Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 DEPORTES Pekín 2008 s A un año de los Juegos MIÉRCOLES 8 s 8 s 2007 ABC Pekín deja de ser un cuento chino Faltan 366 días para que se inauguren los Juegos y la organización asiática trabaja sin parar para dejar la ciudad a la altura s La contaminación y el tráfico, principales problemas ENRIQUE YUNTA BARCELONA. Tiene 366 días por delante la ciudad de Pekín para ponerse guapa para la cita. Un año falta (2008 es bisiesto) para que China celebre la inauguración de sus Juegos Olímpicos, cargados de incógnitas y con un sinfín de preguntas sin resolver. Con las denuncias por el incumplimiento de los Derechos Humanos de fondo, el comité organizador (Bocog) trabaja sin cesar para que todo esté listo el próximo 8 de agosto. Pekín 2008 tiene que estar a la altura. Otra de las medidas conlleva la eliminación de 2.580 autobuses viejos, 5.000 taxis y la renovación de los vehículos gubernamentales. La gente está tomando conciencia y, ahora que disfruta de muchas más zonas verdes, ha adoptado una nueva actividad a su vida: reciclar. Tráfico El colapso universal Pekín es una locura. Sus asfaltos, inabordables. Más de tres millones de vehículos surcan sus calles y circular por la ciudad con tranquilidad es una utopía, teniendo en cuenta además que el tema de los semáforos no lo tienen muy controlado. La organización lo sabe y para ello busca soluciones. Con el fin de descongestionar el tráfico, Pekín ha decidido prohibir a más de un millón de automóviles circular durante los Juegos, y además se regulará el acceso al centro de la ciudad. Como contrapartida, se ha mejorado la comunicación entre los metros y se ha bajado el precio del autobús. Medio ambiente Preocupa mucho la contaminación Los chinos están como locos con la contaminación, uno de los principales escollos para los Juegos. Apenas se ve el sol en verano y eso que la cosa ha mejorado notablemente en los último años. Si bien hace una década sólo 100 días eran considerados de buena calidad, en la actualidad la cifra ha crecido hasta los 248, pero no es suficiente- -de hecho, se provocará lluvia artificial bombardeando las nubes con yoduro de plata para asegurarse cielos azules- El calor es asfixiante y más en agosto, pero la organización decidió que los Juegos no se celebrasen en julio porque los pronósticos auguraban precipitaciones. Se han invertido unos 733 millones de euros desde 1998 en esta parcela y, al menos, ha servido para que la calidad del agua haya permanecido estable y la contaminación disminuya relativamente. El Gobierno, además, ha desplazado numerosas fábricas y ha prohibido utilizar carbón como medio de calentamiento en el centro, sustituido por el gas. La ciudad está repleta de carteles en referencia a los Juegos sistema de identificación con una base de datos de 1.300 millones de rostros humanos, que en tan sólo 0,01 segundos es capaz de reconocer a los sospechosos o supuestos terroristas. Además, también utilizará tres helicópteros CA 109, el modelo más rápido del mundo, para garantizar la seguridad y unos cohetes especiales que lanzará en las ceremonias de apertura y clausura para tener el cielo bien despejado. China también contará con una red de vigilancia especial que incluirá satélites GPS AFP Infraestructuras Todo bajo control Es lo que mejor lleva la organización, que promete inaugurar todos los estadios- -hay 20 nuevos, ocho de ellos temporales- -a finales de este año. Todos menos el Olímpico, conocido como el Nido por su diseño, un recinto que costará unos 500 millones de dólares y que albergará las ceremonias de apertura y de clausura. El estadio del Centro de Deportes Olímpicos de Shenyang, el estadio del Centro de Deportes Olímpicos de Qinhuangdao y las instalaciones ecuestres de Hong Kong ya han sido concluidos. También está concluida la estructura principal de los doce nuevos complejos erigidos para los Juegos, entre ellos el estadio Nacional y el centro acuático. Ya está en funcionamiento el campo de béisbol de Fengtai, la sala olímpica de tiro de Pekín y el parque acuático de Shunyi. El Centro Nacional de Convenciones, la Villa Olímpica y la Mansión Digital se acabarán a finales de año, mientras que la Villa de la Prensa y el Parque Forestal Olímpico estarán listas en marzo y abril de 2008, respectivamente. En mayo concluirá la ampliación del aeropuerto de Pekín, mientras que un mes después se inaugurará la línea de metro que conectará el centro de la ciudad con el aeropuerto para facilitar los desplazamientos. Seguridad Medidas extremas Hay menos presupuesto que en Atenas 2004- -en total, 225 millones- pero Pekín tiene todo el asunto de la seguridad bajo control. Sabe la organización que los Juegos son un enorme escaparate susceptible de actos terroristas y de ahí que haya estudiado los modelos de Juegos anteriores, entre ellos los trágicos de Múnich. Se ha creado un para impedir que se produzcan alarmas sanitarias. Alimentación Cerdos sin hormonas Dicen las autoridades que en los Juegos se comerá bien, zanjando la polémica desatada por el escándalo sobre la salubridad de los alimentos chinos. La Villa Olímpica tendrá alimentos de calidad y habrá un control minucioso en las fábricas que proporcionen la comida, vigilando el proceso de elaboración y la higiene. Ahora bien, los cerdos olímpicos se alimentarán sin hormonas para evitar incidentes, no sea que algún deportista dé positivo y no tenga argumentos. Hábitos Prohibido escupir y obligados a sonreír Se acabaron las malas caras y los malos hábitos, hay que dar buena imagen y acabar con el tópico. Así, los taxistas no podrán llevar grandes pendientes, los zapatos sucios ni el pelo largo o teñido de rubio. Pelirrojo tampoco, sólo si es natural. Esta prohibido fumar mientras se conduce y, obvio, cobrar más a los pasajeros. La repugnante costumbre de escupir en la calle, como el sacarse mocos, será sancionada y se trabaja para erradicar el chinglish una mezcla de chino e inglés de difícil comprensión. La ciudad está instaurando carteles en inglés para que los asistentes se muevan sin problemas. Una imagen de ayer del estadio Nacional, aún en construcción REUTERS