta soluciones: es más, genera obnubilación, miopía, paeso pudieran ser peores los riesgos de la democracia emosividad. El futuro está en las soluciones basadas en la expecional que las presuntas inercias de la democracia repreriencia histórica y no en la abstracción intelectual, en la resentativa. Por razones muy semejantes, es un exceso dar formay no en la ruptura, en la estabilidady no en la ingeniepor sentado que estamos ya en un orden pos- tradicional. ría político- social, ni el borrón y cuenta nueva. La política, No pocas tradiciones permanecen a pesar del radicalismo aunque haya podido quedar por detrás de las mutaciones que las niega. Como continuidad de valores adaptados a la tecnológicas o de las alteraciones sociales al final llega casi multiplicidad del tiempo, la tradición es algo de vitalidad siempre, renqueante, poco ilusionada, con cierto descrédipermanente, mucho más de lo que suponía el radicalismo. to, necesitada de renovación pero no de cirugía radicalista. Dehecho, algunos delos radicales delos sesenta han iniciavpuig abc. es do un trayecto de retorno a las tradiciones vivas. E E