Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 DEPORTES www. abc. es deportes MARTES 7- -8- -2007 ABC Hamilton debe elegir entre la igualdad o el good bye Ron Dennis le amenaza con aceptar las normas o dejar McLaren s Todt niega una oferta de Ferrari por Lewis ABC MADRID. Ron Dennis está decepcionado. Desencantado. Desilusionado. Aunque tenga a sus dos pilotos en cabeza del Mundial de F- 1. Como decía Alonso, hice la pole y McLaren parecía un funeral El fallecido es el espíritu competitivo creado por Ron Dennis bajo el prisma de la igualdad de oportunidades Lleva dirigiendo campeones un cuarto de siglo y las polémicas entre sus pilotos siempre se dilucidaron en la pista, entre Lauda y Prost, entre Prost y Senna. Lleva veinticinco años controlando a campeones irrepetibles y lo que nunca podía esperar es que un veinteañero que hasta 2007 no había empatado con nadie destrozara su carrera en un entrenamiento. El director puede decir bien alto el refrán: Cría cuervos y te sacarán los ojos Ha creado a su imagen y semejanza a Lewis Hamilton durante diez años y, ahora, el niño le ha dejado tirado en la cuneta. Es el precio que se paga por haberle dado todo a un piloto en perjuicio de otros muchos. Dolido por el egoísmo de un ídolo alimentado por él mismo, el jefe de la escudería británica salió ayer a la palestra para poner los puntos sobre las íes Sin mencionarle, porque la presión de la prensa londinense genera una niebla impenetrable, el responsable de McLaren fue claro: La presión está presente en el equipo, pero el modo de funcionamiento, basado en la igualdad entre pilotos, seguirá siendo el mismo. Y quien no lo quiera respetar deberá hacer una elección Era una amenaza a su pupilo inglés. El mensaje velado, con esa sutileza británica que lo dice todo sin expresar una palabra directa, es el siguiente: o admite las normas o deberá irse. Su mentor ha visto cómo el niño de la selva se escapa de las reglas cuando vislumbra el título y no puede admitirlo. No debería sorprenderle, porque Lewis, en su infancia, vivió la ley del más fuerte. El hijo de Anthony fue un niño maltratado en el colegio. El más débil de la clase, objeto de burlas y golpes. Su padre le pagó clases de kárate para defenderse. Y le pagó el kart para hacer realidad su sueño de ser piloto. El kárate me dio confianza Creció en la ley de la selva y ahora que le interesa vuelve a los orígenes, pero desde el liderato. Alonso ha dicho que él sí respetará las reglas. Medita cosas más importantes. Su adiós. Sabe que para Dennis será difícil echar a su protegido. Significaría reconocer un fracaso, aunque el niño mimado se proclamara campeón. Fernando y sus ayudantes estudian la manera de romper el contrato firmado con McLaren hasta 2009. Tiene ensayada la frase que dirá cuando el título esté solventado: O Hamilton o yo Tras el escándalo, los rumores han sido más rápidos que los bólidos. El asturiano se reunió con Briatore. Mientras tanto, Jean Todt, el jefe de Ferrari, negaba una oferta supermillonaria por Lewis. El jovencito (Tewin, 7- 1- 85) tiene a la F- 1 revolucionada. Santander, el patrocinador español, no opina sobre la polémica ABC dialogó con el Grupo Santander para conocer si el patrocinador español del equipo McLaren deseaba emitir una valoración de la polémica deportiva que atañe a los dos pilotos que pasean con éxito su nombre, Santander El grupo bancario manifestó a este periódico que no es habitual que los patrocinadores opinen sobre las situaciones deportivas de los patrocinados. La realidad es que el Grupo Santander juega a ganador seguro. Es dueño de un banco inglés, el Abbey. Triunfen Hamilton o Alonso, siempre sale victorioso. Alonso: cómo romper contrato Ron Dennis está viviendo uno de sus peores momentos en McLaren Iñaki Rueda Ingeniero de control de F- 1 DOBLE PARADA s sábado por la tarde. La sesión clasificatoria ha salido bien, el equipo ha conseguido colocar un coche en segunda posición y otro en cuarta. Lo mejor es que, tras analizar las vueltas de los contrincantes, el estratega anuncia que tenemos dos vueltas de combustible más que nuestros rivales. La moral está alta y el pronóstico meteorológico da un 50 de posibilidades de lluvia durante la carrera. La tarde va a ser larga y el mánager del equipo se asegura de que nos sirvan la cena en el circuito. Son las 14.17 de la tarde del domingo. Estamos en la octava El niño maltratado explota E Una reunión de Alonso con Briatore desata los rumores sobre las opciones de romper su contrato; tiene claro su mensaje a McLaren: O Lewis o yo vuelta del Gran Premio y por ahora todo ha salido bastante bien. Uno de los pilotos ha conseguido adelantar en la salida y lidera el Gran Premio y el otro ha conservado su puesto y esta disputando una buena carrera. Hace cinco minutos que se ha puesto una nube negra encima del circuito y el meteorólogo anuncia que hay un 90 de posibilidades de que empiece a llover dentro de 6 minutos. Los ingenieros de pista van diciendo las presiones para los neumáticos de mojado y en el box se siente la anticipación de la parada. El líder de la carrera comunica entre el ruido estático de la radio que ha empezado a llover en la curva 4. Por uno de los monitores se ve cómo un piloto se va a la puzolana en esa curva sin razón aparente. Está claro, vamos a tener que entrar antes de lo anticipado. Pero, ¿cuando? ¿Esta vuelta, o la siguiente? ¿Un coche, o ambos? ¿En qué orden van a llegar? Quedan 37 segundos para que el primer piloto llegue a la altura de boxes. El director de equipo pide calma y atención extrema por la radio a todo el equipo. Se empiezan a notar unas gotas de lluvia en boxes, pero el asfalto está tan caliente que se evaporan nada mas caer. El estratega calcula cuántas vueltas habrá que dar tras la parada y le da una primera estimación al ingeniero de motor que a continuación, basado en cuánto ha consumido el monoplaza hasta ahora, calcula cuánto combustible repostar. El piloto vuelve a hablar por la radio: Esta lloviendo demasiado, yo creo que deberíamos entrar En los monitores es ya obvio, el caos que reina en la pista hace evidente que hay que entrar a cambiar neumáticos. El ingeniero de pista anuncia por la radio que el piloto va a entrar: ¡15 segundos, parada para juego de neumáticos 716,5 grados en el ala delantera y combustible! El estratega hace final el número de vueltas 21 vueltas El ingeniero de motor hace sus últimos cálculos y, ya con el coche entrando en el pit lane anuncia ¡40 kilos! El monoplaza llega a 80 km h y no frena hasta que esta