Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 8 s 8 s 2007 ABC Expulsan de China a varios responsables de Reporteros Sin Fronteras ABC PEKÍN. Cuatro de los máximos responsables de la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) entre ellos el presidente, Fernando Castelló, de nacionalidad española, han sido expulsados de China por haber protestado ante la sede de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, informaron ayer a Efe fuentes de la organización. Los cuatro, que pidieron la liberación de periodistas, ciberdisidentes y presos de conciencia en el país asiático, fueron interrogados durante más de tres horas, y se les obligó a abandonar la capital china. De acuerdo con fuentes de RSF, los cuatro marcharon a Moscú y volaron posteriormente a París. Castelló, junto a la vicepresidenta de RSF, la austríaca Rubina Möhring, y los franceses Robert Menard y Vincent Brossel (secretario general y director de RSF Asia, respectivamente) protagonizaron el lunes, una arriesgada y poco habitual protesta ante la Torre Olímpica. Allí mostraron camisetas y carteles negros en los que la imagen de los anillos olímpicos estaba formada por cinco esposas (grilletes) Con ello condenaban el secuestro de los Juegos que según RSF ha cometido Pekín, incumpliendo sus promesas de democratización y apertura política. Tras la protesta, la policía acudió al lugar de los hechos, aunque cuando se personó en el lugar los responsables de RSF ya se habían marchado. Los efectivos policiales retuvieron entonces durante dos horas a entre 15 y 20 periodistas que habían acudido al lugar para cubrir la noticia, entre ellos cuatro reporteros españoles, que fueron interrogados. Una campaña subida de tono Los aspirantes a la Casa Blanca utilizan la sensualidad como arma electoral y ponen a prueba los límites permisibles en la política de EE. UU. con carantoñas, segundas esposas más jóvenes y comentados escotes PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Algo está pasando en la política presidencial de Estados Unidos... y puede no ser apto para todos los públicos. Desde que Al Gore propinó a su esposa Tipper aquel inolvidable beso de tornillo frente a la Convención Nacional del Partido Demócrata de hace siete años, las nociones sobre lo que es permisible o no para humanizar a los aspirantes de la Casa Blanca parecen haber saltado por los aires. Con una cascada de montajes, poses y circunstancias que, contra todos los tópicos del puritanismo americano, confirman la creciente utilización bipartidista de la sensualidad como arma electoral. En marzo, Rudolph Giuliani y su tercera esposa Judith aparecieron en una comentada entrevista publicada por la revista Harper s Bazaar, a modo de introducción para la candidatura presidencial del que fuera alcalde de Nueva York durante el 11- S. El texto estaba ilustrado con una foto a toda página de la pareja con un beso apretado que parecía el preludio de algo más apropiado para Playboy. Y con la señora Giuliani afirmando que Rudy es un tipo muy, muy romántico confirmado que tanto a ella como a su esposo con mucha testosterona les gusta ver juntos la empalagosa película Sleepless in Seattle Algo para recordar protagoniza por Meg Ryan. y Tom Hanks. Con la primavera, Jeri, la voluptuosa segunda mujer del presidenciable ex senador Fred Thompson, también dio que hablar con un vestido escotado, que en Hollywood no hubiera llamado mucho la atención pero que en Washington resultó inolvidable. Como también fue bastante comentado en esa época el tour ofrecido a la cadena Fox de su casapor Cindy, la también segunda y atractiva del senador John McCain que para la ocasión apareció con mucho maquillaje, mucho pelo teñido y una blusa rosa, ajustada y escotada. Sin mencionar toda la mornación que tradicionalmente en Estados Unidos se ha limitando sobre todo a escándalos tan sonados como el de Bill Clinton y la becaria. Pero que en estos tiempos aparentemente más tolerantes provocan planteamientos sobre hasta qué punto de sexy puede llegar a ser una First Lady o hasta dónde pueden llegar las demostraciones publicas de un afecto entre un candidato presidencial y su pareja. Una buena parte de esta polémica se encuentra alimentada en este ciclo electoral por el abultado número de aspirantes a la Casa Blanca divorciados y que se han vuelto a casar con esposas trofeo O solteros empedernidos que han sentado cabeza con parejas bastante más jóvenes. El senador republicano McCain tiene 18 años más que su mujer, y Giuliani, 11. El senador demócrata Crhis Dodd también le saca 18 años a su esposa, Jacki. Más los 24 de diferencia del ex senador republicano Thompson. Aunque el record se lo lleva el demócrata Dennis Kucinich que es 31 años mayor que su todavía veinteañera mujer. Elizabeth Sherman, especialista en sociología política, se ha atrevido a argumentar en las páginas de Los Angeles Times que todo lo que se está viendo en esta larga campaña presidencial es un reflejo de lo que está ocurriendo en la cultura popular de Estados Unidos, una cultura cada vez más concentrada en torno a mujeres jóvenes y atractivas, en torno a una sexualidad ostensible y desplegada para que todo el mundo la pueda apreciar Aunque en opinión de Pepper profesora de la Universidad de Washington, la realidad es que la sexualidad tiene un poder inconsciente, que traspasa el cerebro racional y se dirige al circuito emocional Una terreno glandular donde muchas veces también opera la política. Para Camille Paglia, profesora de la Universidad de las Artes de Filadelfia, todo este despliegue de cuestionable afecto público está siendo coreografiado con el objetivo de atraer el voto femenino. Táctica que a juicio de esta combativa ensayista tiene sus limitaciones ya que a una gran mayoría de las mujeres estadounidenses no les gusta ver a las esposas con las manos y los labios sobre sus respectivos hombres Aunque la campaña de Giuliani insiste en que el ya famoso beso publicado Harper s Bazaar fue algo totalmente espontáneo Diferencias de edad Giuliani y su esposa en la foto de la revista Harper s Bazaar bosa tormenta de verano generada recientemente por Robin Givhan, la muy observadora crítica de moda del Washington Post, que se atrevió a analizar detalladamente en un amplio reportaje ilustrado el masculinizado vestuario utilizado ABC Los guiños pícaros de la larga campaña presidencial contrastan con los tópicos sobre el puritanismo de EE. UU. por Hillary Clinton en su actual faceta como candidata presidencial. La premio Pulitzer cruzó la raya al comentar sobre una blusa ligeramente escotada utilizada por la senadora durante un discurso en la Cámara Alta. Lo que ha acarreado toda serie de reproches al Washington Post por concentrarse en el cuerpo y no en las ideas de la primera mujer con posibilidades de llegar a la presidencia de Estados Unidos. Todas estas circunstancias- -impensables en otros tiempos- -han servido para plantear todo un curioso debate sobre sexo y política, una combi- También Amnistía Internacional Por su parte, la organización Amnistía Internacional indica en un comunicado que China no ha cumplido la promesa que hizo de mejorar la situación de los derechos humanos antes de la celebración de los JJOO de 2008. Con la cuenta atrás ya empezada, el gobierno (chino) tiene cada vez menos tiempo para cumplir su promesa. A no ser que se tomen medidas urgentes para detener las violaciones de derechos humanos en el próximo año, las autoridades chinas corren el riesgo de empañar la imagen de China y de los Juegos estimó la secretaria general de la ONG. Hijos indiscretos WASHINGTON. Una cosa es negarte a participar en un maratón electoral por tu padre y otro muy distinta pasarse con la ayuda de Internet a las filas de la oposición. El candidato Rudolph Giuliani, uno de los principales aspirantes presidenciales del Partido Republicano para la sucesión de George W. Bush, no cuenta en este empeño con la ayuda de los dos hijos- -Caroline y Andrew- -que tuvo durante su segundo matrimonio. A pesar de toda la tradición americana de hacer campaña en familia pese a los divorcios. Esta semana, las problemáticas relaciones paterno- filiales de Giuliani han vuelto a quedar en evidencia al trascender que su hija Caroline, entre los detalles personales de su perfil en el popular portal de relaciones sociales Facebook indica que su candidato favorito para las elecciones presidenciales del 2008 no es su padre sino el senador demócrata Barack Obama. El político afro- americano se ha declarado muy satisfecho con este respaldo que demuestra cómo su candidatura logra entusiasmar a gente joven por todos los Estados Unidos.