Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo MIÉRCOLES 8- -8- -2007 ABC La NASA obtiene imágenes de la mayor colisión galáctica jamás observada Cuatro grandes galaxias se unirán, en cien millones de años, para formar otra que será diez veces mayor que la Vía Láctea JOSÉ MANUEL NIEVES MADRID. Se trata de la mayor colisión cósmica jamás observada en la historia de la Astronomía. Cuatro grandes galaxias, a cinco mil millones de años luz de distancia, captadas por los instrumentos del observatorio espacial Spitzer en pleno proceso de fusión y a punto de formar un monstruoso conglomerado diez veces mayor que la Vía Láctea, la galaxia en la que se encuentra la Tierra. El impresionante hallazgo servirá a los astrónomos para explicar cómo se forman las galaxias gigantes que podemos ver en el Universo y el motivo por el que en el interior de estos colosos, a diferencia de lo que sucede con sus parientes más pequeños, en su interior no se da la génesis estelar, el proceso que da lugar al nacimiento de nuevas estrellas. Los científicos clasifican los resultados de estas fusiones en función de los tamaños relativos de las galaxias individuales que toman parte en el proceso. Las menores suelen implicar la unión de una galaxia pequeña con una de gran tamaño. Las mayores son el resultado de la suma de dos (o más) galaxias grandes. Pero el fenómeno detectado ahora por un equipo del Centro de Astrofísica de Harvard- Smithsonian de Cambridge, en Massachussets, supera todo lo que se había visto con anterioridad. Nunca hasta ahora los astrónomos se habían enfrentado a un fenómeno de tan extraordinaria magnitud. Las cuatro galaxias (tres de ellas del mismo tamaño que la Vía Láctea y la cuarta tres veces mayor que ésta) se encuentran en el centro de un cúmulo galáctico conocido como CL 0958+ 4702, que está a cerca de 5.000 millones de años de distancia de la Tierra. Una serie de observaciones realizadas en el rango del infrarrojo con los instrumentos del Spitzer y el apoyo de imágenes ópticas del observatorio WYN, en Arizona, permitieron además a los investigadores descubrir lo que, a escala humana, sería comparable a una columna de humo saliendo de un incendio. Un penacho colosal, en forma de abanico, formado en su totalidad por estrellas muy viejas, gigantes rojas, con una longitud de 360.000 años luz (siete veces más que el diámetro de la Vía Láctea) En resumen, una gigantesca humareda cósmica, en la que las chispas se sustituyen por soles. Los primeros cálculos realizados indican que el número total de estrellas presentes en esta inusual columna de humo puede llegar a multiplicar por tres los cien mil millones de estrellas que se pueden contar en nuestra propia galaxia. Colisión de gigantes Cien millones de años Una galaxia gigante con muy poco gas El hecho de que en la nueva galaxia gigante no se hallan encontrado estrellas jóvenes o en proceso de formación es algo que preocupa a los científicos. Según el modelo jerárquico vigente, en efecto, las estructuras grandes se forman en el Universo a partir de la unión de estructuras más pequeñas, lo que implica que las estrellas ladrillos básicos de toda estructura galáctica) deberían de estar formándose en su interior. Para solventar el problema y a la espera de una solución mejor, los científicos han optado por dividir las galaxias fruto de una fusión en dos categorías: las que son ricas en gases y las que no. En las primeras, se pueden observar numerosas estrellas jóvenes o en proceso de formación. En las segundas, la génesis estelar no funcionaría por falta de combustible Este sería el tipo correspondiente a la recién descubierta. Hasta ahora, Antennae, en la constelación del Cuervo, era la mayor fusión de galaxias conocida NASA HST Se sabe, por otras observaciones, que cerca de la mitad de las estrellas que son explulsadas durante una colisión galáctica vuelve a caer en la galaxia que se está formando, contribuyendo así a su masa final. En este caso, se calcula que la mitad de esta nube estelar pasará a formar parte de la nueva galaxia gigante dentro de unos cien millones de años. La otra mitad de las estrellas quedará libre en el espacio, fuera del alcance de la galaxia principal. Si las condiciones son las adecuadas, podrían terminar por formar una pequeña galaxia satélite, unida para siempre al gigante en virtud de los lazos indestructibles de la gravedad. Kenneth Rines, uno de los astrónomos del Harvard- Smithsonian, ilustra así la magnitud del hallazgo: La mayoría de las fusiones galácticas de las que tenemos noticia se produjeron de la misma forma que la colisión entre dos coches. Pero lo que hemos descubierto ahora corresponde al choque de cuatro camiones llenos de arena saltando en pedazos a la vez y esparciendo su carga en todas direcciones Las fusiones entre galaxias son comunes en el Universo. La atracción gravitatoria provoca que algunas galaxias se acerquen entre sí y, con el paso