Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 40 CULTURA Y ESPECTÁCULOS MARTES 7- -8- -2007 ABC Los miembros del New York Harlem Theatre, en un momento de su interpretación de Porgy and Bess ABC Gershwin IGNACIO SERRANO RUIZ Porgy and Bess Afroamérica en Madrid L os amantes del folk estadounidense están de enhorabuena. La bella y arriesgada fusión de blues, jazz y ópera que el genial George Gershwin compuso en 1935 llega hoy a los escenarios de los Veranos de la Villa en Madrid de la mano del New York Harlem Theatre. La obra, una de las más incomprendidas del repertorio de Gershwin- -no pocos la acusan de racista- ocupará el escenario del patio central del Conde Duque hasta el diez de agosto. Ambientada en la Carolina del Sur de los años treinta, cuenta la historia de Porgy, un inválido afroamericano que perseguirá hasta el infinito a su amada Bess, a quien intenta Gershwin dedicó ocho años de su vida a la composición de este clásico, durante los cuales observó a los gullahs un grupo de negros que vivía en la isla de James, cuya vida representaba a la perfección lo que buscaba narrar alejar de las drogas y la violencia que gobiernan su barrio, personificadas en el proxeneta Crown y el vendedor de drogas Sportin Life. Desde su estreno en Nueva York en 1935, esta representación ha pasado por muy diferentes momentos, debido a las controversias que suscitó en Estados Unidos. Originalmente concebida como una ópera folclórica, fue rechazada por el establishment artístico hasta 1976, fecha en la que la Houston Grand Opera produjo el score completo, elevándola a la altura de icono de la tradición popular norteamericana contemporánea. El micromundo de la vida en los suburbios de Charleston, con sus chulos, sus mujeres descarriadas, sus tahúres y sus héroes y antihéroes, aparece prolijamente reflejada en esta partitura, que Gershwin siempre exigió que fuese interpretada por negros, pese a las dificultades que ello conllevaba en la década de la Ley Seca Las notas de la ya inmortal Summertime indiscutiblemente la pieza más popular de la ópera, señalarán el comienzo de esta sucesión de himnos del acervo artístico contemporáneo, que estará dirigida por William Barkhymer y será interpretada por Terry Cook, Kevin Short y Morenike Fadayomi- -entre otros- todos ellos cantantes y actores con una sólida formación que les ha permitido convertirse en embajadores de esta obra por todo el planeta. Para componer este clásico de los repertorios operísticos mundiales, Gerswhin se basó en la novela Porgy de Dubose Heyward- -inspirada, a su vez, en un artículo periodístico de la época que contaba la historia de un negro mutilado que cometió un crimen arrebatado por la pasión- al que escribió sugiriéndole que colaborase en una ópera folk de la misma. Tras ocho años de proceso Pasión y locura creativo y de observación de los gullahs -un grupo de negros asilados que vivían en la isla de James, cuya vida representaba a la perfección lo que Gershwin buscaba narrar- la pieza vio la luz en 1934, con un grupo de canciones que reflejaban con increíble intensidad las tribulaciones de la pareja. I wanna stay here Buzzard song Where is my Bess son algunas de las melodías que relatan, entre el drama y el humor, la desesperación de un hombre en la búsqueda de su amada, a la que no dejará de perseguir hasta la escena final. La obra, además de ofrecer un bellísimo contenido musical, admirado por la síntesis innovadora de las técnicas orquestales con las expresiones idiomáticas del jazz y la música folk, posee un enorme sentido estético que la agrupación New York Harlem Theatre ha plasmado a la perfección, en un diseño artístico que transporta al espectador a la ficticia calle Catfish Row. Gershwin siempre afirmó que Porgy and Bess era su mejor obra, pero, debido a su temprana muerte- -en 1937, a causa de un tumor cerebral- nunca pudo ser testigo de la colosal influencia de su creación en la música contemporánea, reconocimiento que alcanzaría su plenitud en la histórica representación en la Metropolitan Opera en 1985.