Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 40 CULTURA Y ESPECTÁCULOS MIÉRCOLES 8- -8- -2007 ABC El torneo de canto del segundo acto de Tannhauser con un graderío dorado y un tubo fluorescente, indujo a algunos espectadores a sacar sus móviles y cámaras ABC Un Parsifal sobrecargado y un meloso Tannhäuser OVIDIO GARCÍA PRADA hristoph Schlingensief, poliartista hiperactivo, es uno de los directores escénicos más laboriosos de Bayreuth. Su montaje caóticamente organizado, nuevamente corregido y aumentado, será archivado antes del usual ciclo quinquenal. Cada año ha introducido, amalgamándolas, una nueva perspectiva: en 2004, los rituales africano- vudús; en 2005, la variante ártico- islandesa (el llamado animatógrafo en 2006 el mundo arábigoislámico. En 2007 se limitó a pulir aristas. El primer acto del Parsifal es el más sobrecargado. Hay una duplicación de figuras (de Parsifal y Kundry) más la proliferación de comparsas, pro- Bayreuth C Philippe Arlaud, director escénico del Tannhäuser parece asumir la evaluación que la crítica hizo y hace de su prematuramente avejentada puesta en escena y declara que la considera ahora, en realidad, una mierda yecciones y cachivaches escénicos, mayormente aleatorios, en perpetuum mobile. Cuando la escena no es incongruente con el texto y la música, resulta deconstructivista, un wagneriano diría sacrílega La interpretación canora fue aceptable: R. Hall (digno Gurnemanz, algo monótono) K. Mewes (potente y expresivo Klingsor) A. Eberz (Parsifal con voz voluminosa, desabrida y fraseo algo tosco) Destacables el convincente Amfortas doliente de J. Rasilainen, culminante en un Erbarmen! ¡Piedad! de los que congelan el aliento, y la Kundry de E. Herlitzius, muy segura en la entonación y los escabrosos intervalos. Durante los tres primeros días de agosto el contraste de escenarios no pudo ser mayor. El día 1 hubo una escuálida, árida e intelectualizante puesta en escena del Ocaso de los dioses del octogenario dramaturgo T. Dorst. Al día siguiente invadió el escenario su polo opuesto: la vorágine iconográfico- posmodernista de Parsifal del hiperactivo joven videoartista Schlingensief. Luego fue servido como postre un esteticista Tannhäuser del acomodado regisseur francés Philippe Arlaud, con coloristas decorados chillones y acción de insípida elegancia en los predios del kitsch. Futurista montaje el segundo, flanqueado por uno antiquizante y otro restaurador. Y todo esto en Bayreuth, la presunta nevera del tradicionalismo wagneriano. En cuanto a la escenografía de Tannhäuser el cuadro caleidoscópico inicial del Venusberg y, sobre todo, la pradera y su arcoiris celeste claveteados con claveles, resultan de un dulzor empalagoso. A una gran parte del público, sin embargo, le gusta. El torneo de canto del segundo acto, con un graderío dorado y un gran tubo fluorescente en el centro, indujo a algunos espectadores a sacar sus móviles y cámaras, saltándose la pro- hibición de fotografiar. Entretanto, el mismo Arlaud parece asumir la evaluación que la crítica hizo y hace de su prematuramente avejentada puesta en escena y declara públicamente que la considera ahora, en realidad, una mierda (sic) Sin embargo, a diferencia de su última reposición hace dos años, la producción carece del fulgor musical que de la mano de Chr. Thielemann irradiaba el foso. Ahora el papel lo canta el holandés Frank van Aken, debutante desconocido. Tiene órgano potente, intensidad dramática y comprensible articulación textual, pero abusa del volumen, fuerza la emisión y su fraseo es aún algo tosco. En el foso está Chr. U. Meier, asistente de Thielemann e impuesto por él. Dejó entrever buenas maneras, pero anda aún lejos de replicar el cincelado del detalle, la transparencia y tensión musical de su maestro, al que supera ya en ímpetu patético y decibelios. R. Trekel, el único superviviente del elenco inicial, canta el papel de Wolfram con un ansia de perfección proclive al manierismo. R. Merbeth ofreció una Elisabeth plateada con muchos delicados matices y colores. R. Johannsen perfiló el Pastorcillo con fino, cristalino y dulce soprano. Dignos Th. Jesatko (Landgrave) J. Nemeth (Venus) y el resto del reparto. El coro- -fulminante en el ataque, aplomado, excelso- -fue la estrella de la noche.