Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 40 FOTOBLOG MIÉRCOLES 8- -8- -2007 ABC ASÍ NOS VEN Ashok Takur Dependiente jubilado Me encanta el calor extremo del verano en España De su país conserva la idea de que el dinero no es lo más importante IGNACIO SERRANO RUIZ MADRID. Que la India es la nueva meca de la electrónica es ya vox populi De las universidades de Nueva Delhi salen muchos de los mejores expertos informáticos del mundo, que son contratados por las más poderosas multinacionales. A su modo, Ashok fue un pionero de esta modalidad emigratoria, pues llegó a España para vender artículos de electrónica a los turistas que llenaban las tiendas de aquel Tenerife setentero en el que podían encontrarse los últimos transistores y los primeros vídeos VHS. Cuando estaba en la India siempre decía que quería cambiar de vida y conocer a gente de otras culturas. Al final me decidí y vine a España, porque unos familiares podían darme trabajo en las islas Canarias dice. Me dieron un puesto en un bazar de Tenerife, donde vendía sobre todo electrónica, pero también ropa, relojes, de todo un poco A pesar de las gigantescas diferencias culturales, conectó muy bien con los españoles, gente simpática y muy amigable E incluso vio algunas similitudes con la forma de ser de sus compatriotas: Conocí a muchas personas que me recordaban a la gente de la India, porque pensaban que lo importante es estar siempre alegre, con dinero o sin dinero Algo que, probablemente, coincide más con la personalidad de los isleños que con la de los españoles de la península. Lo que entristece a este jovial y afable hindú es pensar en lo lejos que está de su madre y hermanas, aunque la familia que ha formado en nuestro país le ayuda a sobrellevarlo. Eso, y los veranos españoles. Aunque todo el mundo piensa que estoy loco, siempre digo que me encanta agosto. Cuanto más calor haga, mejor, más me siento como en casa AP Michelle Pfeiffer ya tiene su estrella en el Paseo de la Fama La actriz estadounidense Michelle Pfeiffer recibió su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, a sus espléndidos 49 años y con dos películas en cartelera. Pfeiffer estuvo acompañada por toda su familia para recibir la estrella 2.345 en el boulevard más turístico de Hollywood. La protagonista de Las amistades peligrosas nominada al Oscar en tres ocasiones, agradeció a sus padres que la hubieran apoyado en su carrera, mientras decenas de fans la vitoreaban. Actualmente podemos ver a la actriz en la adaptación al cine del musical Hairspray y próximamente en Stardust Fernando Castro Flórez Mi carro es mío S oy, en todos los sentidos, un impresentable. Se me olvidó decirle a mi colega de fatigas americanas que no sé conducir y que no tengo carné. Resulta que se va a tener que meter, entre pecho y espalda, los seis mil kilómetros de la ruta. Con cierto cabreo sordo hemos buscado el coche para la gesta en un concesionario inmenso. Aunque soñaba con ir en un Chevrolet, en plan chulería, al final nos hemos decidido por un Chrysler 300, digno de Gotham dice Caparrós, que es un experto piloto. Intentando evitar transformarme en un converso a los credos yanquis, he puesto, a traición, sin que pueda mediar discusión alguna, la cinta con el remake de ¿Dónde estará mi carro? del Koala. Si primero he detectado cierta perplejidad en el semblante de Caparrós, luego he comprobado que es un tío racial al subir el volumen a toda caña. Ahora sí que podemos devorar carreteras entre maizales, enfrentarnos a velocidades obligatorias de 40 millas por hora o tener el valor para entrar en locales con cuatro parroquianos petrificados. Como posesos hemos iniciado un karaoke extremo sacando el ancestral tono de Manolo Escobar. Estábamos atacando el pasaje del donde quiera que esté mi carro es mío cuando hemos visto cómo un coche de la policía saltaba desde la mediana, donde estaba malvadamente oculto, y, con las luces lanzando destellos extraterrestres, nos ha mandado parar. Hostias Pedrín. Han husmeado el jamón de pata negra envasado al vacío y han pasado sus dedos pringosos por un taco de queso manchego en aceite. Ante la pregunta, una vez más, de si somos cubanos, he entrado en picado barrena y he lanzado, como si estuviera en Chiquitilandia, una frase con enorme énfasis: Jander klander, what is name Perplejos ante mi torpeza idiomática o sencillamente conscientes de que estaban ante un cretino, nos han obligado, con cajas destempladas, a seguir el camino. Cuidadín he añadido buscando, demencialmente, una colleja que, en verdad, me merezco. La risa boba que nos ha entrado luego confirma que he- mos pasado más miedo que Calleja. Sin inmutar el ademán hemos vuelto a lo nuestro: Mi carro me lo robaron anoche mientras dormía En una señal de carreteras he visto que ponía Chenoa y mi nostalgia de los triunfitos ha rebrotado. ¿Dónde estará aquel que se bajó del andamio? ¿Qué plan de adelgazamiento habrá seguido Rosa? ¿Qué sería de nuestras esperanzas sin los giros y cabriolas de Bisbal? La siguiente road movie la tenemos que hacer en Almería, tierra de copla y con desiertos sofocantes. Hace menos de un mes monté una exposición de la colección de Manolo Escobar en el monasterio de Veruela. El calor era de muerte y al bajar de la furgoneta aparecieron de la nada un ejército de abuelas que piropearon al ídolo Está como siempre, no pasa el tiempo por Manolo dijo una señora al borde del éxtasis. Nosotros, monótonos en la carretera, atacamos el estribillo: Mi carro es mío